El mandato de Bernanke caduca a final de año
La vicepresidenta del sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen. EFEArchivo
La vicepresidenta del sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen. EFE/Archivo EFE

Yellen, favorita para presidir la Fed tras la retirada de Summers

El exsecretario del Tesoro de Estados Unidos Lawrence Summers se ha retirado este domingo de la carrera para suceder a Ben Bernanke como presidente de la Reserva Federal, el banco central estadounidense, en una llamada al presidente Barack Obama. Summers ha sugerido que las fuertes críticas recibidas por su candidatura desde algunos sectores del partido demócrata han motivado que tire la toalla.

“He concluido de forma renuente que cualquier proceso de confirmación posible para mí sería cáustico y no serviría al interés de la Reserva Federal, a la Administración o, en última instancia, al os intereses de la recuperación económica en desarrollo de la nación”, ha razonado Summers en una carta posterior a la conversación telefónica con Obama.

Summers se había postulado como el favorito entre los candidatos que maneja Obama, según la prensa estadounidense, para relevar a Bernanke al frente de la Reserva Federal, cuyo mandato expira el próximo 31 de enero tras siete años. Summers ha sido el candidato favorito de Obama según los analistas. Pero ha recibido fuertes críticas de los sectores más liberales del Congreso y del ala demócrata del Comité Bancario del Senado debido a sus fuertes lazos con Wall Street y a su papel en la gran desregulación financiera llevada a cabo en los años 90 con los Gobiernos de Clinton.

Summers, por otro lado un brillantísimo economista y una de las personas con más experiencia para presidir la Fed, anunció este sábado que dejaba de participar en conferencias organizadas por el banco de inversión Citi.

La 'número dos' de Bernanke, Janet Yellen,  presidenta de la Fed de San Francisco, es ahora la favorita para hacerse con el puesto. Yellen ha recabado numerosos apoyos en el mundo económico debido a sus avisos antes del crac financiero y a su capacidad para detectar riesgos larvados en el sistema bancario.

Tim Geithner, ex secretario del Tesoro con Obama y con apoyos en la Casa Blanca, tambén ha renunciado a la carrera. Pero no se puede dar por cerrada Donald Kohn  o Roger Ferguson, ambos ex vicepresidentes de la Fed, aparecen como candidatos alternativos. 

En respuesta a la misiva de Summers, Obama ha aceptado por medio de un comunicado la declinación del que fue su principal asesor económico la pasada legislatura. En el comunicado, Obama describe a Summers como un “miembro clave de su equipo cuando encarábamos la peor crisis económica desde la Gran Depresión”. El presidente de Estados Unidos ha ensalzado su “experiencia, sabiduría y liderazgo” como valor para “cosechar el tipo de progresos que hoy estamos viendo”.

En la retirada de Summers, en todo, caso ha jugado un papel mayor la política que la economía. El presidente de Estados Unidos abrió en julio esta extraoficial carrera de la sucesión y el tiempo ha debilitado a su candidato.

Dentro del partido demócrata, tres miembros del comité bancario del Senado se habían mostrado abiertamente en conta de Summers, y enviaron al partido la consigna de que es mejor anunciar ahora la oposición a Summers a que el presidente vea a su candidato derrotado en la votación oficial. Elizabeth Warren, senadora demócrata muy crítica con el sistema financiero, también participó en estos movimientos, según Bloomberg.

Con cuatro demócratas votando en contra del candidato de Obama, el presidente dependía de los republicanos para el nombramiento de Summers. Eso, en un otoño particularmente delicado para el presidente, con votaciones sobre la crisis siria, el techo de gasto y los programas de salud pública.

No hay precedentes de que un candidato con apoyo presidencial se haya tenido que retirar de la carrera para presidir la Fed.

Normas