Caso Luxleaks

Bloqueo a la comisión de investigación a Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El acuerdo entre populares y socialistas europeos, el mismo que sirvió para auparle a la presidencia de la Comisión, es el que evitará que mañana salga adelante el voto de censura ni la comisión de investigación, que quedará limitada a un informe sobre elusión fiscal.

La maniobra contra Juncker fue impulsada por el grupo eurófobo conservador Europa por la Libertad y la Democracia Directa (EFDD, en inglés), liderado por el polémico Nigel Farage (UKIP), tras saberse que Luxemburgo pactó ventajas fiscales secretas con casi 340 multinacionales entre 2002 y 2010, entre ellas Pepsi, IKEA, AIG, Coach o Deutsche Bank.

Farage logró las 76 firmas que necesitaba para presentar la moción ante el presidente del Parlamento , Martin Schulz, gracias al respaldo de 44 miembros del EFDD, del que forma parte el Movimiento 5 Estrellas, del italiano Beppe Grillo, y de 32 de eurodiputados no inscritos, entre los que figura la francesa Marine Le Pen, del Frente Nacional. Sin embargo, la oposición de populares y socialistas impedirá que salga adelante mañana.

El plan de 300.000 millones

Por otro lado, la Comisión Europea aprobará hoy su anunciado plan de inversión público-privada de 300.000 millones de euros en tres años, cuyo objetivo es reactivar la economía europea y evitar una tercera recesión. Juncker presentará la iniciativa ante el pleno de la Eurocámara el miércoles por la mañana.

Desde el inicio de la crisis financiera, la inversión ha caído de media alrededor del 20% en la UE. La falta de fondos es uno de los motivos que explica, según los dirigentes europeos, la debilidad de la recuperación en Europa.

El dinero se invertirá en proyectos de interés europeo maduros en ámbitos como transporte, energía o economía digital. Para identificarlos, ya se ha creado un grupo de trabajo en las grandes capitales.