Breakingviews

La salida de Chipre, un riesgo manejable

Está preparado el Banco Central Europeo para empezar un motín a Chipre? Ha amenazado con dejar de financiar a los bancos del país si Nicosia no se acoge a un rescate, alimentando la posible salida de Chipre del euro. EL BCE ha amenazado antes a bancos y países antes de recular. Esta vez, parece ir en serio.

El BCE no ha amenazado de forma explícita con dejar fuera a Chipre de la eurozona. Sí ha dicho que solo prestará dinero a las instituciones solventes y que un rescate aseguraría la solvencia del sistema bancario chipriota. Dejar de prestar a los bancos sería el primer paso para la salida. Sin una extensión de los 9.000 millones de euros de liquidez de emergencia del BCE los bancos colapsarían, forzando al gobierno a imponer controles de capital para imprimir dinero. La negativa del parlamento chipriota al rescate propuesto por la eurozona el pasado fin de semana ha puesto al BCE en el punto de mira. La realidad es que abandonar la liquidez de emergencia no es tan fácil. El consejo de gobierno del BCE necesita una mayoría de dos tercios para parar la operación, por lo que con solo ocho de 23 el dinero podría seguir fluyendo.

Y algunos miembros pueden tener dudas. El argumento de que el BCE no puede prestar a bancos insolventes suena débil. La liquidez prestada al ahora insolvente Anglo Irish Bank fue tres veces la proporcionada en Chipre. SI el BCE tiene que financiar todos los depósitos del país, su exposición total sería menor que sus posesiones de bonos soberanos italianos. Valoren eso junto a una impredecible salida de Chipre. Los depositantes podrían huir de los bancos de toda la periferia. EL BCE tendría que inyectar más liquidez en el sistema y comprar bonos soberanos. Algo arriesgado mientras no haya gobierno en Italia.

El BCE ha amenazado con retirar la liquidez de emergencia a los bancos insolventes de Chipre

Pero dar liquidez a un gobierno que se niega a cooperar sería un precedente peligroso. UNa salida de la moneda única sería manejable por el pequeño tamaño de Chipre. Además, no tendría que aumentar las opciones de Italia o Portugal de salir también.

El BCE no necesitará decidir hasta que los bancos de Chipre vuelvan a abrir. Incluso entonces, hay formas de comprar tiempo, como controles de capital a corto plazo. Peo la amenaza es real, aunque no sería deseable.

Normas
Entra en El País para participar