Tribuna

Una industria a contracorriente

En la economía actual, mantener los ingresos es todo un desafío. El mercado del software de simulación para desarrollar nuevos productos sigue ofreciendo increíbles cifras de crecimiento, gracias a la voluntad de las compañías más innovadoras de invertir en I+D, algo imprescindible para su supervivencia. El mercado demanda cada vez más soluciones de simulación para el diseño de productos: en el último ejercicio crecimos un 15%.

En este contexto competitivo global, las empresas consideran la I+D pieza clave de su éxito, e invierten fuertemente en ella. Tomemos el ejemplo de Apple: aunque ha lanzado el iPhone 5 hace poco, ya vuelve a sentir la presión de demostrar su potencial de innovación. Los productos son cada vez más sofisticados. Un coche moderno cuenta con más de dos millones de líneas de código informático. Y los ingenieros tienen que asegurarse de que estos complejos sistemas funcionan tal y como se les exige y, además, en un tiempo récord.

Las empresas españolas son más competitivas que las francesas respecto al sofware de simulación

Y esta situación no es exclusiva de las grandes tecnológicas, sino un movimiento global en todo tipo de industrias. Es una cuestión de supervivencia. Entonces, ¿por qué no invertir en recursos de ingeniería? Sería fácil decir que cuantos más ingenieros, más productos. Sin embargo, la ecuación no es tan sencilla. Cada vez es más difícil contratar personal experto, tanto por el recorte generalizado de presupuestos como por la necesidad de disminuir costes. Esto contribuye a que la estrategia habitual de los product manager acabe siendo la de procurar conseguir más con menos.

Simple muestra de la cruda realidad, estos factores explican porqué, en una economía compleja como la actual, la simulación está creciendo en todo tipo de industrias y empresas. ¿Cómo puede darse esta situación? Históricamente, desarrollar un producto requería hacer prototipos físicos, probarlos, analizar los resultados y, o mejorar el diseño, o producir directamente el nuevo modelo. Ahora esto no es suficiente, dada la limitación del proceso en términos de innovación, agilidad y costes.

Los beneficios del software de simulación de ingeniería son mayores, y los departamentos de I+D están acelerando su adopción. Es lo que llamamos desarrollo de producto impulsado por la simulación: la creación de prototipos virtuales, el prototipo de coche cero, o la capacidad para desarrollar un producto y predecir su rendimiento incluso antes de que se construya el primer prototipo físico. El proceso de desarrollo cambia completamente, pasando de un enfoque anticuado y basado en compartimentos estancos (electricidad, mecánica, etc.), a uno más colaborativo que engloba a toda la organización. Y el software de simulación de ingeniería lo permite.

España es uno de los mercados europeos con un crecimiento más rápido en este área

La industria española no se queda atrás. La mayoría de las empresas son conscientes de su necesidad de modernizar procesos de diseño para aumentar la competitividad y alcanzar nuevos mercados internacionales. Por los datos que manejamos, España es uno de los mercados europeos con un creciendo más rápido en este área. La industria española ha sido capaz de evolucionar rápidamente y adaptarse a las nuevas reglas del juego aumentado su competitividad y exportando productos de gran valor. Si miramos a nuestros vecinos, el ratio competitivo entre las empresas españolas y francesas se decanta a favor de España desde hace casi una década, atendiendo al número de casos de éxito en exportaciones. Además, el nivel de la formación en ingeniería es altísimo, y las nuevas generaciones están ya abiertas al mundo informático.

Solo hay un obstáculo en la implementación de la simulación, la diferencia entre el rápido avance de la tecnología y la mentalidad de los empresarios, muchos todavía no preparados para estos nuevos conceptos. ¿Funcionará? ¿Permitirá el retorno de la inversión? Son dudas frecuentes que están marcando sensiblemente su desarrollo. La llegada de una nueva generación de ingenieros y directivos formados en un entorno informatizado, conscientes del potencial que ofrece la tecnología en términos de ROI, está acelerando la adopción de la simulación. No hay duda de que el mercado del software de simulación para ingeniería tiene cada vez mayor importancia en la industria. Como líderes de este mercado, estamos perfectamente posicionados para ayudar a las empresas españolas en su desarrollo, a llevar a cabo la revolución informática en I+D que les permita asegurar nuevos contratos y desarrollar nuevos mercados.

Gilles Lebiez es director de Ansys España.

Normas
Entra en El País para participar