La refundación de la zona euro

El BCE se prepara para ampliar la barra libre de liquidez a la banca

Los mercados dan por sentado que el Banco Central Europeo rebajará hoy los tipos al 1% pero el foco estará puesto en si mejora la financiación de la banca europea alargando de uno a dos años el plazo de los préstamos de liquidez y ampliando el tipo de activos que acepta como colateral para darlos.

Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort
Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort

Mario Draghi, que lleva apenas un mes al frente del Banco Central Europeo, dará hoy el pistoletazo de salida a 48 horas que se consideran claves para el futuro del euro, la economía europea y el propio proyecto comunitario. Un día antes de la sonada cumbre de la UE, y solo a unas horas de que la Autoridad Bancaria Europea (ABE) dictamine las necesidades de capital de los bancos del Viejo Continente, la cúpula del BCE deberá afrontar la severa sequía de financiación que padecen las entidades y, por ende, la economía.

Las medidas que se tomen, su ausencia o las declaraciones que se produzcan al respecto, prometen acaparar toda la atención en la comparecencia de Draghi, pues todo el mundo da por sentada ya cuál será la decisión sobre los tipos de interés, el habitual eje central de la cita mensual del BCE. Después de que Draghi se estrenara con una rebaja de tipos del 1,50% al 1,25%, los mercados dan por descontado que el sucesor de JeanClaude Trichet volverá a aplicar mañana una bajada de 0,25 puntos al precio del dinero. "Desde luego es la opción más probable, pero no es descartable que la rebaja sea de 0,5 puntos", ante el temor internacional a una nueva recesión, "ni es imposible que los mantenga en el 1,25%", y se guarde esta carta para mejor ocasión, advierte Daniel Pingarrón, analista de IG Markets.

Las expectativas, sin embargo, están puestas en que el BCE refuerce la barra libre de liquidez que concede a la banca. Un sordo rumor que recorre los mercados en los últimos tiempos, en los que las entidades han visto aún más restringido su acceso a la financiación, y que tres funcionarios de la eurozona, citados por Bloomberg, adelantaban ayer que tomaría forma hoy. Las opciones que se barajan incluyen que Draghi rebaje las exigencias sobre los activos colaterales que admite el BCE para conceder estos préstamos. Aunque algunos expertos han hablado incluso de permitir el cómputo de renta variable como aval para el crédito, Pingarrón apuesta más por el hecho de que se ignoren las notas negativas de las agencias de rating sobre determinados activos ya utilizados, especialmente deuda pública. Por otra parte, se está hablando de ampliar el plazo de las líneas de liquidez de uno a dos años.

La urgencia por reforzar las líneas de liquidez del BCE se debe a que estas se han convertido en la principal vía de financiación de la banca europea. Si el grifo del crédito se cerró con el estallido de la crisis financiera, la desconfianza entre las propias entidades -agravada por el miedo al contagio por deuda soberana- ha dado al traste con el sistema de préstamos interbancarios. Aunque las cámaras de compensación, que median entre entidades, suplieron este problema durante un tiempo, ahora ponen trabas para aceptar títulos públicos de determinados países. Por último, la captación de pasivo de los clientes minoristas, que ha despertado una fuerte competencia comercial entre las firmas, también se ha visto resentida por la enorme rentabilidad que pagan los Estados (más de un 5% en el caso de letras españolas), por lo que las esperanzas en que el crédito fluya con suficiente fuerza entre las entidades como para alcanzar a la economía real están puestas en el BCE.

Finalmente, todo el mundo estará pendiente de si Draghi está dispuesto a oficializar el papel de bombero del BCE, como comprador de deuda soberana, a cambio de la mayor consolidación fiscal que exigen Berlín y París. Un debate que amenaza con acaparar buena parte de la cumbre de la UE del viernes.

La cifra

54 de los 57 analistas consultados por Bloomberg consideran que el BCE rebajará hoy los tipos de interés. La apuesta mayoritaria es que será en 0,25 puntos.

Se dispara la demanda de préstamos en dólares

50.685 millones de dólares (unos 37.545 millones de euros) con vencimiento a tres meses adjudicó ayer el Banco Central Europeo a 34 bancos del Viejo Continente, a un interés fijo del 0,59%. El BCE también dio 1.602 millones de dólares con vencimiento a siete días al 0,58% a cinco bancos. Toda la demanda quedó satisfecha. Esta subasta fue la primera que se celebra tras el acuerdo sellado la pasada semana por el BCE, la Fed estadounidense y los bancos centrales de Japón, Inglaterra y Suiza para facilitar financiación al sector rebajando el interés de los préstamos. En los tres meses anteriores, el BCE había prestado 395 millones a un tipo del 1,09%. El acuerdo, y la sed de crédito demostrada ayer por las entidades, demuestra la dificultad que tiene la banca europea para encontrar financiación, no solo a nivel local sino en el mercado internacional.