En el Reino Unido se ha impuesto el sentido común

Cameron aparentemente ha logrado una mayoría absoluta contra todo pronóstico. Su énfasis en gestionar la recuperación económica del Reino Unido ha sido recompensado. Con un paro de 5,6%, crecimiento cercano al 3% y espectacular reducción del déficit, todos los partidos han tenido la arrogancia (y falta de inteligencia) de hacer una campaña anti-Cameron y querer forjar una coalición de izquierdas. Un socialista que representa a Old Labour (Miliband), los Libdems (que han contribuído al resurgir británico pero se han distanciado de su propia gestión), los extremistas de UKIP y el SNP han fracasado estrepitosamente. La prensa nacionalista destacará el resultado del SNP. Efectivamente, ha conseguido una victoria aplastante, pero no sus objetivos. El sistema electoral mayoritario ha beneficiado al SNP, cuyos candidatos han ganado muchas circunscripciones en Escocia por márgenes escasos sobre sus rivales Laboristas y Libdems. El SNP perdió el referéndum sobre la independencia de Escocia por diez puntos en circunstancias muy favorables el año pasado. La victoria del SNP obedece, entre otros factores, a la frustración de los independentistas del SNP y la austeridad aplicada por el gobierno de coalición de los Tories y Libdems. Cuándo BBC preguntaba a Sturgeon, líder del SNP, qué esperaba del nuevo gobierno Tory, continuaba soñando con una “alianza progresista” anti-Tory. Labour, Libdem, SNP y UKIP han llevado a cabo campañas basadas en atacar a Cameron. Pero la realidad económica es tozuda. El Reino Unido creció a un ritmo anual del 3% en el último trimestre de 2014. La proyección para el crecimiento en 2015 es del 2,6%, seguramente pesimista. El gobierno de coalición ha reducido el paro al 5,6%, el déficit presupuestario al 4,5% y aplicado la austeridad necesaria (debido a la situación que heredó del gobierno laborista de Gordon Brown) de forma equitativa. Sturgeon no supo qué contestar a la pregunta de la BBC sobre lo que pide al nuevo gobierno Tory porque su único objetivo es convocar otro referéndum que volvería a peder.

Los nacionalismos son obsesivos y acostumbran a utilitzar la demagogía y el populismo. George Orwell, que no era precisamente de derechas definió de la siguiente manera al nacionalismo: “El objetivo primordial de todo nacionalista es conseguir más poder y más prestigio, no para sí mismo sino para la nación o unidad en la cual ha elegido invertir su individualidad”. Orwell contrastó el nacionalismo con un sano patrotismo de naturaleza defensiva.

A nivel personal siento lástima por el resultado de los Libdems, que ejercieron una excelente labor de gobierno como socio menor de los Tories. Pero se equivocaron cuándo se alejarón de su propia actuación.

Los votantes británicos han premiado la recuperación y crecimiento económico de Cameron y rechazado los mensajes de izquierdas, nacionalistas y de extrema derecha. Se ha impuesto el sentido común. Salvando todas las distancias, es un mensaje que muchos partidos españoles deberían tener en cuenta

Comentarios

Usted se centra en buscar un paralelismo que no existe centrado en la idea del crecimiento económico, que está más que en entredicho,0 con lo que sucede en nuestro país. Los británicos no han recompensado, lo primero, un crecimiento que a día de hoy está basado en la burbuja inmobiliaria que padecen (si quiere hablamos de ese casi 6% oficial de paro con los trabajos de baja calidad que proliferan en UK) Lo segundo, los británicos han penalizado al partido laborista, que ha sido barrido en Escocia y el resto de británicos rechazande plano su nacionalismo incipiente. Lo tercero, Cameron ha logrado robar al mismo tiempo votos a los laboristas por medidas tales como expulsar a cualquier extranjero que no logre empleo en 6 meses favoreciendo a los nacionales, y sin olvidar su futuro referendum aún en pie para salir de la UE y que goza del beneplácito de la mayoría de los británicos. Dicho esto, no venda con panfletos populistas del crecimiento logrado por nuestros polítcos que muy lejos de ello han logrado tener al país contra las cuerdas y que a día de hoy, que alguien se postuble a favor de PP o PSOE es no sólo vergonzoso sino una flagrante falta de sentido común.
Buenos días:Me alegra que usted haya dedicado su artículo a las elecciones británicas. Debo que decirle que no creo que la situación política y económica actual del Reino Unido tenga muchos paralelismos con la realidad política de otros países, y especialment el caso español. En el caso español veremos este noviembre los resultados. Mientras tanto como buenos analistas creo que es sería bueno hacer un esfuerzo de rigor intelectual y no decantarse tanto ideologicamente como usted hace en este artículo y en otros anteriores. Muchas gracias.
No hay comparación que valga con España. La corrupción y el saqueo sistemático al que ha sido sometido este país por la dupla PP - Psoe no tiene parangón en el Occidente económico. El sentido común lo que dice es que todos los votos que puedan obtener ambos partidos en las próximas y sucesivas elecciones serán fruto de la complicidad y el clientelismo más adyecto,l que todavía no hemos sido capaces de eliminar de nuestra frágil democracia.
No hay comparación que valga con España. La corrupción y el saqueo sistemático al que ha sido sometido este país por la dupla PP - Psoe no tiene parangón en el Occidente económico. El sentido común lo que dice es que todos los votos que puedan obtener ambos partidos en las próximas y sucesivas elecciones serán fruto de la complicidad y el clientelismo más adyecto,l que todavía no hemos sido capaces de eliminar de nuestra frágil democracia.
Ni punto de comparación entre Reino Unido y España. Para empezar, la situación fuera del Euro favorece una capacidad de maniobra para ellos y gran independencia del dogal alemán con el que se asfixia la economía de los países pobres de Europa. Por otra parte, la corrupción allende el Canal de la Mancha se sigue manteniendo dentro de límites razonables (allí los políticos suelen reconocer su responsabilidad y dimitir cuando les pillan). Aquí... ¿qué voy a contar?
Normas
Entra en El País para participar