Para protestar por los recortes

Los funcionarios vuelven a salir a la calle

Centenares de funcionarios han vuelto a salir este lunes a la calle y han cortado varias calles del centro de la capital, entre ellas, Gran Vía, dirección Plaza de Cibeles, para protestar por los recortes anunciados por el Gobierno.

Sobre las once de la mañana, al igual que en jornadas anteriores, algunos trabajadores han salido a las puertas de las dependencias en las que trabajan para mostrar su rechazo a la medida aprobada el pasado miércoles por el Ejecutivo de Mariano Rajoy de quitarles, entre otras cosas, la paga extraordinaria de Navidad. Sobre las 11.20 horas, algunos de ellos han conseguido cortar la Gran Vía y se han dirigido a la Plaza de Cibeles, donde han coincidido con el cortejo fúnebre, en la que varias viudas han simulado un entierro ante un ataúd por la muerte de los "derechos laborales" y de los "servicios públicos".

La protesta ha estado encabezada por una panacarta en la que se podía leer "Ayuntamiento-Palacio con... nuestros impuestos" y en la que figuraban los nueve sindicatos con representación en la plantilla municipal.

"Esto es un atraco", "Por las políticas activas de empleo", "Más bomberos, menos cargos a dedo" y "Bomberos Madrid. Bajo Mínimos" han sido otros de los muchas consignias que han podido leerse en carteles y camisetas que mostraban los manifestantes que se han quejado por el recorte de sueldos y derechos, y han animado a los empleados públicos, a su paso por diferentes sedes oficiales de las administraciones, a unirse a las reivindicaciones.

Durante la manifestación, los integrantes de la misma han modificado el recorrido previsto, ya que en principio se esperaba que cubriesen el tramo que va de la sede del Área de Economía del Ayuntamiento, en Gran Vía, hasta la calle de Alcalá, donde se ubica la sede de la Consejería de Educación de la Comunidad.

Finalmente, han llevado sus protestas a la misma puerta de la sede del Ayuntamiento de Madrid, en la Plaza de Cibeles, donde han avanzado hasta la puerta y donde han gritado "ladrones", y hasta los aledaños del Congreso, ya que no han podido avanzar a la sede de la Cámara Baja debido a que una valla y furgones policiales impedían acercarse.

Las dos horas de marcha, entre las 11.00 y las 13.00 horas, han transcurrido sin incidentes de importancia y han motivado que al paso de los funcionarios tuvieran que realizarse cortes de tráfico en Gran Vía, Cibeles y Neptuno.

El único episodio de cierta tensión tuvo lugar pasadas las 12.30 horas, y durante unos minutos, cuando decenas de manifestantes han agitado las vallas colocadas por el dispositivo de seguridad en la Plaza de las Cortes para evitar que la marcha llegase al Congreso, aunque los antidisturbios no han intervenido.

La manifestación que ayer reunió a centenares de personas, muchos de ellos funcionarios, para protestar contra los recortes se saldó finalmente con la detención de una persona acusada de resistencia y desobediencia, ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.