Directivos / Verano

Huertos en casa, lo último en alimentación sana

Cultivar en jardines y terrazas está de moda. Un hobby que engancha y ayuda a redescubrir los sabores

La búsqueda del auténtico sabor de los productos agrícolas en las ciudades no es nueva. Primero fue la creciente exigencia a fruteros y verduleros de productos orgánicos. Luego la compra organizada a productores de las afueras. Ahora llega el autocultivo, un auténtico hobby que permite experimentar la sensación de comer alimentos realmente frescos.

Para ser un agricultor en su propia vivienda basta con una terraza o un balcón a los que les dé el sol, paciencia, mucha constancia y dinero, si se quiere disponer de un huerto con todas las comodidades y complementos para que cultivar sea una actividad placentera y no agotadora. Sembrar en casa es una afición que está creciendo bastante en España, aunque en otros países como EE UU, Inglaterra, Alemania o Francia tiene muchos más seguidores. Así lo asegura Alfonso Sánchez, de Planeta Huerto, una tienda online que vende productos relacionados con la jardinería y la vida sostenible. En cuanto al perfil de sus clientes, Sánchez indica que oscilan entre los 30 y los 50 años, son más mujeres que hombres y tienen un nivel adquisitivo medio y medio-alto.

Además, comer productos propios es una opción muy sana, según han demostrado múltiples estudios. Uno de los últimos, realizado en la Universidad de Barcelona, refleja que los tomates orgánicos contienen niveles más altos de antioxidantes que los tomates convencionales. Y es que los alimentos que se producen de manera natural tienen una mayor concentración de nutrientes y están libres de residuos tóxicos y pesticidas.

Planeta Huerto es una de las empresas que venden el kit necesario para que cultivar en casa sea todo un lujo. Uno de sus productos estrella son las mesas de cultivo. De diferentes tamaños, poseen la ventaja de que permiten trabajar en una postura cómoda para la espalda. Compuestas de una estructura ligera, normalmente de madera o acero galvanizado, disponen de una profundidad de cultivo suficiente para la mayor parte de las hortalizas. El fondo del cajón está hecho con unas planchas dirigidas hacia unos puntos de drenaje y tiene ruedas para poder moverla fácilmente y aprovechar al máximo las zonas soleadas. Además puede ir equipada con una serie de complementos para ayudar al cultivo, como un kit de invernadero, cañas de bambú para cultivar plantas trepadoras y riego por goteo fácil de instalar y usar.

El precio de la mesa oscila entre los 95 y los 160 euros, complementos aparte. Estas mesas y otros productos se pueden adquirir también en sitios online como La Despensa Verde o VegTrug, y en tiendas especializadas en jardinería como Verdecora.

Ignacio González vive en Madrid y tiene un huerto en la terraza de su casa. "Siempre me he quejado de que los tomates, pepinos, lechugas del supermercado no saben a nada y un amigo me comentó que él había puesto una mesa de cultivo en casa así que me animé y fui a comprar una pequeña para mi terraza". Meses después, ya ha podido comerse sus propias verduras y hortalizas. "Tienen un sabor más auténtico y es muy satisfactorio consumir algo que tú mismo has sembrado y cuidado".

Al comenzar la siembra es importante orientar la mesa de cultivo hacia el sur para conseguir un mínimo de cinco horas diarias de sol. En cuanto al agua, siempre es mejor una humedad constante y en menor cantidad, por lo que es aconsejable el sistema de riego por goteo. Por último, se deben utilizar sustratos orgánicos ligeros para aportar nutrientes al cultivo.

Desde Planeta Huerto dan cuatro argumentos más para cultivar en balcones y terrazas. Primero, para desconectar. "Dedicar todos los días media hora al cuidado y observación del huerto ayuda a disminuir el estrés", aseguran desde su página web. Segundo, para llevar una vida más sostenible. Tercero, para comer mejor y redescubrir el sabor de los alimentos recién cosechados. Y cuarto y último, para ahorrar energía, ya que un huerto situado en una terraza o azotea actúa como cubierta verde, disminuyendo la temperatura de la casa y permitiendo un ahorro en climatización.

Lecturas prácticas

Libros que enseñan las claves para montar un huerto en casa

-Tu huerto ecológico en casa, de Mariano Bueno.

-El huerto urbano. Manual de cultivo ecológico en balcones y terrazas, de Josep M. Vallès.

-Huerto urbano. 24 hortalizas de balcón, notas y trucos culinarios, Jardinería Fácil, de Larousse.

-La huerta en casa, de Usoa Arin.

-Manual práctico del huerto ecológico, de Mariano Bueno.

Cinco cultivos fáciles de plantar en casa

Según Planeta Huerto, para iniciarse con el arte de cultivar en casa lo mejor es elegir productos a los que no les afecten enfermedades y plagas y que se puedan sembrar durante casi todo el año. Hay cinco especies que cumplen estos requisitos a la perfección. Para empezar, las acelgas. Estas se pueden cultivar hasta el invierno, para que no les afecten las heladas, y tan solo requieren bastante espacio entre una planta y otra para su desarrollo. Una o dos plantas son suficientes para una familia.

Las lechugas son un cultivo fácil y rápido, ya que a las cinco semanas de trasplantarse del semillero se pueden cosechar. El rábano es también rápido: se recoge a las cuatro semanas. Por su parte, el ajo, además de ser fácil, es un buen repelente de plagas para todos los cultivos gracias a sus propiedades insecticidas. Además requiere poco riego y abonado y su plantación es sencilla: tan solo hay que poner un diente enterrado con la punta hacia abajo y de él saldrán varios ajos.

Por último, las cebollas son también repelentes contra insectos y se adaptan fácilmente al cultivo urbano, ya que necesitan poco volumen de sustrato y poca distancia entre plantas. Otros cultivos sencillos son la albahaca, el puerro, la remolacha, los guisantes y los nabos.