La institución representa a los banca en las negociaciones

El IIF cree que la participación en la quita de la deuda griega será "altísima"

La participación de los acreedores en la condonación voluntaria de la deuda griega "será altísima", afirmó hoy en Río de Janeiro el director ejecutivo del Instituto Internacional de Finanzas (IFF), Charles Dallara, quien representó a los bancos en las negociaciones de la reestructuración de la deuda.

"Durante mucho tiempo evité dar un número específico del nivel de participación y seguiré evitando dar un número, pero siento que habrá una altísima participación", afirmó Dallara en una rueda de prensa en Río de Janeiro donde promovió hoy una reunión de ejecutivos de bancos privados de América Latina.

Según el portal informativo griego In.gr, propiedad de un importante grupo mediático, los poseedores de 143.000 millones de euros de deuda griega se han inscrito ya en el registro, lo que supone más del 80 por ciento, en un proceso que expira hoy a las 21.00 horas.

"Soy bastante optimista sobre el éxito de esta negociación, que es muy difícil, y creo que podremos avanzar a la próxima fase, que es la recuperación económica de Grecia", agregó.

Dallara dijo que confía en que, una vez aprobada la quita de la deuda, Grecia conseguirá reconstruir su economía, restaurar la credibilidad y generar nuevos empleos.

Según el director del IFF, entidad que agrupa a gran parte de los bancos del mundo y que representó a esas instituciones financieras en las negociación de la deuda griega, los términos de la negociación fueron considerados por los bancos como "justos" y "atrayentes".

Dallara advirtió de que los inversores tienen que tener en cuenta lo ya dicho por el Gobierno griego en el sentido de que "no hay más dinero para ofrecer en ese intercambio de deudas".

"Esas son las opciones reales que hay ahora y por eso consideramos que todas las empresas que representamos en las negociaciones y que tienen títulos están comprometidos a participar en el intercambio voluntariamente", aseguró.

Agregó que los bancos consideran los términos de la negociación atractivos pese a que el intercambio los obligará a "eliminar más del 50 por ciento de los valores nominales (de los títulos en sus balances".

"Es un número muy impresionante pero el valor actual de las pérdidas es aún mayor", afirmó Dallara.

La participación de los acreedores que poseen al menos el 75 por ciento del volumen de su deuda permitirá a Grecia iniciar el proceso de quita y activar las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC), que obligan a aceptar la condonación de la deuda incluso a los tenedores que no la han aceptado.

La reestructuración prevé la condonación de unos 107.000 millones de euros a través de un canje de los bonos actuales por otros depreciados algo más de la mitad de su valor.

Según el director del IIF, los acreedores recibirán a cambio de sus títulos parte en dinero líquido pero el éxito de la negociación aumentará la confianza y apreciará el valor de los nuevos títulos resultantes del proceso.

"La previsión es que Grecia se recupere y pueda volver a crecer. Creo que habrá un viraje en Grecia algún día y los inversores obtendrán sus beneficios en el futuro", aseguró.

Por otra parte, el director ejecutivo del IIF declaró que espera que este organismo no tenga que ejercer el mismo papel que ha hecho con Grecia con otros países europeos en crisis.

"No tenemos ningún interés en desempeñar ese papel ni necesidad de desempeñar un papel semejante al que tuvimos en Grecia en otros países", afirmó Dallara.

"Países como España, Portugal, Irlanda e Italia tienen un gran pasado de ajustes y de recortes. Es importante que encuentren el crecimiento y por eso queremos estimular un reequilibrio de la economía a nivel global", añadió.