Martin Schulz, candidato socialista a la presidencia de la CE

“Hay que cambiar el modelo de la troika cuanto antes”

“Hay que cambiar el modelo de la troika cuanto antes”

Si fuera por empeño y dedicación, Martin Schulz (58 años) tendría muchísimos puntos para convertirse en el próximo presidente de la Comisión Europea. El socialista alemán, presidente del Parlamento Europeo en la legislatura que termina, lleva más de un año haciendo campaña para que la presidencia de la Comisión se decida por primera vez en base a las elecciones europeas. En la recta final de esa campaña responde (por escrito) a CincoDías sobre los temas candentes en la Unión Europea.

Pregunta. A pesar de las críticas por la gestión de la crisis, los socialistas no han presentado una moción de censura contra la Comisión presidida por José Manuel Barroso. ¿Por qué no?

Respuesta. Porque la Comisión no es la única responsable de la troika, que fue una creación de los Gobiernos para reaccionar rápidamente ante la crisis, pero también para esquivar las estructuras democráticas de la UE. Durante mi presidencia del Parlamento, se han aprobado dos informes muy críticos con la troika.

P. ¿Debe disolverse la troika?

R. Como presidente de la Comisión, una de mis prioridades será impulsar el cambio de la troika. Primero, su forma de actuar, para hacerla más democrática y transparente. Y segundo, sobre el fondo, para garantizar que su labor se basa en previsiones económicas fiables y que respeta los estándares sociales.

P. Como presidente de la CE, ¿qué haría para ayudar a los países en dificultades?

R. Desde el punto de vista económico, no actuaría como si hubiera una única fórmula que sirve para todos los países. Quiero una Comisión que mire a la economía en su conjunto, no solo a las cifras de déficit y deuda. Y por pura racionalidad, si una medida no funcionara, la cambiaría. Todos los miembros de la troika, salvo la Comisión, han reconocido las carencias de los programas y que se subestimó el papel de los multiplicadores fiscales. Se debería haber previsto un plan B o incluso un plan C.

P. ¿Sería partidario de crear un fondo europeo para sufragar el subsidio de paro?

R. La cobertura del paro continúa siendo competencia de los gobiernos nacionales, pero tengo la intención de proponer un sistema de salario mínimo en todos los Estados miembros, lo cual reduciría la explotación de los trabajadores y el dumping social.

P. ¿En cuánto tiempo considera que podrían crearse los eurobonos?

R. Soy realista en ese tema. Ni existe la voluntad política, ni se dan las condiciones adecuadas para introducir los eurobonos. A petición del Parlamento, la Comisión actual ha empezado a reflexionar sobre ello. Lo cierto es que, muy pronto, nos encontraremos con una contradicción entre la recuperación del crecimiento y el servicio de la deuda en los países más endeudados. Creo que el crecimiento debe ser una prioridad y que debe buscarse una solución pragmática.

P. ¿Sería partidario de una reestructuración de la deuda griega?

R. Soy partidario de un plan de inversión que acelere la recuperación del país y que resuelva una tasa de paro insostenible.

P. ¿Cómo convencería a un joven parado en España para que se acerque el domingo a las urnas?

R. Les diría que no desperdicien su voto, que lo aprovechen para reequilibrar Europa y poner la justicia, la solidaridad y la responsabilidad en el centro de la actividad e la UE. Y les diría que la lucha contra el paro juvenil será uno de los ejes de mi mandato como presidente de la Comisión Europea, igual que lo ha sido al frente del Parlamento. Me encargaré de que la garantía juvenil disponga de un presupuesto adecuado, de que no se reduzcan las becas Erasmus y de que el presupuesto de la UE ayude a las empresas a crear empleo para los jóvenes.

 

“Nuestras recetas son distintas a las del PP”

Por primera vez en la historia de la UE, los aspirantes a presidir la Comisión Europea han recorrido el continente explicando su programa de trabajo para cinco años. Uno de los principales artífices de esa histórica novedad ha sido Martin Schulz, un logro que define a un político contumaz, tajante y acostumbrado a decir lo que piensa. “En algunas capitales quizá no me consideren alguien fácil con quien lidiar, pero saben lo que defiendo”, señala en las declaraciones (por escrito) a CincoDías. Esa misma actitud le lleva a rebelarse ante quienes equiparan a socialistas y conservadores. “Nuestras recetas son distintas”, asegura. “Tenemos puntos de vista diferentes en gestión macroeconómica, en igualdad y justicia, en el papel de los sindicatos...”. Entonces, ¿por qué han votado un 70% de veces junto al PPE?

“Esa estadística no es un buen instrumento para analizar la conducta del PPE y los Socialistas en el Parlamento Europeo”, asegura el todavía presidente del Parlamento (hasta el 1 de julio, previsiblemente). “Los debates previos [al voto]”, subraya Schulz, “son muy controvertidos”. Y muchas veces, según el socialista alemán, la unidad de votos “es fruto de duras negociaciones para hacer un frente común ante el Consejo [de ministros de la UE]”.

Schulz asegura que, en todo caso, “yo nunca he escondido lo que pienso, ya fuera sobre la unión bancaria, el presupuesto de la UE o la deriva intergubernamental”. “Baste como ejemplo”, añade, “mi decisión de presentarme como candidato a la presidencia de la CE, que ha forzado al resto de partidos a hacer lo mismo”.