El menor ritmo en más de cinco años

El IPC de China creció el 0,8% en enero

Un cliente mira los precios en un supermercado de Huaibei (China). Ampliar foto
Un cliente mira los precios en un supermercado de Huaibei (China). REUTERS

La inflación de China, segunda economía mundial, subió el 0,8 por ciento interanual en enero, su menor ritmo de crecimiento en más de cinco años, según datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística, que dan margen al Gobierno para implementar más estímulos a su desacelerada economía.

La subida del índice de precios al consumo (IPC) se sitúa así muy por debajo del 1,5% registrado en diciembre y continúa la caída que comenzó a evidenciarse en noviembre de 2014. El organismo atribuyó esta bajada al menor precio de los alimentos, que suponen casi un tercio del IPC y que aumentaron un 1,1% interanual en enero.

Este retroceso del comercio exterior chino se produce en medio de la continuada ralentización del crecimiento de la segunda economía mundia

También destacaron la caída del precio del crudo en el mercado internacional como una de las causas que a largo plazo ha provocado la bajada del indicador.

Con respecto al mes anterior, la inflación aumentó un 0,3%, según los datos del organismo. La Oficina de Estadísticas china también divulgó hoy el índice de precios al productor (PPI) de enero, que continuó a la baja, esta vez con una caída del 4,3% interanual, superior al 3,3% de descenso registrado en diciembre.

Se trata del trigésimo quinto mes de bajadas que registra este indicador, afectado por la caída de los precios del crudo y otras materias primas, y que evidencia la aún débil demanda del mercado. Respecto del mes anterior, el indicador cayó un 1,1%, según los datos.

La inflación de enero se divulga hoy después de conocerse la fuerte caída de las exportaciones de China en el mismo mes, con una bajada del 3,2% hasta situarse en los 1,23 billones de yuanes (200.780 millones de dólares, 175.700 millones de euros).

Este retroceso del comercio exterior chino se produce en medio de la continuada ralentización del crecimiento de la segunda economía mundial, cuyo PIB creció en 2014 un 7,4 %, el menor nivel en 24 años.

Los últimos datos refuerzan la idea de los analistas de que el crecimiento de China continuará bajando. Algunos de ellos pronostican que se situará en torno al 7% en 2015.

Ante ello, la bajada la inflación da más margen ahora al Gobierno para aplicar estímulos como los del pasado miércoles, cuando el Banco Popular de China (central) anunció un recorte de medio punto en el coeficiente de caja de las entidades financieras, medida que pretende estimular la concesión de crédito bancario.