Solo un 21,9% de trabajadores los conoce por su empresa

Comunicación interna en los ERE, asignatura pendiente

Comunicación interna en los ERE, asignatura pendiente

La comunicación interna sigue siendo una asignatura pendiente en las empresas, tanto en situaciones habituales (un 40,9% en 2014 cree que su empresa no le cuenta nada, frente al 38,4% en 2009) como en casos de despido colectivo (solo un 21,9% dice haber tenido conocimiento de la crisis a través de su empresa, frente el 32,2% en 2009). Esta es la principal conclusión que se desprende del informe La comunicación interna de las empresas en los procedimientos de despido colectivo y en las situaciones de crisis laboral, realizado por Estudio de Comunicación en colaboración con CincoDías, a partir de entrevistas a 242 empleados de 51 compañías de toda España y de prácticamente todos los sectores, además de diversas provincias.

La pregunta que la consultora realizó a los trabajadores fue: “Antes de comunicarle el ERE, ¿recibía información de la marcha, los planes y la evolución de la empresa?”. El porcentaje de empleados (40,9%) que afirmaron que casi nunca se les contaba nada es inferior a la suma de quienes sí recibían información (49,1%), ya que un 28,9% contestó “de vez en cuando” y un 20,2%, “habitualmente”. Los entrevistados diferenciaron “marcha y planes de la empresa” –aspectos económicos–, sobre los que muchos dicen que no se les informaba, frente a “actividades” de la misma –consecución de obras o casos de éxito–, de las que sí tenían conocimiento.

Este informe sigue la línea de otro publicado por CincoDías en enero de 2009, que explicaba que “el incremento de crisis laborales trajo como consecuencia la desatención de la comunicación interna”, en palabras del consejero delegado de Estudio de Comunicación, Benito Berceruelo. Aun así, el responsable afirma que “los directivos no cuidan hoy más la comunicación interna que hace cinco años, pero no es menos cierto que las empresas que lo hacen bien lo hacen cada vez mejor”.
Esta afirmación es una conclusión del estudio sobre el número de primeros ejecutivos que asumen personalmente la comunicación del procedimiento. A la pregunta de quién comunicó al trabajador el inicio del proceso de despido colectivo, un 10,7% respondió que fue el consejero delegado (o director general, o presidente), en contraposición al 6,6% obtenido en 2009.

“Las carencias en comunicación interna se hacen más patentes cuando hay una situación de crisis”, según el estudio

El porcentaje más alto en la comunicación de estos procesos es para los comités de empresa, que alcanza un 37,2% de las respuestas. Así, el responsable de Estudio de Comunicación declara que “los trabajadores entrevistados aseguran que las empresas no llevan la iniciativa de la comunicación y se la ceden a los comités de empresa”. Por detrás de este dato, se sitúan los rumores procedentes de compañeros (18,6%), los jefes directos (11,2%), los ya mencionados primeros ejecutivos (10,7%), y los sindicatos (también con un 10,7%). Las fuentes minoritarias son las redes sociales (4,1%), otras –que incluyen los servicios de mensajería como Whatsapp y SMS– (3,7%) y la prensa (3,3%). Un 0,4% se agrupa bajo el No sabe, no contesta.

Berceruelo se hace eco de las afirmaciones de los trabajadores cuando explican que “las empresas no atajan los rumores y no motivan convenientemente a los trabajadores que permanecen en la compañía después de los despidos”. Por ello, los entrevistados concluyen que los responsables de recursos humanos deberían reflexionar.

Tras el conocimiento inicial, se preguntó a los encuestados cómo habían obtenido información adicional en relación al cambio de su situación laboral. Para ello, se agrupó a los trabajadores en tres grupos. En el primero, un 6,3% de los que recibieron la primera noticia por una filtración (rumores, prensa y redes sociales) fueron atendidos por un jefe de manera personal. En segundo lugar, se situó a los que conocieron la situación por medio del comité de empresa y los sindicatos. Un 38% de ellos obtuvo información adicional en asambleas, mientras que un 22,4% lo hicieron a través de blogs y plataformas digitales como twitter. En último lugar, el 81% de los empleados informados por algún superior consiguió más detalles en una reunión, frente al 5,7% que supo más a través de las plataformas digitales.

