Pequeños gigantes
A través de la web www.pantori.es promocionan productos artesanos españoles poco conocidos, para que los usuarios se familiaricen con ellos a precios muy buenos.
A través de la web www.pantori.es promocionan productos artesanos españoles poco conocidos, para que los usuarios se familiaricen con ellos a precios muy buenos.

Con el pan como principio de todas las salsas

A La Salsera, el éxito empresarial le ha llegado por el estómago y de la mano de las dos pasiones de sus fundadores, el marketing estratégico y la gastronomía

Son jóvenes y sobradamente preparados y lo único que buscan es la buena aceptación de sus proyectos.

Apenas rondan los 30 años y su empresa, La Salsera, la primera salida de la incubadora de ideas de la Deusto Business School, se ha convertido, en apenas cinco años, en un caso de éxito de la cacareada fórmula de emprendimiento “si no tienes trabajo, créalo tú mismo”.

Seducidos por la gastronomía, el marketing y la comunicación, dos vascos y un catalán, afincados todos ellos en San Sebastián, deciden aunar ilusiones y apostar por un proyecto. Son Antoni Munduate, 32 años; Xabier de la Maza, 30, y Nacho Bueno, 27, con la ilusión, las ganas y el empuje propios de la juventud.

Su trayectoria empresarial, sin embargo, no ha sido un camino de rosas. “Se nota la crisis, la situación se ha recrudecido y es difícil sacar los proyectos adelante. Oportunidades hay, pero el entorno es muy malo”, puntualiza Xabier de la Maza. Aun así se han hecho con un hueco en el mercado.

La firma aplica técnicas de marketing estratégico al arte culinario

Su apuesta pasa por desarrollar dos tipos de proyectos relacionados siempre con el marketing estratégico: unos, que responden a encargos de terceros a medida, en los que imponen sus artes y habilidades como consultores, y otros que son iniciativas propias, “que llevamos a término por nuestra cuenta y riesgo”.

En ambos casos, todas las propuestas “suelen tener un carácter práctico, innovador, social y muy diverso en sus objetivos, aunque en la mayoría de las ocasiones implican el uso de herramientas de marketing y comunicación”.

Gran parte de su éxito se basa en conectar la estrategia del negocio con la experiencia del consumidor y, como casi ninguna salsa se concibe si no es para mojar pan, su primer boom les vino de la mano de una panadería temporal en el centro de San Sebastián, The Loaf in a Box.

Bajo la fórmula de una pop-up lanzan esta iniciativa con el objetivo de “testar si la gente está dispuesta a comprar pan artesano”. Y vaya si lo está. Con “una media de 150 hogazas y más de 500 panes artesanos vendidos diariamente en solo tres meses”, los que dura el proyecto, el éxito superó toda expectativa.

Es la primera empresa nacida de la incubadora de ideas de la Deusto Business School

¿El truco? A posteriori, bien sencillo, “queríamos crear un punto de encuentro para los amantes del buen pan y de la gastronomía, donde aparte de hacer y vender pan artesano se pudiera conversar, debatir y aprender a hacer este maravilloso producto”, recuerda De la Maza.

Con un “coste de 150.000 euros entre patrocinadores y aportaciones propias, restauran unos contenedores obsoletos que les regala una multinacional, se traen al gurú Dan Lepard, uno de los mayores expertos europeos para comandar el proyecto, y a Ibán Yarza, como talento nacional del que dicen que su habilidad didáctica “hace que lo de hacer pan sea como cosa de niños”.

Yarza trabaja con el británico y se pone al pie del cañón con “aprendices” y consumidores. El impacto es tan grande que se plantean crear una panadería permanente, The Loaf, que está llamada a ser un referente en la ciudad.

Pero no solo de pan se alimenta La Salsera.

La despensa española en japonés

La palabra japonesa pantori (despensa) les sirve de excusa para poner en marcha una herramienta a través de la web (www.pantori.es) para promocionar productores artesanos españoles poco populares.

El objetivo es doble: permitir a los usuarios conocer estos artículos y que tengan la oportunidad de probarlos y convertirse en clientes.

