La compañía entra en dos terrenos hasta ahora desconocidos para ella

Cook relanza Apple con dos iPhone más grandes y un ‘smartwatch’

Cierra acuerdos con Visa, Mastercard y American Express para desarrollar el sistema de pago Apple Pay

Lanza Apple Watch, que costará 349 dólares y no estará disponible hasta el año que viene

Tim Cook saltó ayer a escena sabiendo que iba a pasar un difícil examen del mercado. El consejero delegado de la compañía, presionado desde la muerte de Steve Jobs por mantener la capacidad de la firma para marcar tendencias, era consciente de que los inversores le exigían el lanzamiento de algún nuevo producto con el que cosechar el mismo éxito que el alcanzado con el iPod, el iPhone o el iPad. No defraudó. Con este reto sobre la mesa, el directivo anunció oficialmente que Apple saca al mercado smartphones de gran tamaño para competir en el próspero negocio de los phablets (dispositivos a caballo entre los smartphones y las tabletas).

La compañía se pliega así al gusto del mercado pese a que durante años se había resistido a elevar el tamaño de sus teléfonos aludiendo que no eran cómodos para utilizar con una sola mano. Pero sabe que el iPhone supone la mitad de los ingresos de la compañía y no conviene arriesgar. Concretamente, en su tercer trimestre fiscal, Apple ingresó 19.751 millones de dólares por el negocio vinculado al iPhone, el 52% del total. Por eso a Cook no le ha importado llevar a la compañía a un terreno desconocido para ella.

Cook explicó que el nuevo iPhone estará disponible en dos tamaños diferentes. Frente al iPhone 5S actual, que tiene una pantalla de 4 pulgadas, uno llevará pantalla de 4,7 pulgadas y el otro de 5,5 pulgadas. El primero se llamará iPhone 6 y, el segundo, iPhone 6 Pro. Ambos servirán a Apple de arma para combatir el éxito de Samsung, hoy líder mundial en el negocio de los smartphones. “Hoy lanzamos el mayor avance en la historia del iPhone”, subrayó el directivo.

Para evitar que sean más difíciles de manejar por el tamaño, Apple indicó que una función de software permite utilizarlos con una sola mano. La duda que surge ahora entre los analistas es cómo un iPhone de gran tamaño –como el iPhone 6 Plus– puede repercutir negativamente en las ventas del iPad mini.

Apple Pay.... La forma para convertir el iPhone 6 y el Watch en billeteros digitales

Tal y como habían previsto los expertos en vísperas de la presentación de ayer, Apple apostó fuerte por el pago móvil. La compañía lanzó su plataforma Apple Pay, un movimiento de gran repercusión económica porque Cook pretende convertir el iPhone y el reloj en los nuevos billeteros digitales. La nueva modalidad de pago se podrá efectuar con los nuevos modelos iPhone 6 e iPhone 6 Plus y el Watch, que incorporan la tecnología NFC, y a través de la app Passbook. Para ello, la compañía ha cerrado acuerdos con los gigantes de medios de pago Visa, MasterCard y American Express.

La implantación de Apple Pay se queda, de momento, en EE UU. Habrá que esperar para ver si llega a más países. El movimiento podría resultar un problema para la banca tradicional, que se enfrenta a la pérdida futura de las comisiones en los flujos comerciales.

El funcionamiento del sistema es sencillo: todos los pagos que se efectúen a través de Apple Pay se validarán con la huella dactilar, a través de un solo toque. La gran novedad es que este sistema permite pagar sin necesidad de comunicar el número de tarjeta de crédito al comerciante. Apple Pay permite importar las tarjetas de crédito que los usuarios tienen registradas en iTunes. También ofrece la posibilidad de escanear los datos con una fotografía para facilitar el proceso. El objetivo es que la huella sustituya al código PIN, aumentando así la seguridad y agilizando todo el proceso.

Apple Pay funcionará también dentro de aplicaciones, como Groupon. Los desarrolladores podrán introducir este nuevo servicio para facilitar los pagos dentro de las apps. En cuanto a los comercios que admitirán Apple Pay, Apple dijo que habrá 220.000 tiendas equipadas con los puntos de pago para funcionar con este sistema. Ya ha cerrado acuerdos con McDonald’s, Nike, Starbucks, Disney y Toys R Us, entre otras empresas.

Desde Apple hicieron especial énfasis en los aspectos relacionados con la privacidad de los datos, un asunto delicado. Así, aclararon que los números y las claves de la tarjeta no se almacenan en el teléfono. La compañía ni siquiera sabe dónde se utiliza el iPhone para pagar, qué se ha comprado o cuánto ha costado.

