Centros para retener el talento

Universidades corporativas: las nuevas gestoras del conocimiento

Muchas grandes empresas nacionales e internacionales fundan sus propias universidades corporativas para formar a sus empleados, especialmente a los mandos directivos.

Universidades corporativas: las nuevas gestoras del conociemiento
Universidades corporativas: las nuevas gestoras del conociemiento

Facilitar la formación continua de sus empleados, especialmente de los mandos directivos. Esta es la meta que persiguen las universidades corporativas, centros de formación de las empresas que buscan instruir y retener a los mejores profesionales. Y es que en un entorno cambiante y de máxima competencia, la mejora de las habilidades de los trabajadores es una exigencia con claros efectos en su competitividad y productividad.

Antonio Rubio, autor del libro Universidades corporativas, asegura que estas son herramientas para la implementación de la estrategia de la compañía y que su propósito fundamental es la mejora del desempeño tanto de la empresa como conjunto y sus áreas de negocio como de las personas que colaboran en la consecución de sus objetivos. Según Rubio, estas instituciones toman la forma de una empresa dentro de la empresa y, como tal, pueden constituirse en diferentes formas jurídicas, definen su filosofía de gobierno y establecen su estructura interna.

La Universidad corporativa Gas Natural Fenosa es pionera en este tipo de organismos en España. Nacida en 2000 y creada tras realizar un estudio de mejores prácticas mundiales en formación empresarial, ha contado desde sus inicios con una media de 46.000 participantes anuales.

También está Universitas Telefónica. Esta fundación tiene como misión trabajar por el desarrollo continuo de los profesionales de la compañía, impulsar un estilo de liderazgo propio y difundir la estrategia de negocio mediante el trabajo en equipo. De hecho, esta universidad corporativa se creó con el objetivo de alinear la estrategia de formación de sus profesionales a las necesidades del negocio.

Según se dice en su página web, una de las principales ventajas de tener este tipo de institución es, para Telefónica, la posibilidad de intercambiar las mejores prácticas internas y externas existentes en todos los mercados en los que opera. El desarrollo de los programas se agrupa en torno a seis áreas de trabajo: enfoque al cliente y al mercado, resultados y eficiencia, liderazgo de personas, visión de negocio, gestión e idiomas.

Estos centros ligados a grandes multinacionales imparten al año miles de horas de formación para que sus empleados aprendan la cultura corporativa de la empresa y las técnicas en gestión, liderazgo y business. En la mayoría de las ocasiones, la enseñanza corre a cargo de profesionales internos de las compañías, aunque también se cuenta a veces con la colaboración de docentes de universidades nacionales o internacionales, como Icade o IESE.

El campus de la Universidad Ferrovial está ubicado en el Euroforum Felipe II, en el municipio de El Escorial, a 45 minutos de Madrid. Este centro, conocido como Summa, se creó en 2007 y cuenta con programas de formación online.

Esta metodología del e-learning es un sistema ampliamente difundido en este tipo de instituciones, que cuentan con una arquitectura tecnológica mucho más avanzada que la de las universidades convencionales. Las soluciones online aportan instrumentos técnicos y metodológicos integrales y creativos para el aprendizaje individualizado, compartido y autogestionado. Con tan solo un ordenador con conexión a internet, el alumno puede realizar las actividades interactivas planteadas, acceder a toda la información necesaria para adquirir el conocimiento y comunicarse con profesores y compañeros.

En el caso de Summa, a la hora de su fundación se designó a un grupo de expertos capaces de mantener un equilibrio entre el involucramiento en la universidad y la atención a las demandas del negocio y se creó su estructura de gobierno, compuesta por un consejo y un comité de dirección. La universidad de Ferrovial se compone de una escuela de negocios con programas de desarrollo directivo, de gestión directiva, y aulas de finanzas, sistemas, calidad, medio ambiente y recursos humanos; una escuela de liderazgo con talleres para mejorar las habilidades profesionales, y una escuela de integración cultural con programas de inmersión lingüística en inglés y en español, entre otras actividades. La movilidad internacional es una de las grandes apuestas de la universidad, que cree que esta es una palanca para el crecimiento del negocio y el desarrollo de sus empleados.

El Banco Santander también dispone de su propio centro de formación. Denominado El Solaruco y situado en su propia ciudad financiera, tiene capacidad para formar a más de 600 profesionales al día. Además, colabora con universidades externas, como la de Cantabria, en programas de posgrado. BBVA también tiene su universidad en Aranjuez, con sistema e-learning y subsede en México.

