Ruiz-Mateos dice que la venta de Nueva Rumasa supone un "grave deterioro de su patrimonio"

La familia Ruiz-Mateos ha asegurado que debido a una "injusta, cruel, encarnizada y continuada persecución, nunca jamás conocida", se ha visto obligada a "malvender" las empresas de Nueva Rumasa, cuyos "importantísimos" activos valora en unos 6.000 millones de euros a "precios irrisorios", lo que ha supuesto un "grave deterioro" de su patrimonio.

En un comunicado, los empresarios aseguran que la venta de Nueva Rumasa a Back in Business, una operación valorada en 1.500 millones de euros, el importe de deuda que suma en el tiempo, se ha llevado a efecto "en beneficio de todos los acreedores, inversores de pagarés, empleados".

Así, el fundador del grupo, José María Ruiz-Mateos asegura a sus inversores que "cobrarán" porque esta venta "no altera las garantías concedidas anteriormente" y recalca su "firme compromiso" para hacer frente al reembolso de los pagarés.

Como prueba de ello, señala que en la operación se les respeta la cesión de los derechos económicos de la antigua Rumasa, a la que ya se han adherido gran parte de los inversores. "Aunque nos cueste sangre, sudor y lágrimas", apostilla el empresario.

En este sentido, asegura que la conducta de la familia "siempre ha sido de buena fe y sujeta a la ley" y nunca estuvo en su ánimo defraudar a las personas que depositaron su confianza en ellos.

"Queremos reiterar, una vez más, nuestra más absoluta confianza en que las acciones adoptadas permitan reactivar la producción y la actividad de las compañías y como consecuencia mantener los puestos de trabajo y garantizar el pago a acreedores e inversores", concluye el comunicado.