Entrevista a Guido Ravoet. Secretario general de la Federación Europea de Banca (FEB)

"La quita del 53% en la deuda griega es definitiva"

Hoy vence el plazo para que los inversores privados, bancos en su gran mayoría, acepten el canje de deuda griega. El recorte en su cartera será del 53% sobre el valor nominal de los bonos, lo que se traducirá en unas pérdidas reales de entorno al 75%. Según la patronal bancaria, las entidades llevaban tiempo descontando tal depreciación.

Guido Ravoet, secretario general de FEB
Guido Ravoet, secretario general de FEB

La patronal bancaria europea se siente agraviada por la crisis de deuda pública. El secretario general de la Federación Europea de Banca (FEB), Guido Ravoet, señala directamente al regulador y a las agencias de rating, hasta el punto de considerarse "las víctimas de esta crisis".

Los títulos soberanos, considerados tradicionalmente como activos libre de riesgo, se han convertido en una bomba de relojería. Hoy vence el plazo para el canje de deuda griega, con un recorte para los inversores privados del 53% sobre el valor nominal de los bonos y unas pérdidas reales del entorno del 75%.

Ravoet desliga crisis bancaria de crisis de deuda, aunque reconoce que "probablemente los bancos no estaban bien capitalizados antes de las primeas convulsiones". En todo caso, cree que las oleadas regulatorias que se han desatado después de 2008 son excesivas. Según Ravoet, el sector vive hoy un tsunami regulatorio.

¿Aumentará el porcentaje de las quitas en la deuda Grecia?

No, 53% es un acuerdo definitivo. Tal vez en cinco años haya que volver a negociar, pero no afectará ya a los acreedores privados. Serán el FMI y MEDE (mecanismo permanente de estabilidad, es decir, el fondo de rescate permanente) quienes tengan que negociar una quita mayor.

¿Qué impacto tienen los recortes para los bancos europeos?

Creo que los bancos se habían anticipado a esta acuerdo y lo tenían descontado. Llevaban tiempo descontando la depreciación de sus carteras según el precio de mercado. Y con respecto a los bonos españoles o italianos hay una presión mucho menor que la vivida en septiembre.

¿Qué le parece la reforma del sector en España?

En líneas generales los bancos españolas funcionan correctamente. Hay algunas disfunciones con las cajas de ahorros y se está poniendo remedio. Su privatización es una solución lógica. Una evolución natural que ya hemos visto en el resto de Europa. En Italia las cajas de ahorros cambiaron su estatus de entidades público-regionales a privadas. En Alemania, en Austria ya ha sucedido lo mismo. Las provisiones exigidas para cubrir las pérdidas por la inversión el sector inmobiliario el ladrillo también me parecen adecuadas.

¿Después de la inyección masiva de liquidez por parte del BCE, cuando cree que llegará ese dinero a la economía real, sobre todo el Italia o España?

Bueno, yo trabajo a nivel europeo. Pero, déjeme decirle algo. Se ha conseguido evitar un colapso del crédito, ni en Italia ni en España. Los bancos están prestando a familias y empresas.

Bueno, muy poco

Sí, las condiciones de acceso al crédito se han endurecido, es cierto. Los bancos exigen más garantías y hay un mayor riesgo de impago. El último informe sobre el crédito del BCE dice que las condiciones se han endurecido, pero sobre todo debido al empeoramiento de la recesión económica: hay menos demanda y aumenta el riesgo de impago. Es ésta la causa y no un problema de regulación o capitalización de los bancos.

¿A qué se refiere con tsunami regulatorio?

A la acumulación de normativa que se ha aprobado en los últimos años: Los exigencias sobre liquidez y solvencia, que culmina en Basilea III; la directiva mifid, la directiva de auditores, que también nos afecta y las exigencias de la ABE (regulador europeo del sector financiero) para elevar este mismo año las exigencias de capital al 9%.

¿Qué opina sobre el impuesto sobre las transacciones financieras?

No teníamos suficiente con todo esto para además ahora se abra el debate sobre la tasa Tobin. La banca aporta el 17% de los impuestos sobre empresas en la UE y el 6,5% de sobre el PIB de la UE. Pero subir los impuestos a los bancos es una medida populista y fácil de vender a la opinión pública.

¿Qué opciones tiene la banca para recapitalizarse?

Guardar beneficios; salir al mercado y ofrecer rentabilidad; Desapalancamiento y vender activos no estratégicos. Pero tiene que haber un equilibrio porque al subir los niveles de capital también sufre la economía real. Además desde el inicio de la crisis ha habido medidas proteccionistas por parte de algunos Estados.

¿Por ejemplo?

Reino Unido quiere más flexibilidad en los criterios de solvencia y liquidez. Hay una directiva que tiene que implementarse y la CE ha hecho una concesión al Reino Unido por lo que sus bancos pueden interpretar las normas con más laxitud. Por otro lado, algunos países han ido más allá, exigiendo más capital y esto va en contra del mercado único. Supone un grave problema para los bancos europeos transfronterizos. En el reciente Consejo Europeo se ha hecho mucho hincapié el estimular el mercado único y nosotros abogamos fuertemente por esto. Necesitamos unas normas de liquidez y recapitalización comunes y no que los bancos tengan que cumplir con 27 variaciones legislaciones.

¿Cómo está afectando la crisis de deuda a los bancos europeos?

Hay diferencias entre la crisis bancaria de 2008 y la de deuda, que vivimos en los últimos dos años. Nosotros somos, de hecho, las víctimas en esta última fase. Tenemos que comprar bonos soberanos porque siempre han sido considerandos un ejemplo de liquidez. Y ahora tenemos que deshacernos de los bonos o asumir un fuerte descuento y una merma de la liquidez. Hay gente que piensa que somos los culpables cuando en realidad somos las víctimas.

¿No hubo un exceso de riesgo? ¿Cuál sería el grado de responsabilidad de los bancos europeos en relación a la crisis bancaria?

Sí. La crisis bancaria de 2008 se desató tras la caída de Lehman Brothers y el efecto domino. Demasiada inversión en productos estructurados, como hipotecas subprime. Esto es evidentemente responsabilidad de los bancos que decidieron invertir en estos activos tóxicos, pero ahora desde 2010 nos estamos enfrentando a la crisis soberana que no está relacionada con la crisis bancaria.

Pero muchos Estados europeos sufrieron severos desajustes presupuestarios como consecuencia de destinar dinero público a los planes de salvamento de los bancos. ¿No cree que crisis de deuda y crisis bancaria están conectadas?

En algunos países, sobre todo en Irlanda, donde la burbuja inmobiliaria produjo un grave daño a los cajas de ahorros y los bancos. Pero Santander y BBVA no tienen mucho problema por su exposición a la deuda pública española. Son más las cajas de ahorras porque invirtieron en el sector inmobiliario. En Italia tampoco, porque no necesitaron ayuda los bancos antes de la deuda pública. Pero en todo caso, para la mayoría de los Estados de la UE no hay una gran relación entre crisis bancaria y crisis soberana. En Grecia, por ejemplo, los bancos griegos no tenían realmente problemas antes de la crisis de deuda.