La fabricación de piezas del A-380, entre otros

Los proyectos salvavidas de Carbures frente a su crisis

Fabricación de los ‘duques de alba’ en la planta de Carbures de Jerez de la Frontera.
Fabricación de los ‘duques de alba’ en la planta de Carbures de Jerez de la Frontera.

El consejo de administración de la compañía tecnológica Carbures pasó la mayor parte de la jornada de ayer reunido para analizar la situación de la empresa, tras la advertencia del auditor PwC de la necesidad de reformular sus cuentas para el ejercicio 2013 y el primer semestre de 2014. Carbures se centrará a partir de ahora en diversos proyectos que tiene en desarrollo para superar el bache encontrado en su camino hacia la cotización en el mercado continuo. Uno de estos proyectos es la fabricación de piezas para el modelo A380 de Airbus.

Carbures firmó el pasado mes de septiembre un contrato de cuatro años por el que prevé ingresar alrededor de dos millones de euros anuales con Alestis Aerospace Manufacturing. Producirá piezas de fibra de carbono para el A380, considerado el avión comercial más grande del mundo. Este proyecto supone un paso más en la consolidación de la tecnológica andaluza como Tier 2 (proveedor estratégico de segundo nivel) de piezas de aviones en materiales compuestos.

El convenio con Hengrui es otra de las apuestas de la firma jerezana. Carbures ha contabilizado en sus ingresos hasta junio 19,6 millones por la venta de tecnología RMCP. La compañía ha solicitado a PwC que estudie la idoneidad del ritmo de reconocimiento de estos ingresos. El contrato, al que ha tenido acceso este periódico, muestra que la empresa española y la china acordaron la facturación en enero. Un portavoz de Carbures señala que ese importe ya está en poder de la empresa.

Obra civil

2 son los millones de euros anuales que Carbures ingresará a través del contrato firmado con Alestis Aerospace Manufacturing

Carbures también cuenta con la ampliación del puerto marítimo de Puerto del Rosario, en Fuerteventura, que se está construyendo con cilindros de materiales compuestos de 40 toneladas de peso y 13 metros de altura por 12 de diámetro. Estos pilares, llamados duques de alba, se fabrican y se montan mediante una tecnología desarrollada por Carbures. Son más resistentes y menos pesados que el hormigón y no necesitan mantenimiento pese a su contacto directo con el agua de mar y el salitre.

Esta empresa, nacida como una spin-off de la Universidad de Cádiz, ha llevado a cabo la adquisición de diferentes compañías y la firma de alianzas en “su doble objetivo estratégico” de crecimiento y de diversificación de la actividad. Desde el inicio de 2014, ha adquirido Mapro (empresa española de fabricación de coches) y aXcep –firma alemana especializada en el desarrollo de vehículos oficiales y de seguridad para los grandes fabricantes de coches de gama alta–. A estas dos hay que sumar las compras de la ingeniería de obra civil australiana CHA, la compañía española de base tecnológica Technical and Racing Composites y la ingeniería mexicana Pypsa.

La alianza que Carbures mantiene con la estadounidense Bridge Engineers también tiene peso a partir de este momento. Ha sido su puerta de entrada a la obra civil en EE UU. La firma gaditana empezó en la primera mitad de este año a construir vigas y elementos estructurales usados en puentes en el estado de Florida.

La empresa, que inició su actividad en 1999, pretende también convertirse en una referencia en I+D. Sus instalaciones en El Puerto de Santa María albergarán en próximas fechas “un centro de vanguardia mundial para la investigación y el desarrollo de la tecnología y procesos de fabricación con materiales compuestos”.

En la actualidad, Carbures tiene presencia en cuatro continentes con 14 fábricas y ha desarrollado una tecnología propia que le permite gran aplicabilidad de fabricación de piezas de fibra de carbono (con una longitud que va desde unos pocos centímetros hasta los 14 metros) en los distintos sectores en los que trabaja –aeronáutico, automoción, ferroviario, obra civil, seguridad y deportes–.