Breakingviews

El auténtico riesgo de la geopolítica

Los inversores consideran que la geopolítica es el riesgo más importante para los mercados financieros durante el próximo año. Dicho juicio, relativo a un estudio de Barclays hecho público esta semana, muestra se tienen más en cuenta los titulares que los números.

Un análisis más reposado sugiere que el nivel de riesgo geopolítico ha aumentado solamente de insignificante a bajo en los últimos seis meses. En la encuesta similar realizada por el banco a más de 900 inversores a finales de 2013, apenas se registraron decisiones sobre conflictos y política exterior en comparación con los ríos de tinta de la disminución de los estímulos de la Reserva Federal y una China más débil.

El mayor temor ahora es que los problemas en Irak infecten todo Oriente Medio, y por tanto el mercado mundial del petróleo. Sin embargo, incluso incluyendo Turquía, la economía de la región, será responsable únicamente del 6% del PIB mundial medido a precios de mercado, según el FMI. Aunque el precio del crudo es difícil de predecir, no hay señales de una escasez de suministro.

El mayor temor ahora es que los problemas en Irak infecten todo Oriente Medio y el mercado del petróleo

En cuanto al otro 94% de la economía mundial, las condiciones políticas se parecen a las de principios de 2014: inusualmente seguras. Aunque varios partidos nacionalistas consiguieron buenos resultados en las elecciones parlamentarias de la Unión Europea, ha habido un progreso constante en cuestiones potencialmente controvertidas como la unión bancaria.

En el mundo en desarrollo, las elecciones en la India fueron pacíficas, el malestar dentro y alrededor de China sigue siendo solo ligeramente preocupante y América Latina parece relativamente estable. Rusia, que contribuirá al 3% del PIB mundial, sin duda ha subido en la escala de riesgo. Aun así, el presidente Vladimir Putin no ha extendido sus ambiciones más allá de sus vecinos más débiles.

Las preocupaciones más graves pueden apuntar al próximo 1000 aniversario de la Primera Guerra Mundial, que comenzó en un momento que probablemente no parecía más peligroso que el actual. Es cierto, los desastres pueden ocurrir en cualquier momento. Pero por ahora, los bajos tipos de interés y un elevado apalancamiento y los precios de los activos deberían ser la mayor preocupación.