Formación
El culto a la felicidad llega a las aulas

El culto a la felicidad llega a las aulas

La felicidad es una habilidad que hay que entrenar a base de práctica

El primer paso es saber hacia dónde nos dirigimos y qué queremos conseguir

Estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien. Satisfacción, gusto, contento. Suerte feliz". Así define el diccionario de la RAE el término felicidad, atributo que muchos estudios vinculan, entre otras cosas, a una mejor salud y longevidad. Pero también a una mejor motivación en el trabajo, lo cual redunda en más entrega y productividad.

Varias escuelas y organizaciones están empezando a centrarse en el cultivo de la felicidad, siguiendo el ejemplo de importantes universidades estadounidenses y europeas. Es el caso de la Universidad de la Felicidad, fundada por dos profesionales del coaching y asociada a la Universidad de Salamanca. La duración de sus cursos, que arrancan a finales de septiembre, es variada y depende de la complejidad con la que se sumerja el alumno en el asunto: pueden durar entre un fin de semana y un año entero.

"La felicidad es una habilidad que se puede entrenar. Es falso que dependa solo del dinero, la pareja o los amigos: se puede estar predispuesto a conseguirla", ilustra Isabel Sousa, una de las fundadoras de la citada escuela. El primer paso, comenta, es decidir en qué aspecto se busca mejorar. No es lo mismo anhelar la felicidad personal (estar tranquilo con uno mismo, lograr una visión optimista de la vida) que querer aplicarlo al ámbito laboral ("dar el 100% en el trabajo porque te apasiona").

La experta asegura que, según han demostrado trabajos de las áreas de psicología y neurociencia, la felicidad depende de tres factores: la predisposición genética (40%), las condiciones de vida del sujeto (10%) y las actividades voluntarias (50%). Este último factor incluye las decisiones que toman las personas, las actitudes, los comportamientos, las reacciones, las emociones, etcétera.

Las enseñanzas de Luis Rojas Marcos

Uno de los mayores expertos del mundo sobre felicidad es español, aunque afincado en EEUU:Luis Rojas Marcos. Es profesor de Psiquiatría en la Universidad de Nueva York y ha escrito que las personas "pueden aprender a prevenir los males que interfieren con su felicidad, y a defenderse de ellos siempre que estén motivados para invertir en ello tiempo y esfuerzo".

A los ojos de este maestro, las habilidades a desarrollar son "la salud, la autoestima, el pensamiento positivo, las relaciones con los demás, la comunicación, el control de nuestra vida, el sentido del humor o la diversificación de las fuentes de la felicidad".

Es decir, con algo de trabajo podemos casi asegurarnos la felicidad. "Pase lo que pase hay que estar dispuesto a ser feliz, porque si no difícilmente se logrará", incide Sousa. Ella y su socia, Montserrat Hidalgo, organizan cuatro cursos, que se impartirán en Madrid, Salamanca y Santiago de Compostela, que buscan entrenar la mente, trabajar con el cuerpo y enseñar a gestionar las emociones para que los alumnos alcancen niveles más altos de satisfacción en sus vidas.

"Si logras cambiar los patrones con los que razonas, tienes mucho ganado. Se calcula que un ser humano tiene unos 60.000 pensamientos al día, y el 80% de ellos son reiterativos o referentes al pasado. Cambiar esta proporción es mejorar tu predisposición hacia la felicidad", sostiene Sousa.

Un ejercicio preliminar para empezar: "si cierras los ojos y te digo que pienses en lo que quieras excepto en un elefante, inconscientemente vas a visualizar al elefante. Así compruebas que la mente se enfoca en lo que no quieres, y que hay que entenderla muy bien para poder domarla", indica.

Inteligencia emocional

Más enfocados al ámbito laboral, especialmente al entorno en el que se mueven los emprendedores, está la Universidad de la Buena Vida (UBV). Este centro, impulsado por el empresario y coach Josepe García, propone un nuevo modelo de enseñanza basado en el "entrenamiento práctico de alto impacto", lo que consiste en emplear técnicas de inteligencia emocional para conseguir la excelencia profesional, maximizar la productividad trabajando menos y entrenar la mente para la prosperidad.

"Todos buscamos una buena vida, y para ello lo primero es saber hacia dónde te diriges. Una vez que das con el camino y te apasiona lo que haces, el talento hace su aparición", se explica García. Cómo encontrar ese camino y de qué manera gestionar el tiempo de la forma más eficiente posible son el centro de los dos primeros módulos de la UBV, que este sábado organiza en Madrid el primer curso de acceso.

Normas