Confía en recuperar pronto la confianza de los clientes

El jefe de VW en EE UU: “La hemos cagado del todo”

El primer ejecutivo de la marca Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn, ha sido el primero en dar la cara después del escándalo del falseo de las emisiones de CO2, que ha protagonizado el grupo alemán y que está conmocionando a la industria del automóvil a nivel mundial. Y ha sido especialmente gráfico en sus declaraciones. Textualmente, ha dicho "we totally screwed up", que se puede traducir como "la hemos cagado/fastidiado del todo". El ejecutivo admitió así, en un evento anoche en Boston, que la automovilística ha sido "deshonesta con los reguladores y el público".

La compañía enfrenta una multa de 18.000 millones de dólares por instalar un software que reducía las emisiones de CO2 de sus coches cuando estos detectaban (por los movimientos y posiciones del volante) que estaban siendo inspeccionados. Una vez terminado el control, el software se apagaba y las emisiones de gases contaminantes de esos vehículos crecían, llegando a contaminar hasta 40 veces más de lo que admitían en el control. 

Horn, que compareció en la presentación de la nueva versión del Volkswagen Passat, afirmó que "tenemos que arreglar los coches y tomar las medidas necesarias que esto no vuelva a pasar de nuevo. Este tipo de comportamiento no es compatible con nuestras cualidades de marca y tendremos que hacer lo que sea necesario para recuperar la confianza de los clientes". Horn se marchó sin aceptar preguntas.

Normas