Medycsa asistirá a los trabajadores del Ave a La Meca

¿Cómo montar clínicas en el desierto?

El subdirector general de Medycsa, Juan Dancausa, en la sede principal de Madrid.
El subdirector general de Medycsa, Juan Dancausa, en la sede principal de Madrid.

La compañía española Medycsa, perteneciente al grupo asturiano Orejas, ha sido seleccionada por el consorcio español que construye las infraestructuras del Ave Medina-La Meca, con el fin de proporcionar asistencia a sus trabajadores. El grupo médico ha puesto recientemente en funcionamiento dos clínicas en el desierto saudí que funcionarán 24 horas, 365 días del año.
La compañía firmó el pasado 25 de febrero un acuerdo de joint venture con un socio local, el grupo Al-Abeer. Los dos centros, que cuentan con equipos de médicos y ATS de forma permanente, así como de ambulancias con conductor y ATS, suponen a día de hoy más de una treintena de puestos de trabajo. Profesionales de la medicina españoles desplazados a Arabia Saudí están a cargo de las direcciones médicas.

El subdirector general de Medycsa, Juan Dancausa, afirma sentir “mucha satisfacción” por el hecho de poder trabajar en el proyecto de Arabia Saudí ya que, según él, se ha reconocido “la experiencia médica y la imaginación” de un equipo humano que lleva más de 25 años trabajando y, por otro lado, porque contribuyen al “esfuerzo exportador español que están realizando tanto las grandes compañías como la administración pública y las diferentes asociaciones”.

Dancausa explica que atienden a “todos los trabajadores de las empresas principales (las 12 compañías españolas) y todas sus subcontratas” y que han sido escogidos por el consorcio de entre los diferentes licitadores nacionales e internacionales “quizás porque nosotros tenemos una dilatadísima experiencia en obra civil”. Medycsa ha asistido “a los túneles del Ave de Guadarrama, el soterramiento de la M-30, el metro de Madrid y la obra civil de la T4 en Barajas, entre otras obras”. El subdirector general mantiene que la compañía ha tenido éxito, además, por haber combinado la capacidad asistencial con la salud laboral en España.

Dancausa afirma contribuir al “esfuerzo exportador español”

Dancausa califica la obra del Ave a La Meca como “una gran aventura, porque se trabaja en el desierto durante cuatro o cinco años –con altas temperaturas, condiciones extremas, mordeduras y picaduras de bichos–” y, además, el recorrido de los trabajos es de 450 kilómetros, con lo cual los trabajadores se estarán desplazando permanentemente, “así que pueden producirse accidentes de tráfico o lesiones debidas a la movilidad”. Alrededor de mil personas viven en los dos campamentos, por lo que los profesionales de Medycsa asisten, desde el punto de vista de la atención primaria, a esta población que vive “aislada, lejos de la sanidad”.

El subdirector general de Medycsa es tajante al afirmar que las exigencias de los planes de prevención de riesgos laborales en el país de oriente próximo no están a un nivel similar a los europeos. Según Dancausa, las empresas españolas están intentando desplazar estándares asimilables a la UE y a España: “Dado que la normativa en salud laboral y en prevención de riesgos laborales es menor, las compañías españolas estamos haciendo grandes esfuerzos para llegar a estándares muy altos”.

El subdirector general de Medycsa sostiene que esperan poder seguir creciendo internacionalmente en futuros proyectos y que la ventaja competitiva de este proyecto es que han podido unir sus propias fortalezas con las de “un gran equipo saudí, con una cultura de servicio muy similar a la nuestra” con el objetivo de dar soluciones a las compañías que están trabajando en el desierto.

De esta forma, Medycsa, en la dirección de este grupo médico, y con la colaboración del socio local Al-Abeer, prestará sus servicios para garantizar la salud ocupacional y dar asistencia de primeros auxilios y accidentes a los trabajadores de las obras, “así como medicina familiar de un pueblo de mil personas, más la salud pública de este pueblo”, en palabras de Dancausa.

Medycsa tiene como clientes a empresas de diferentes sectores, como las automovilísticas Renault o Pirelli, los distribuidores El Corte Inglés o Ikea, los bancos Santander y BBVA, la cadena hotelera Accor, y la aseguradora Mutua Madrileña, entre otras.

Reflejo de la crisis en el sector sanitario español

Dancausa explica que, con motivo de la destrucción de empleo, “tenemos cinco millones de personas menos a las que atender”. Las 300.000 empresas desaparecidas suponen un menor número de clientes potenciales para ellos y, con menor demanda, hay una oferta desmesurada. El subdirector general cree que el mercado se está autorregulando, por lo que la filial del grupo Orejas está “a la expectativa de nuevas oportunidades”.

Dancausa señala que un mercado natural de crecimiento para los profesionales de la medicina y la sanidad españoles es el latinoamericano, por la similitud que comparten tanto en desarrollos legislativos como en cultura. Sin embargo, “los españoles no nos podemos cerrar solo al mercado iberoamericano”, sino que también hay oportunidades en otros como oriente próximo, y “este proyecto en Arabia Saudí es un ejemplo”.