Reciclaje de este metal

El eterno renacer del acero

Actualmente se sigue reciclando acero producido hace 150 años

Tras finalizar el proceso, el acero puede ser utilizado para construir puentes, viviendas, redes de saneamiento y otras instalaciones de la industria manteniendo la misma calidad y resistencia.
Tras finalizar el proceso, el acero puede ser utilizado para construir puentes, viviendas, redes de saneamiento y otras instalaciones de la industria manteniendo la misma calidad y resistencia.

Las cucharas de hoy pueden ser las estructuras que sostengan a los edificios del mañana. En España, 11,7 millones de toneladas de acero son producidas utilizando chatarra de acero reciclada, esto significa el 75% de toda la producción de acero español (15,5 millones de toneladas en 2011). Desde cucharas, ollas, cacerolas e incluso coches y vagones de trenes inservibles son reciclados hasta convertirlos en nuevos productos. Este proceso se realiza una y otra vez hasta tal punto que actualmente se sigue reciclando acero que fue producido hace 150 años.

A las acerías españolas llegan miles de toneladas de chatarra férrea. Ahí, comienza un proceso, primero de seguridad donde se retiran todos los elementos que puedan producir explosiones, materiales peligrosos e inflamables, así como los de contaminación radioactiva. Después se separa y clasifica para facilitar su almacenamiento y manipulación, para luego ser transportada a un horno eléctrico donde se funde con agentes carbonosos; enseguida pasa a otro horno, a continuación se solidifica el acero líquido dándole forma y finalmente el producto obtenido se lamina en caliente para darle el acabado deseado.

Tras este proceso, el acero puede ser utilizado para construir puentes, viviendas, redes de saneamiento y otras instalaciones de la industria manteniendo la misma calidad y resistencia. Además, se manipula por sectores como el aeroespacial o la construcción de aerogeneradores que producen energía renovable.

La Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) contabiliza un total de 21 acerías en España. Es en esas fábricas donde se produce el 75% del acero total fabricado en el país y consumen entre el 90 y 95% de la chatarra férrica del sector. El resto de la chatarra es enviada a las instalaciones de la siderurgia integral donde se produce acero a partir de mineral del hierro a través de hornos altos y acería al oxígeno LD, utilizando ésta como material refrigerante en el proceso.

“A través de un proceso de alto nivel tecnológico, las acerías protagonizan este eterno renacer del acero. Un protagonismo que en el caso de la industria siderúrgica española se da por partida doble. En primer lugar, porque el acero es el material que más se recicla en España: reciclamos 12,5 millones de toneladas de acero al año. Y en segundo lugar porque somos uno de los mayores recicladores de acero de la UE, solo por detrás de Italia”, señala en una carta oficial el presidente de Unesid, Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz.

En 2011, España se colocó como el tercer productor de acero a base de chatarra de la Unión Europea (UE) al tener una fabricación de 11,7 millones de toneladas, misma que trata de mantenerse con respecto a años anteriores: en 2009 se produjeron 11,3 millones de toneladas y en 2010 fueron 12,5 millones. Italia ocupa el primer lugar en producción con 18,8 millones toneladas en 2011 y Alemania es segundo con 14,2 millones de toneladas de acero en horno eléctrico. Los tres países suman el 59% de la elaboración total de acero reciclado en la UE.

 

Ciudadanos conscientes

Gran parte del reciclaje del acero viene de los hogares y la colaboración de los ciudadanos conscientes de que este asunto es de suma importancia. Datos de Unesid revelan que los envases de acero doméstico alcanzaron en 2011 una tasa de reciclado del 84,8%, es decir los españoles recuperaron un total de 240.348 toneladas de residuos de envases.

En España, el volumen de envases recogidos se ha duplicado en 10 años, en 2001 era del 43%. Con está cifra, los envases, y por otro lado el papel-cartón, son los materiales más reciclados en el país.

Por comunidades, Cataluña, Madrid y Andalucía son las que más aportan en el reciclaje de envases de acero domestico. En Cataluña se recogieron en 2011 un total de 44.986 toneladas de este material, Madrid recicló 35.945 toneladas y Andalucía recogió 31.680 toneladas en ese año.

En contraste, las comunidades de Melilla y Asturias apenas superan las 1.000 toneladas de envases reciclados, además de Ceuta que sólo tuvo tres toneladas en 2011.

 

El consumo por persona

Para Unesid, el constante incremento del consumo y producción del acero están relacionados al “desarrollo de los pueblos y el amplio campo que ofrece a la creatividad y la innovación en el desarrollo de nuevos productos”. Es así que los países emergentes son los mayores consumidores de acero. Tal es el caso de China que ha pasado de un consumo por persona de 266 kilogramos en 2005 a un consumo actual de 460 kilos por habitante.

La cifra más alta de consumo per cápita de acero en 2011 la tiene Corea del Sur al contabilizar un total de 1.156 kilos de producto acabado de acero por persona: le sigue Taiwan con 784,4 kilos y República Checa con 595,7 kilogramos per cápita, según la estadística de World Steel Association.

España consumió en 2011 unos 278 kilogramos de acero per cápita, sin embargo el país se enfrenta a una crisis en el sector siderúrgico al descender el consumo de 2011 a 2012 en 19%, quedándose en 10,5 millones de toneladas. También, al cierre del 2012, la producción de acero cayó 12%, hasta colocarse en 13,7 millones de toneladas.

Aún con el panorama de bajas en consumo y producción, el sector del acero emplea a 60.000 trabajadores y factura 14.000 millones de euros al año.

Normas