19,6 millones serán abonados tras la compra de materiales

Carbures asegura que ingresará 45 millones en 2015 por el contrato chino

Primera máquina RMCP diseñada por Carbures en 2012 en su planta de El Puerto de Santa María (Cádiz).
Primera máquina RMCP diseñada por Carbures en 2012 en su planta de El Puerto de Santa María (Cádiz).

Carbures sigue adelante en su afán por demostrar ser “una empresa seria” y ha hecho público su megacontrato en China, por el que ingresará unos 65,3 millones de euros “como muy tarde, en noviembre de 2015”. Estos 65,3 millones corresponden al 70% pendiente, que será liquidado cuando se alcancen los próximos hitos marcados en el contrato. 19,6 millones (el primer 30%) ya fueron abonados a la jerezana durante el primer semestre de este año, tras su aprobación del diseño de las máquinas con tecnología RMCP –usadas en la fabricación de coches con fibra de carbono–. El importe total son 89.036.000 dólares estadounidenses (65,3 millones de euros).

El convenio especifica que un 30% (19,6 millones) será pagado cuando Carbures adquiera todos los componentes necesarios para construir las máquinas. La tecnológica recibirá otro 30% (19,6 millones) al dar el visto bueno a los dispositivos fabricados en sus instalaciones. El 10% final (6,5 millones) será percibido por Carbures en el momento de implementar la maquinaria para su uso por parte de Hengrui.

El consejero delegado de Carbures, Rafael Contreras, explicó en una reunión con inversores que se ha optado por la fórmula del contrato por hitos para asegurarse de que la compañía china cumplirá con el total de los pagos.

Plazos de entrega
Siete son las máquinas incluidas en el contrato, con un precio de 12.719.428 dólares estadounidenses (unos 10 millones de euros) cada una. La primera será entregada, según especifica el documento, “no más tarde del 31 de diciembre de 2014”. La segunda y la tercera deben estar en manos de Hengrui antes del 31 de marzo de 2015. Por su parte, la cuarta y la quinta tienen que ser entregadas el 31 de julio del próximo año, mientras que las dos últimas están previstas para el 30 de noviembre de 2015.

El contrato aclara que Carbures Asia –filial del grupo– realizará la facturación de estos productos, pero las cantidades abonadas en relación a los derechos de propiedad y/o intelectuales pertenecen a la matriz Carbures Europe.

Un despacho de abogados decidirá si Ansal, New Life y Sinatec son terceros

El grupo industrial ha recurrido a los servicios de un despacho de abogados con el objetivo de obtener un informe jurídico independiente para dilucidar si las empresas Ansal, New Life y Sinatec deben o no ser consideradas como terceros. Así lo explica Carbures en un hecho relevante enviado el viernes a Bolsas y Mercados Españoles (BME).

La compañía hace constar, asimismo, que “el grado de cumplimiento del plan de negocio no puede ser determinado con precisión en tanto no se fije definitivamente el método a utilizar”. Y añade que hay posibilidades de modificar el registro de sus ingresos a 30 de junio de 2014.

En paralelo, Carbures detalla las cifras que provocan el descuadre de sus cuentas en el ejercicio 2013. Los 11,5 millones de euros de impacto potencial máximo en su cifra de negocios se desglosan en 1,4 millones de euros apuntados a la división estadounidense de Carbures y 10,1 millones contabilizados por la matriz. De esta última cifra, 5,4 millones corresponderían a Ansal; 2,2 a New Life y 2,5 a Sinatec.

El desfase en el resultado antes de impuestos ascendería a nueve millones de euros. 0,9 millones habrían sido facturados por Carbures Inc (en EE UU), y 8,1, por la matriz. De ellos, 3,4 millones habrían sido obtenidos por Ansal, 2,2 por New Life y 2,5 por Sinatec.

La tecnológica añade que quedarían pendientes de analizar los potenciales impactos de estos datos en el patrimonio neto, clasificaciones en balance, cuenta de pérdidas y ganancias, y desgloses en memoria. Todos estos detalles serán determinados una vez presentado el estudio jurídico “sobre la potencial vinculación” y finalizado el trabajo del auditor PwC, cuyo resultado será visible en un plazo de al menos seis semanas.

Carbures explica también en este hecho relevante los cuatro contratos que ha firmado con Shenyang Hengrui para la venta de siete máquinas dotadas de tecnología RMCP.

El sistema Rapid Multi-injection Compress Process es una tecnología propia de Carbures, patentada en el año 2012, y el motivo principal de esta operación de venta de maquinaria a Shenyang Hengrui.
El contrato de compraventa especifica que este es un sistema controlado que aplica presión y realiza una multiinyección transversal para manufacturar piezas en composites (materiales compuestos).

El mecanismo de presión es capaz de aplicar una fuerza que alcanza los 1.250 kilonewtons (KN) con un control de paralelismo que puede llegar a alcanzar los 0,03 milímetros por metro y un sistema de apertura con una velocidad de 500 milímetros por segundo. El sistema de multiinyección es perpendicular al laminado, cuando es combinado con la presión ejercida por la prensa.

Shenyang Hengrui es una sociedad china especializada en la producción de acero y metales no ferrosos, así como en la introducción en China de tecnología y equipamientos industriales de origen extranjeros.