Duke Kahanamoku, Tom Blake o Aritz Aranburu, figuras del surf

La industria del surf, en la cresta de la ola

Conmás de 500 años de historia,ha dejado de serunsimple deporte para convertirse en toda una forma de vida

La industria del surf, en la cresta de la ola

Lanzarse al mar, deslizarse por el agua, correr y surfear olas gigantes de hasta 30 metros. Todo ello no sería posible sin el complemento imprescindible: la tabla de surf. Este deporte que tantos seguidores tiene en todo el mundo ha evolucionado mucho desde su origen y con él la fabricación de tablas.

Todo comenzó unos 500 años atrás en las islas de la Polinesia, donde la gente ya se deslizaba sobre el agua en grandes tablas de madera. Estas tribus en sus constantes expediciones trasladaron la práctica del surf a Hawai. Gracias a los testimonios de viajeros europeos, como el capitán inglés James Cook, que vio el surf a través de una expedición a la isla, conocemos los inicios de este deporte.

Para los hawaianos el surf no era una actividad recreativa, sino un signo de estatus y poder. El jefe tenía la tabla más larga, que podía alcanzar hasta ocho metros, fabricada con la madera del mejor árbol.Mientras, los nobles disponían de las mejores playas reservadas, donde las clases más bajas no podían surfear. Los europeos, al llegar a estas islas, reprimieron las culturas autóctonas y con ellas el surf.

No fue hasta el siglo XX, casi en los años treinta, cuando un grupo de hawaianos retomaron el surf, entre los que destacó el campeón olímpico de natación Duke Kahanamoku. Conocido como el
padre del surf moderno, gracias a Duke el surf se extendió por todo el mundo, especialmente en Australia y California.

El deporte se hizo progresivamente más accesible a todo el mundo, volviéndose cada vez más complicado, con nuevas maniobras más arriesgadas y complejas. Esto provocó una revolución en la fabricación de tablas, ya que los surfers empezaron a experimentar introduciendo nuevos materiales y jugando con la longitud y grosor de sus surfboards. Cobra gran importancia la figura de los shapers (diseñadores de tablas).

Cronología

● 1778. El explorador inglés James Cook viaja a Hawai en una expedición y conoce la práctica del surf.

● 1926. Tom Blake, surfero americano, diseña la primera tabla de surf hueca. De madera de secuoya, perfora cientos de agujeros para aligerar la tabla y hacerla menos pesada. Además para hacer más segura y estable le coloca una quilla, una aleta en la parte posterior de la tabla.

● 1947. Un grupo de californianos crea el modelo Malibú, característica por su forma de pico y su quilla que redujo el peso de la tabla considerablemente, es antecesora de las tablas que se ven actualmente.

● 1957. Llega la primera tabla de surf a España gracias al director Peter Viertel que se encontraba rodando la película Fiesta en Pamplona.

● 1959. Se estrena en California la película Gidget, gracias a la cual el surf se pone de moda y da un gran salto especialmente en california, llegando a convertirse en una especie de subcultura. El mismo año se crea el modelo Board Gun (tabla arma), conocida así por su cola y punta afiladas, fue diseñada para deslizarse sobre las grandes olas hawaianas.

● 1960. Con la tecnología de la Segunda Guerra Mundial aparecen nuevos materiales como la espuma de poliuretano, conocida como foam, muy útil para hacer tablas menos pesadas.

● 1962. Félix Cueto se convierte en el primer español en fabricar un tabla de surf, extendiendo el deporte por el norte de España.

● 1970. Nat Young llega a California y brinda un nuevo concepto del surf, mucho más moderno y extremo con nuevos giros, acrobacias y maniobras. Se introduce el modelo de las shortboards, tablas más cortas para hacer movimientos y maniobras más arriesgados. También en esta década nacerán las grandes marcas de surf y complementos como Quicksilver, Billabong, Rip Curl o O’Neill.

● 2007. Aritz Aranburu, el único español en la élite del surf, se clasifica para la élite mundial.

