Empleo
Mejor saber trabajar en equipo que hablar chino

Mejor saber trabajar en equipo que hablar chino

Aspectos como la motivación o la capacidad de adaptación a los cambios son clave en la selección

El desajuste entre la educación y el mundo de la empresa explica la escasez de estas competencias

Tener una formación de primer nivel y experiencia laboral contrastada es muy importante para optar a un puesto de trabajo. Pero no es suficiente. La motivación, la flexibilidad, la capacidad de adaptación al cambio y saber trabajar en equipo son competencias que ganan peso en los procesos de selección. Así se desprende del último Estudio Manpower Group sobre Escasez de Talento, elaborado en base a las respuestas de 38.000 directivos de todo el mundo.

Las habilidades técnicas (hard) siguen acaparando la atención de los ejecutivos cuando buscan incorporaciones para su compañía. El 34% de los encuestados lo sitúa como la principal carencia de los candidatos examinados. La experiencia (24%) también es uno de los motivos que dificultan la tarea de encontrar al empleado buscado, mientras que los déficits en las mencionadas competencias soft (implicación, creatividad, etcétera) ya son relevantes para el 19% de los departamentos de recursos humanos.

Electricistas y fontaneros, los más cotizados

Profesionales manuales cualificados. Esta categoría, compuesta principalmente por electricistas, soldadores y fontaneros, es la más difícil de cubrir en todo el mundo. Le siguen los ingenieros, comerciales, técnicos cualificados y personal contable financiero.

Comerciales. Las diferencias entre los datos globales y los de España son mínimas, pero las hay. Los profesionales que más cuesta conseguir son los comerciales, seguidos de quienes ejercen oficios manuales cualificados y de secretarias y personal administrativo.

Falta talento. Según el estudio de Manpower, el 35% de los 38.000 directivos y empresarios preguntados asegura tener dificultades para cubrir vacantes debido a la falta de talento disponible.

Gestión de recursos humanos. Las estrategias más empleadas por las organizaciones para abordar la falta de talento se concentran en prácticas de gestión del personal, como por ejemplo proporcionar oportunidades de desarrollo adicionales para la plantilla, redefinir las descripciones de las funciones del puesto o mejorar los paquetes retributivos.

Trabajo flexible. El 27% de los ejecutivos consultados opta por implantar modelos variados de organización del trabajo para captar el talento, como la oferta de condiciones de trabajo más flexibles.

Lo paga el cliente. La dificultad de encontrar los profesionales adecuados preocupa a los directivos porque afecta a la atención de los clientes.

Se trata de habilidades que no se enseñan en las aulas: se aprenden trabajando. Muchas empresas las fomentan, de hecho, a través de cursos internos de formación. Este desajuste entre el sector educativo y el mundo de la empresa no es una particularidad del mercado laboral español, sino de todo el mundo. “La solución pasa por trabajar para que ambos ámbitos confluyan”, opina Raúl Grijalba, presidente de Manpower Group España.

Esta idea está enlazada con otra de las conclusiones del estudio: las profesiones más demandadas del mundo (por ser en las que resulta más difícil dar con el candidato buscado) son electricistas, fontaneros y soldadores (profesionales manuales cualificados). “Faltan candidatos con competencias técnicas y experiencia en oficios manuales cualificados. Es la explicación más habitual para la escasez de talento tanto en Europa como en América”, explica Grijalba.

En este sentido pretende remar la reciente reforma educativa puesta en marcha por el Gobierno, que adelanta hasta cuarto de ESO (15 años) el momento en que se separan los itinerarios de los estudiantes que optarán porla Formación Profesional(FP) de quienes eligen la universidad.

España, un maná de recursos

Solo el 3% de los directivos y empresarios españoles consultados asegura tener problemas para cubrir determinados puestos de trabajo. Se trata del porcentaje más bajo de la muestra, siendo el de Japón (85%) el más alto.

En Manpower señalan que el grado de dificultad para encontrar al profesional deseado no se corresponde con la tasa de desempleo, que en España alcanza el 26,3% al mes de junio (solo superada en Europa porla de Grecia, 26,9%). Japón y China tienen niveles similares y en el gigante asiático no hay tantos problemas para dar con el perfil buscado.

Con todo, en 2006 (último año del boom del ladrillo) el 57% de los empresarios españoles dijo tener problemas para nutrir sus vacantes. El año pasado la proporción cayó al 9%, y los datos de 2013 lo sitúan en el 3%.

Normas
Entra en EL PAÍS