Para hacer frente a las investigaciones

VW provisiona 6.500 millones y cae un 19,8% en Bolsa

Volkswagen ha comunicado que provisionará 6.500 millones de euros para hacer frente a las investigaciones y todas las "medidas necesarias y esfuerzos añadidos para recuperar la confianza de los consumidores", señaló la compañía en un comunicado. Todo a costa de la crisis sin precedentes que atraviesa la primera automovilística europea tras admitir que instaló un software en sus motores diésel en EEUU para pasar los controles sobre emisiones de CO2 pese a que los coches emitían 40 veces más gases contaminantes de lo que debían. 

La provisión se tendrá en cuenta en el "tercer trimestre fiscal de 2015", señaló la empresa y obligará a "revisar los objetivos de ganancias a cierre de año". "Debido a todas las investigaciones en curso, la cantidad de la provisión podrá ser reevaluada a corto plazo", admitió la empresa. 

La decisión tendrá un impacto directo en las cuentas de su primer accionista, el grupo Porsche que también ha revisado a la baja su objetivo de beneficio para 2015. Porsche,  prevé un efecto equivalente en su resultado por las provisiones del tercer trimestre, que además podrían tener que ser ajustadas de nuevo debido a las investigaciones en marcha.

El diario alemán Der Tagesspiegel ha avanzado que la continuidad de Martin Winterkorn como consejero delegado podría está en entredicho. Según fuentes internas que no cita el periódico, el Consejo de Administración de Volkswagen le relevará de su puesto para colocar a Mathias Mueller, actual consejero delegado de Porsche. Un portavoz de Volkswagen respondió que estas afirmaciones son "ridículas".

A través de un video, Martin Winterkorn, se disculpó tras el escándalo por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en los vehículos diesel vendidos en EEUU. Winterkorn prometió “una explicación transparente y rápida y volver a hacerlo bien”.

“Las irregularidades en los motores diesel de nuestro consorcio contradicen todo lo que apoya Volkswagen”, dijo Winterkorn, de 68 años.

“Tampoco yo tengo en este momento todas las respuestas a todas las preguntas”, añadió el presidente del mayor fabricante automovilístico del mundo.

“Lamento infinitamente que hayamos decepcionado esa confianza. Me disculpo de todas las formas ante nuestros clientes, las autoridades y la opinión pública por este comportamiento incorrecto”, añadió Winterkorn.

La empresa alemana afronta una multa en EEUU que podría llegar a los 18.000 millones de dólares, además del incalculable daño que puede tener esta crisis para su imagen pública. Perdió ayer una quinta parte de su valor en Bolsa y hoy, sigue profundizando el desplome. Sus títulos han cerrado con una caída del 19,8%. Su caída se está llevando por delante a sus competidores alemanes Daimler y BMW, que caen un 6,8% y un 6,6% respectivamente.

La compañía ha admitido además que el software puede estar instalado en "alrededor de 11 millones de coches en todo el mundo". VW ha ha hecho hincapié en que este mecanismo no afecta "a los nuevos motores diésel que cumplen la normativa Euro6, que cumplen con todos los mecanismos legales y todos los estándares medioambientales". La automovilística trabaja "a la mayor velocidad posible para aclarar todo tipo de irregularidades concernientes a estos vehículos".

El origen de la crisis

La crisis comenzó el pasado viernes,cuando la agencia de protección del medio ambiente en Estados Unidos desveló que VW utilizaba un sistema para engañar a los medidores de dióxido de carbono. Gracias a un software especial, la empresa podía sortear las normas medioambientales: investigadores de la Universidad de Virginia Occidental informaron el año pasado que los vehículos diesel del fabricante alemán emiten hasta 40 veces más óxido de nitrógeno, que causa smog, que lo permitido por la normativa.

El fraude afecta a 482.000 vehículos en el país. Aunque la empresa no lo ha hecho oficial, medios locales dijeron que la compañía ha comunicado a sus concesionarios que dejen de vender los modelos 2015 y 2016 que tienen almacenados. El presidente del Grupo Volkswagen, Martin Winterkorn, reconoció en un comunicado las acciones de la compañía y pidió disculpas al señalar que lamentaba profundamente haber “roto la confianza” de sus clientes y del público. El Departamento de Justicia va a iniciar una investigación penal.