La primera tabla hueca fue diseñada por Tom Blake, todo un mito en la historia del surf. El americano fabricó esta tabla con madera de secuoya y perforó cientos de agujeros e introdujo las quillas, una aleta en la parte posterior de la tabla para ganar estabilidad. Además, el surfista estrechó tanto su modelo que se ganó las burlas de los nativos hawaianos que lo llamaron “cigar board”. Por su parte, Pete Peterson, otro pionero del surf, fue el primero en combinar la madera de secuoya con la madera de balsa, consiguiendo así reducir el peso de las tablas de 50 a 15 kilos.

Entrados los cuarenta, un grupo de californianos diseñó la tabla Malibú. Antecesora de las tablas actuales, este modelo se caracterizaba por su forma de pico y su quilla, reduciendo el peso considerablemente y haciéndose muy populares en aquellos días.

Más adelante, en los años sesenta, la década dorada del surf, los avances en la tecnología tras la Segunda Guerra Mundial, permitieron el acceso a nuevos materiales como la fibra de vidrio, el plástico y la espuma de poliuretano o foam.

En estos años se produjo el boom del surf, con películas y grupos de música como los Beach Boys que se convirtieron en símbolos de esta nueva cultura underground. Los californianos emigraron de forma masiva a Hawai, donde se encontraban las olas más desafiantes, y se introdujeron las longboards, tablas largas preparadas para correr grandes olas. Surgieron así las tablas Gun, de punta y cola afiladas.

En la década de los setenta, desde Australia, Nat Young trajo un nuevo concepto del surf, con virajes, aéreos o cambios de dirección. A partir de entonces las novedades han sido constantes. A las longboards de los sesenta se sumaron las shortboards, mucho más cortas para ganar en velocidad y dar giros, cambiaron los diseños, a los que se añadieron dos y hasta tres quillas. En este contexto nacieron también las grandes marcas como Quicksilver, Billabong, O’Neill o Rip Curl.

Ya en el siglo XXI, el surf es un deporte muy consolidado y en constante auge, en el que la revolución de internet le está afectando muy positivamente, suponiendo una revolución en cuanto a su conocimiento y el material necesario para su práctica que progresan muy rápidamente. Mientras el deporte se hace cada vez más extremo, los modelos se multiplican e incluyen nuevas tecnologías y artilugios que las hacen más preparadas para cada tipo de ola, lugar donde se vaya a surfear, o la modalidad de surf que se vaya a practicar.

España, puntera en la fabricación de tablas

La primera tabla de surf que llegó a España, lo hizo en 1957 a Pamplona gracias al director de cine estadounidense Peter Viertel, el cual rodando la película Fiesta encontró en las playas de Biarritz el lugar perfecto para practicar su hobby, el surf. Así, correr olas se puso de moda en el sur de Francia, aunque en España habría que esperar algo más.

En 1962, Félix Cueto se convertía en el primer español que diseñaba una tabla de surf, introduciendo el deporte en nuestro país. A partir de entonces, aún sin contar con el visto bueno del franquismo, el surf se extendió por el norte de España, especialmente en el País Vasco y Galicia.

Pronto estadounidenses y australianos llegaban al mar Cantábrico trayendo el cambio y las tendencias e ideas del momento. Así nuestro país pasó a ser una de las cunas de la cultura del surf y de su estilo de vida.

También durante estos años, comenzó en Zarautz la manufacturera de tablas, Pukas, que es hoy todo un referente en el mundo del surf, patrocinando a los mejores surfistas y competiciones.

Entre los surfistas españoles, destaca Aritz Aranburu, el único en la élite del surf. Aranburu ha participado este verano en Tahití, en el Samsung Galaxy Championship Tour, en el que participan los 34 mejores surfistas del mundo. A partir de su primera clasificación para la élite mundial en 2007, Aritz Aranburu ha competido tres veces en el top mundial.

España cuenta hoy con 25.000 surfistas federados y se ha convertido en una de las industrias más boyantes de tablas y complementos de este deporte, ganando cada día nuevos adeptos a compartir las emociones y el estilo de vida que depara este deporte en constante auge.

Normas