En julio pasado celebraron por tercera vez consecutiva la San Sebastián Gipuzkoa Restaurant Week, una iniciativa en colaboración con la diputación para promover la gastronomía como atractivo y destino turístico.

Una oportunidad sin igual para probar las mejores elaboraciones de los restaurantes de Guipúzcoa, basadas en los productos de temporada, con menús especiales a un precio fijo de 25 y 30 euros (sin IVA). Más de 600 personas participaron en la edición del otoño pasado.

Y para los que busquen experiencias diferentes nada mejor que hacer una incursión en Musika Parkean, que también cuenta ya con varias ediciones. Una apuesta para impulsar los espacios verdes de la ciudad como lugar de encuentro y disfrute. Conciertos, en seis parques diferentes, para animar a la gente a pisar la hierba y, al mismo tiempo, disfrutar de un picnic. Un modo distinto de saborear la gastronomía al aire libre.

De ‘pintxos’ con el ‘blog’ por los bares de San Sebastián

La riqueza culinaria de San Sebastián sirve de excusa para reunirse con amigos o desconocidos a charlar sobre pintxos, el primer viernes de cada mes.
La riqueza culinaria de San Sebastián sirve de excusa para reunirse con amigos o desconocidos a charlar sobre pintxos, el primer viernes de cada mes.

La cultura del pintxo en torno a un zurito –vaso pequeño de cerveza– o txiquito –vaso de vino tinto– tiene en los bares del norte de España, y en San Sebastián en particular, uno de sus mayores referentes.

El renovado culto a la gastronomía y la proliferación de escuelas de cocina y jóvenes cocineros en todo el País Vasco y en la capital guipuzcoana como destino prioritario han sido el caldo de cultivo perfecto para que desde La Salsera lanzaran Pintxos&Blogs, en julio de 2009.

Una iniciativa inspirada en los típicos beers & blogs británicos, pero a la donostiarra, “que en su primera versión se llamó Poteo anticrisis”, explica divertido, Xabier de la Maza, uno de los fundadores de la compañía de marketing.

Pintxos&Blogs es una tertulia que se celebra en la capital guipuzcoana el primer viernes de cada mes y cuyo objetivo no es otro que la creación de un grupo de “culos inquietos que interactúe regularmente yéndose de pintxos y que ese buen ambiente favorezca el networking [los contactos] en una ciudad pequeña como Donostia”.

Pretenden que sea un foro (www.pintxosandblogs.com) abierto a todo tipo de público, desde “emprendedores a instituciones y políticos y a cualquiera que quiera aportar ideas e iniciativas”.

Y en estas citas gastronómicas se debate, previo paso por el paladar, de los pintxos más tradicionales y de los más nuevos que ofrecen bares y restaurantes cada vez más complejos e innovadores y que dan paso a nuevas recetas.

Datos básicos

La gastronomía y el marketing son las dos pasiones de este joven equipo de emprendedores formados en la Deusto Business School.
La gastronomía y el marketing son las dos pasiones de este joven equipo de emprendedores formados en la Deusto Business School.

Inicios
La fábrica de ideas y proyectos, como denominan a La Salsera sus creativos, nació en 2008 con una aventura que llamaron DeliFunArt y que después fueron transformando en proyectos exitosos como Pantori, Pintxos&Blogs, Musika Parkean, The Glutton Club, BasqueStage, LaNautika, The Loaf o la Asociación Filarmónica Vasca, casi todos relacionados con el mundo de la gastronomía.

Facturación
En apenas cinco años estos emprendedores formados en la Deusto Business School y con una firme apuesta por el sector gastronómico se han convertido en un caso de éxito que, con una plantilla de solo siete empleados y colaboradores ocasionales, ha alcanzado una facturación de 300.000 euros anuales y creciendo. Tras su éxito en San Sebastián piensan hacer incursiones en Bilbao, Barcelona y Madrid.

El club de los glotones
Toma su nombre del homónimo británico, The Glutton Club, que lideró Charles Darwin en sus tiempos universitarios. Su objetivo es crear y desarrollar un grupo de gente apasionada en torno a todos los aspectos de la gastronomía. Nació en 2009 con la vocación de establecer una relación dinámica desde lo social a lo gastronómico y viceversa.

Normas