Ibex 35 vs compañías de alta calidad españolas

Los últimos 3 años están siendo especialmente duros para los fondos con vocación de renta variable española. El Ibex 35 se deja un 49% en los últimos 30 meses. El Ibex 35 se encuentra por debajo de los niveles mínimos que marcó en marzo de 2009, con los blue chips extremadamente castigadas por su condición de españolas. Iberdrola, Telefónica, Santander, Repsol y BBVA se acercan a mínimos de la última década sin que nadie parezca valorar sus negocios tanto españoles como extranjeros. Así, la renta variable española cotiza con la mayor rentabilidad por dividendo de los mercados europeos, lo cual no es de extrañar si consideramos que Telefónica, Iberdrola o Santander tienen rentabilidades por dividendo por encima del 10%. Pero el mercado no se lo cree.

Como gestor del único fondo de renta variable española de Renta 4 Banco, el Renta 4 Bolsa FI, llevo muchos años con muy poca ponderación en el sector financiero, y no tenemos idea de cambiar este sesgo en tanto en cuanto encontremos otras empresas con mayor visibilidad y mayor certidumbre financiera. En la composición de la cartera del fondo, incluyo compañías con mayor componente industrial que encontramos en el mercado continuo español y donde hallamos lo que más echa en falta el selectivo Ibex 35: crecimiento del beneficio.

Telefónica, Santander, Iberdrola, BBVA, Gas Natural, Indra y un largo etcétera cotizan a precios ridículos en términos de valoración, pero a todos ellos les falta crecimiento. ¿Dónde lo encontramos? Este mes he dedicado varios días a reunirme con compañías industriales españolas que aunque no pertenezcan al Ibex 35, han hecho sus deberes estos últimos años invirtiendo en sus negocios para diversificar su exposición geográfica. Muchas lo han conseguido y cuando hablas con sus equipos directivos te das cuenta del diferente tono que tienen hablando de la economía española o de su negocio en particular. Estoy hablando de empresas como: Prosegur, Ence, CAF, Tubos Reunidos, Viscofán, Meliá Hotels, CIE Automotive, Ebro Foods, Tubacex, Vidrala, Almirall o Duro Felguera.

Prosegur por ejemplo, acaba de presentar su plan estratégico 2012-2014 con una expectativa de crecimiento de ventas del 50% gracias a adquisiciones en Alemania y en mercados latinoamericanos. CAF tiene la mayor cartera de pedidos de su historia sin tener contratos nuevos españoles. Viscofán sigue expandiéndose por Asia y ha encontrado en países latinoamericanos otra manera de seguir creciendo, Vidrala se aprovecha del mayor peso de las exportaciones en la industria de bebidas española, CIE Automotive consigue más de la mitad de su EBITDA de Brasil y México, donde el mercado automovilístico goza de una salud envidiable, Tubacex ha encontrado en las exploraciones de Brasil una manera de vender sus tubos de alta calidad y Tubos Reunidos en EEUU gracias al “boom” del shale gas.

En fin, hay poca industria en España porque se hicieron mal las cosas en los últimos 30 años, y eso ya no tiene solución, pero también hay muy buenas empresas, con productos de alta calidad, olvidadas por los mercados por su condición de españolas que están teniendo un comportamiento en sus cuentas que vale la pena tener en consideración.

Creo que a medio plazo, la apuesta por este tipo de compañías debería dar grandes satisfacciones a sus accionistas, y por ese motivo las mantengo en la cartera del Renta 4 Bolsa FI, porque creo que es una buena manera de descorrelacionar el fondo de un Ibex 35 que le va a costar remontar el vuelo y volver a la senda del crecimiento. Los niveles a los que cotizan muchas de las empresas que tenemos en cartera reflejan un nivel de estrés muy parecidos a los vistos en 2008 y el verano de 2011. Creo sinceramente, que estamos en disposición de obtener futuros retornos muy atractivos para los partícipes.

El mercado de renta variable con la liquidez que proporciona diariamente y la transparencia de sus operaciones, permite que invirtamos en empresas que sería imposible comprarlas a los precios a los que cotizan actualmente. Desde mi punto de vista, debemos valorar los precios a los que cotizan muchas empresas actualmente como una oportunidad y no una trampa.

La valoración de la renta variable española a día de hoy solo está justificada por la enorme incertidumbre por culpa de la intensidad y duración de la crisis soberana europea. Pero, ¿qué inversor pretende comprar bolsa a valoraciones como las actuales cuando hay certidumbre económica y crecimiento? Imposible, ya os lo digo yo. Cuando los mercados superen el periodo actual de turbulencia financiera, las valoraciones se normalizarán y no se dará las probabilidades de colapso económico que se dan actualmente. La renta variable se dirigirá a su PER medio de 12x beneficios y dividendos del 3%, es decir un 40% o 50% por encima de los niveles actuales.

Como ha pasado otras veces, el sentimiento es tan negativo y el mercado está tan estresado, que cualquier signo positivo que fortalezca la confianza de los mercados financieros, harán que el rebote de la renta variable sea espectacular, pero el cambio de la tendencia estructural al alza, tardará en llegar.

Javier Galán

Gestor de renta variable de Renta 4 Banco.

@javiergalan77

Normas