La cadena cuenta con una plantilla de 1.600 trabajadores

Adolfo Domínguez asegurará su viabilidad con un ERE

El diseñador Adolfo Domínguez, en la pasarela de uno de sus desfiles.
El diseñador Adolfo Domínguez, en la pasarela de uno de sus desfiles.

La compañía textil Adolfo Domínguez ha comunicado a los sindicatos su intención de hacer un expediente de despido colectivo, modificar las condiciones de trabajo y movilidad de los trabajadores con el fin de asegurar la viabilidad de la compañía, que cuenta con cerca de 1.600 empleados.

Para ello ha convocado a la representación legal de los trabajadores para que constituyan, en el plazo de siete días y de acuerdo con la normativa legal aplicable, una comisión representativa para la negociación del expediente, que de momento se desconoce a cuántos trabajadores puede afectar.

Según señala la compañía, esta medida tiene como objetivo posibilitar la “adecuada y ordenada” reorganización de sus recursos que permita asegurar el proyecto empresarial.

En este sentido, subraya que esta decisión es fruto de un análisis detallado de la situación actual y persigue encontrar soluciones a los problemas estructurales de la compañía de cara al futuro.

En un comunicado, Adolfo Domínguez insiste en que este proceso busca definir medidas que respondan a la necesidad de la compañía para adaptarse a unas circunstancias de mercado “muy exigentes que obligan a introducir ajustes a fin de garantizar la eficiencia y la viabilidad a largo plazo”.

La compañía subraya además que esta medida se hace desde el respeto a sus trabajadores y con transparencia, buscando el diálogo permanente con los representantes de los trabajadores a fin de alcanzar una solución consensuada.

El grupo perdió 11 millones de euros en el ejercicio 2014, finalizado el 28 de febrero, un 7,5 % más que un año antes, por una disminución de las ventas y los gastos no recurrentes que tuvo que afrontar la compañía.

Las ventas se redujeron en un 8,2 %, hasta los 121,5 millones de euros, principalmente debido al plan de cierre de tiendas en España y Portugal consideradas no estratégicas y que no registraban un ebitda positivo.

En total, la empresa prescindió de 70 puntos de venta: 53 en España y Portugal y 17 en el exterior.

El pasado año, el sindicato CCOO denunció que la empresa había despedido a 40 personas en Ourense en lo que va de año y rechazaban el goteo de despidos por parte de la empresa. 

Normas