Una de las últimas empresas en abrir su propio centro de formación ha sido Orange. El pasado año, la operadora de telefonía abrió sede en Madrid, en el Parque Empresarial La Finca. Sus objetivos: difundir la cultura corporativa, crear sentimiento de pertenencia a la compañía y formar en torno a competencias como el liderazgo y la motivación.

Otra firma que también cuenta con universidad corporativa es Decathlon. La empresa oferta a través de su página web entrenamiento para aquellos que deseen ser responsables de sección a tiempo completo en sus establecimientos. "Gestiona tu área dentro de la tienda/almacén como tu propio negocio. Liderar un proyecto, animar un equipo y gestionar una cuenta de resultados serán tus grandes responsabilidades", aseguran en el anuncio.

Una universidad corporativa global de acción regional

El ámbito de acción de la universidad corporativa se ha transformado desde su concepto nacional y multinacional hasta otro global, aunque de acción regional. Esta es una de las conclusiones a las que se llegó el pasado mes de mayo, cuando tuvo lugar el V Foro de Universidades Corporativas de Esade Executive Education.

Expertos y responsables de los centros de formación de Acciona, Novartis, ArcelorMittal, Iberia, Iberdrola, Repsol, Acciona, Gas Natural

Fenosa, Gamesa y Ferrovial quisieron destacar que, al tradicional concepto de asimilación de la cultura y conocimiento corporativo propios de este modelo, se han sumado el desarrollo de un liderazgo y competencias corporate, además de la detección y retención de talento.

En este nuevo sistema, según los expertos, priman la diversidad frente a la homogeneización de contenidos y los itinerarios de formación personalizados. En cuanto al futuro, los ponentes reconocieron que uno de los principales retos se halla en la extensión de su formación a proveedores y clientes, tarea esta que deberá compatibilizarse en igual medida con la disminución de presupuestos debido a la crisis y la falta de tiempo de su principal cliente objetivo: el público interno.

Para combatir ambas dificultades, Camelia Ilie, directora de Executive Education en Esade Madrid, destaca la importancia de las redes sociales y el blended learning (aprendizaje semipresencial) como principales herramientas de trabajo de este tipo de organismos.

Mientras las universidades corporativas siguen haciéndose hueco en España, los expertos coinciden en que su principal actividad, la gestión del conocimiento, será una de las claves para conseguir salir de la crisis.

Licenciado por la Universidad de la Hamburguesa

Una de las primeras universidades corporativas en crearse fue la Hamburger University (Universidad de la Hamburguesa). Corría el año 1961 cuando McDonald's ideó un centro educativo donde sus empleados serían adoctrinados para la administración de negocios de comida rápida, concretamente en áreas como el servicio que se debe proporcionar a los clientes, la calidad y presentación de los menús y las claves para la limpieza de los restaurantes.

Esta peculiar universidad ha pasado de tener 14 estudiantes en su primera generación a unos 5.000 alumnos al año en la actualidad que buscan licenciarse en Hamburguesología, como se denomina el título con el que se gradúan.

En el centro, que cuenta con traductores que permiten la enseñanza en 28 idiomas, entre ellos el español, el japonés y el chino mandarín, se realizan simulacros en donde los futuros dirigentes de McDonald's se enfrentan a una larga fila de clientes descontentos mientras reciben órdenes que se van complicando. Luego, en el aula, examinan estas experiencias y analizan los factores de éxito o fracaso para aprender a minimizar situaciones de posible caos. Las mismas simulaciones se realizan también en torno al servicio McAuto, que vende los productos de la cadena de comida rápida sin salir del coche.

Fundada en un sótano de un restaurante de la cadena en Elk Grove Village (Illinois), en la Universidad de la Hamburguesa se han graduado desde sus inicios más de 250.000 personas, entre ellas el expresidente de la compañía Jim Skinner. Hoy, la universidad cuenta con 22 equipos de entrenamiento en Estados Unidos y con campus en Sídney, Múnich, Londres, Tokio, Hong Kong y Brasil.

En los últimos años, otras empresas como Target y Wal-Mart han ido a observar los métodos de entrenamiento de McDonald's e incluso algunas facultades dan créditos a los alumnos que asisten a la Universidad de la Hamburguesa, considerada por McDonald's como una de las claves de su éxito a nivel mundial.