Los nuevos iPhone, más finos que el último 5S, incluyen el nuevo chip A8, un 50% más eficiente que el A7 y hasta 84 veces más rápido en gráficos. Según explicó la compañía, ya hay muchos desarrolladores creando juegos optimizados para ambos terminales. Phil Schiller, vicepresidente mundial de Marketing de Apple, destacó que los dos iPhone 6 también mejoran la batería. Así, aclaró que el más pequeño de los nuevos iPhone aguanta 14 horas en conversación 3G, mientras el 6 Plus dura 24 horas.

Los nuevos iPhone también cuentan con una cámara de 8 megapíxeles, que logra enfocar hasta dos veces más rápido. El equipo es capaz de tomar vídeos en cámara lenta de hasta 240 fps. El iPhone 6 Plus, por su parte, incluye estabilizador de imagen.

Schiller señaló igualmente que el iPhone 6 incorpora el procesador de movimiento M8 y un sensor de barómetro que hace uso de dicho coprocesador para saber cuando está andando o corriendo el usuario, cuántos pasos ha dado o qué distancia a recorrido. Los dos nuevos modelos de iPhone incorporan también tecnologías wifi mejoradas, lo que permitirá hacer llamadas por wifi más rápidas. Apple anunció que ambos terminales se pondrán a la venta en EE UU el 19 de septiembre y que llegarán a 115 países a finales de año. En concreto, a España llegarán el próximo 26 de septiembre. Las reservas ya pueden hacerse desde el viernes. El precio del iPhone 6 en el mercado español irá desde los 699 euros el de 16 GB a 799 euros y 899 euros los de 64 y 128 GB, en libre. Al modelo de mayor tamaño hay que sumarle 100 euros más en cada modelo. Es decir, que el más caro se sitúa en los 999 euros.

Con todo, las novedades de Apple no se quedaron en los dos iPhone 6. La compañía dio un paso histórico al presentar su primer wearable. Como se había avanzado, Cook desveló un reloj inteligente, al que han bautizado finalmente con el nombre de Watch, a secas. Muchos analistas aseguran que este es el primer gran producto de la compañía en cuatro años, pues Apple estrenó el iPod en 2001, el iPhone en 2007 y el iPad en 2010, y los lanzamientos de hardware siguientes siempre habían sido calificados como versiones mejoradas de estos.

Apple dejó claro que ve en la muñeca de los usuarios una oportunidad para impulsar su negocio. “Funciona con el iPhone y es un equipo de salud y fitness”, dijo Cook. El directivo añadió que el reloj que han diseñado “está pensado para llevarlo todo el día” y apuntó que hay diferentes pulseras y configuraciones para adaptarlo a los gustos de cada persona.

La pantalla del smartwatch de Apple está recubierta de zafiro, el segundo material más duro tras el diamante, lo que le hace casi imposible de rallar. También en la parte posterior lleva varios sensores para medir la frecuencia cardiaca del usuario, y lleva un sistema de carga inalámbrico.

Como se había filtrado días atrás, el reloj, con carcasa de acero, saldrá a la calle en dos tamaños diferentes. Además, Apple explicó que habrá tres versiones ediciones distintas: Apple Watch, Apple Watch Sport (más resistente) y Apple Watch Edition, de oro. El precio del dispositivo, que llegará a las tiendas a comienzos de 2015, parte de los 349 dólares en su modalidad más barata. El reloj, dotado de conexión wifi y equipado con GPS, cuenta con un botón físico para hacer zoom sobre la pantalla y rotar menús. Una rueda lateral permitirá al usuario moverse por una constelación de pequeños iconos de aplicaciones.

Aunque Apple no ha inventado los relojes inteligentes –tampoco inventó los reproductores digitales de música ni los smarthphones ni las tabletas–, los analistas sí confían en que logre popularizarlos. La compañía de Tim Cook, sin duda lo intentará, pues sabe que hay negocio. Según la consultora Grand View Research, este mercado moverá cerca de 15.000 millones de euros en 2020, con unas 135 millones de unidades vendidas. El pasado año se vendieron 9,7 millones de wearables (la mayoría pulseras). La empresa de Cupertino deberá pisar el acelerador, pues Samsung, que se estrenó en este negocio el pasado año, tiene actualmente el 74% de cuota de mercado en smartwatch. Le siguen Pebble Technology con un 13% y Sony con un 8%. Por si fuera poco, Motorola, LG, Asus y otros gigantes tecnológicos ya han presentado modelos propios, y compañías como Swatch, primer fabricante de relojes del mundo, también está cocinando su propio smartwatch.