El ciclo bursátil: Dónde estamos

El ciclo bursátil: Dónde estamos

Las bolsas europeas han subido un 66% desde los mínimos de marzo de 2009. Las bolsas estadounidenses lo hicieron en un 175%. Las bolsas, obviamente, están más caras que en 2009. ¿Dónde estamos en términos de ciclo de mercado?

En un informe de Citi, los estrategas hablan de 4 fases diferenciadas en el ciclo de los mercados.

Una primera fase en la que sube el crédito y baja la bolsa. Los spreads de crédito se reducen debido al mejor balance de las compañías bien por gestión de la caja, bien por ampliaciones de capital. El hecho es que cuando las empresas solucionan problemas de endeudamiento, los spreads de crédito se reducen y los precios de la renta fija corporativa suben. La bolsa sin embargo, sigue con caídas por que las medidas de fortalecimiento de balance no son bienvenidas por las acciones al ser dilutivas para los accionistas o suponer bajadas de beneficios.

La segunda fase es en la que sube el crédito y sube la bolsa. Esta fase se caracteriza por la estabilización de los indicadores económicos, mejoras de los cash flows de las compañías y mejoras de estimaciones de beneficios de las mismas. Las bolsas suben por mejoras de las perspectivas económicas y empresariales y el crédito sigue mejorando a medida que las compañías tiene mejor salud en sus cuentas.

La tercera viene explicada por bajadas del crédito pero subidas de la bolsa. Esta fase se produce por el incremento del apetito por el riesgo de los ejecutivos de las compañías cuyas exigencias de crecimiento hacen que compren compañías o incrementen las inversiones con vistas a mejorar el perfil de crecimiento. Esto produce más emisiones de deuda y empeoramiento de los ratios de endeudamiento de las compañías por lo que los spreads de crédito incrementan pero las bolsas siguen subiendo ya que los movimientos corporativos se estiman que se harán en beneficio de la generación de beneficio de las compañías.

La cuarta y última fase en la que cae el crédito y también la bolsa. La explicación suele ser la misma siempre. Los beneficios esperados no se cumplen, los profit warning se multiplican, los balances se deterioran por la deuda emitida para seguir creciendo y los inversores de renta fija venden sus posiciones por temores de insolvencia de los bonos de empresas en cartera. Estos miedos se traducen en caídas de los bonos de renta fija y el incremento de las exigencia de tipos de interés para la emisión de bonos de las empresas.

El mejor momento para invertir es en la fase 2 ya que sube todo (bolsas y bonos) y, además, suele ser la fase más duradera. En EEUU parece evidente que esta segunda fase ha pasado a la historia. Desde 2009 los bonos y las bolsas han subido espectacularmente y hay poco margen para mejorar tanto los beneficios como los spreads de los bonos corporativos.

No está tan claro, sin embargo, en qué fase estamos en Europa. Si bien es cierto que las bolsas y los bonos han subido mucho desde 2009, también es cierto que este trimestre ha dado comienzo el QE en Europa y es poco probable que los spreads de crédito suban si el BCE se pasa al menos 2 años comprando bonos estatales y corporativos. Las compañías están dando síntomas de incrementar su apetito por el riesgo (entendido por el incremento de M&A, etc), pero los balances de la empresas europeas en su conjunto están excesivamente saneadas. Poca deuda y poca inversión, en resumidas cuentas. Por otro lado, los beneficios empresariales europeos están todavía lejos de los máximos de 2007 y los índices también lo están.

Lo iremos viendo poco a poco, pero si tuviera que elegir una determinada fase en la que nos encontramos, yo diría que EEUU está inmerso en la fase 3 y Europa está en la fase 2 todavía.

Javier Galán, Gestor de Renta Variable Europea de Renta 4 Gestora

@JGalanR4

Normas
Entra en El País para participar