El consejero delegado de Estudio de Comunicación detalla que las redes sociales han cobrado un protagonismo acelerado en los procesos de comunicación interna en situaciones de crisis: “El estudio deja patente que el efecto contagio de los públicos internos a los externos se ha multiplicado exponencialmente. Si el mensaje que los trabajadores lanzan a las redes sociales es negativo para la empresa, muchos consumidores, que además se convierten en activos difusores, pueden plantearse boicotear el producto y eso es doblemente grave”.

Otra de las conclusiones que se extraen de este estudio es que, en situaciones de crisis, “las carencias de comunicación interna se hacen más patentes”, en palabras de Berceruelo. El informe subraya que, desde 2009 hasta la actualidad, ahora son más los que declaran haberse enterado por el comité de empresa (37,2%), frente al 23,7% de hace cinco años, y menos los que tuvieron conocimiento por su jefe directo (un 11,2% actualmente, frente a un 25,6% en 2009). En la misma línea, el número de trabajadores que reciben la noticia a través de sus compañeros o por rumores aumenta del 15,2% a un 18,6%. La excepción a esta tendencia viene marcada por el conocimiento a través de un primer ejecutivo, que pasa del 6,6% de 2009 a un 10,7% en la actualidad.

Aspectos adicionales

1- En otro orden, la encuesta preguntaba a los trabajadores “¿Entendió las causas por las que le dijeron que se presentaba el ERE?” (se usó la palabra ERE ya que se consideraba que es la más conocida para los entrevistados). Un 44,2% respondió que sí, mientras que un 36,8% tuvo una respuesta negativa y un 13,2% afirmó que no se lo explicaron. A estos datos, se les debe sumar un 4,1% que dio otras respuestas y un 1,7% que optó por el No sabe, no contesta. Del 44,2% de respuestas afirmativas, una gran mayoría quiso remarcar que el comprender los motivos de un despido no implica estar de acuerdo con ellos.

2- Un 54,5% de los participantes en el sondeo no iba a ser “afectado” en el proceso; es decir, no iba a perder su puesto de trabajo. Por otra parte, un 27,3% sabían que serían despedidos y un 18,2% desconocía su futuro próximo.

3- La gran mayoría de los entrevistados (un 54,1%) declaró no haber tenido acceso a los directivos de la empresa una vez hecho público el inicio del procedimiento, frente a un 36% que afirmó haberlo tenido y un 10% de respuestas que se divideron entre No sabe, no contesta y otras. Por otro lado, al preguntarles cómo percibieron la relación entre la empresa y el trabajador en este tipo de situaciones, un 33,9% se decantó por la respuesta “Van a lo suyo y no se preocupan de los sentimientos de los trabajadores”, un 29,8% respondió “Lo hicieron muy fríamente” y un 20,7% optó por un “Sentí que me tenían aprecio a pesar de todo”.

4-  A la pregunta sobre cómo percibieron la relación de los trabajadores con el departamento de recursos humanos, junto con los servicios jurídicos de la empresa, el 28,1% respondió que no les informaron, mientras que el 21,1% mantiene que se les informó correctamente, el 18,2% no tenía un opinión clara al respecto, el 10,7% sostiene que no hubo diálogo, el 10,3% contestó que sí lo hubo, un 7,4% se decantó por otras respuestas y solo un 4,1% señaló que hubo transparencia en el proceso. Igualmente, la respuesta mayoritaria (45,9%) con respecto al departamento de comunicación fue que no informó, seguida de un 20,7% que afirmó haber recibido información clara.