Países que piden una aclaración

Y es que las investigaciones se multiplican, expandiendo la crisis de Volkswagen en EEUU como una mancha de aceite por todo el mundo, en una espiral que puede afectar al resto de fabricantes de coches. De momento, las indagaciones ya han llegado hasta su mercado natural, Alemania. Así, el Gobierno alemán va a ordenar nuevos exámenes de emisiones independientes a todos los vehículos diesel de Volkswagen comercializados en su país. El ministro de Transporte alemán, Alexander Dobrindt, asegura en una entrevista avanzada hoy por el diario popular Bild que, pese a que se hacen "controles independientes constantemente", ha indicado "a la Oficina Federal de Vehículos a Motor que efectúe inmediatamente estrictas inspecciones de carácter específico y con peritos independientes de los modelos diesel de Volkswagen”, señala Dobrindt.

No se va a quedar en Alemania. Ya el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, ha pedido esta mañana una investigación “a escala europea” sobre el cumplimiento por los fabricantes de vehículos de las reglas contra la contaminación, tras el escándalo de Volkswagen en Estados Unidos. “Es importante tranquilizar”, afirmó en una entrevista a la emisora de radio Europe 1 Sapin, que consideró que la investigación no tiene que limitarse a Volkswagen.El ministro justificó que "los controles se hagan en territorio europeo, puesto que tanto el mercado como las reglas de contaminación son europeas".´

También Corea del Sur ha solicitado una investigación de unos 5.000 vehículos de VW y Audi con motores diésel que podrían estar afectados.

El escándalo sobre los engaños en los test de emisiones de vehículos diésel en Estados Unidos tendrá consecuencias a nivel laboral, "sin ninguna duda", según expresó en una entrevista radiofónica el ministro de Economía del Estado de Baja Sajonia, Olaf Lies, también consejero de Volkswagen. Antes, en todo caso, será precisa una investigación sobre qué personas estaban implicadas.

En paralelo, también Corea del Sur va a iniciar una investigación sobre los vehículos diésel de Volkswagen.  

La Comisión Europea, a la espera

La Comisión Europea (CE) aseguró hoy, por su parte, que se toma “muy en serio” el escándalo del fabricante automovilístico alemán Volkswagen pero que aún considera “prematuro” opinar. “Es una cuestión que nos tomamos muy en serio. Tenemos que ser muy claros, verdaderamente hay que aclarar los hechos y llegar al fondo del asunto”, indicó en la rueda de prensa diaria de la CE la portavoz comunitaria Lucía Caudet, quien apuntó que “le debemos eso a los consumidores y al medioambiente”.

La portavoz señaló que la Comisión ha discutido el asunto con los Estados miembros y afirmó que “vamos a convocar en breve una reunión con las autoridades nacionales para hablar de ello”, pero precisó que “es prematuro que podamos sacar conclusiones”.

“Tenemos que estar completamente seguros de que la industria respeta los límites de emisiones en los coches. Estamos analizando la información de la que disponemos”, dijo.

Caudet señaló que Bruselas está “en estrecho contacto” con Volkswagen y las autoridades americanas “para establecer los hechos de la retirada del mercado de ciertos vehículos”.

“Estamos al tanto de las investigaciones en curso, tanto internas como externas sobre Volkswagen en Estados Unidos y en Alemania”, señala

España espera que se mantengan las inversiones

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha confiado hoy en que la crisis generada en la empresa Volkswagen por falsear datos de emisiones de gases contaminantes de sus vehículos no afecte a las “importantes inversiones” que el grupo tiene anunciadas en España.

En declaraciones a la prensa durante la inauguración oficial de la planta de lubricantes de tercera generación de la empresa Ilboc en Cartagena, el ministro ha recordado que el presidente ejecutivo de la compañía automovilística ha pedido ya disculpas por ofrecer datos falsos sobre la emisión de gases contaminantes de algunos de sus vehículos diesel comercializados en Estados Unidos.

Soria ha subrayado que el Gobierno español está a la espera de recibir una explicación sobre este caso, pero ha esperado que “sea cual sea la causa”, esta “no afecte a las importantes inversiones” que el grupo había anunciado en España.

Volkswagen, ha recordado, tiene una importante presencia en nuestro país, por lo que ha insistido en que esta crisis no debe tener consecuencias para las relaciones empresariales.

En cualquier caso, ha subrayado que “el compromiso de España sigue siendo claro, inequívoco e irreversible” en relación con los objetivos de la Unión Europea y del milenio con las reducciones de dióxido de carbono, no solo con los fijados de cara a 2020, sino también con los objetivos previstos para 2030.

Normas