Breakingviews

El duro camino de bajada del euro

El euro ha caído por debajo de 1,10 dólares por primera vez desde 2003 y es seguro que bajará todavía más. Pero el camino que le lleva hacia la paridad con el dólar será más sinuoso.

Por un lado, la compra de bonos soberanos del Banco Central Europeo, que comenzará hoy, podría tener un efecto menos potente que la anticipación del programa. La moneda ya ha caído 11 centavos, o un 9%, frente al dólar desde el comienzo del año ya que los operadores se han anticipado al banco central.

Para que el euro siga bajando al mismo ritmo, los operadores tendrían que creer que hay una buena posibilidad de que el BCE expanda la política de forma incluso más agresiva para alcanzar sus objetivos de inflación. Esto parece poco probable por el momento, dadas las previsiones optimistas emitidas por el Banco Central la semana pasada y unas lecturas económicas sobre la zona euro más alentadoras que están hasta ahora prestando su apoyo a este optimismo.

La compra de bonos soberanos del BCE podría tener un efecto menor que la anticipación del programa

El dólar también está inyectando algo de volatilidad en esta mezcla, haciendo que camino del euro a un billete verde tenga más baches. La moneda estadounidense se ha visto impulsada por las expectativas sobre la subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal prevista para finales de este año. Sin embargo, la planificación de la primera subida de la Fed se está convirtiendo en un tema candente para los operadores, ya que el movimiento depende de los datos, pero también lo hacen las fortunas del dólar.

La economía de Estados Unidos está creciendo más rápido que la de zona euro. Sin embargo, los mercados se mueven por sorpresas y, por ahora, los indicadores económicos de Estados Unidos no están alcanzando las expectativas casi en la misma medida en que los de la zona euro las están superando, según muestran los índices de Citi Economic Surprise. Esto podría hacer que el cambio entre euro y dólar se mueva más en zigzag.

Dicho todo esto, puede ser el euro necesite más tiempo para bajar los siguientes 10 centavos que los anteriores. Pero no importa cuán tortuoso sea el camino, la dirección aún es hacia abajo.

Normas