Back in Business se queda con la deuda de la empresa

Nueva Rumasa queda en manos de los liquidadores de Marsans

Back in Business liquidará Nueva Rumasa. Atendiendo a los antecedentes de esta sociedad, la que se encargó de liquidar Marsans, el destino del grupo de empresas de los Ruiz-Mateos es muy incierto. En realidad, la sociedad, controlada por el empresario Ángel de Cabo, no paga nada, se limita a asumir la deuda de 1.500 millones de euros.

El patriarca de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, durante una rueda de prensa
El patriarca de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, durante una rueda de prensa

Como adelantó CincoDías el pasado 28 de julio, la familia Ruiz-Mateos ha formalizado la venta de su grupo Nueva Rumasa, actualmente en concurso de acreedores, a Back in Business, sociedad de Ángel de Cabo, empresario que el pasado año se hizo a través de Posibilitum con Viajes Marsans.

La operación se ha cerrado por el importe de deuda de 1.500 millones de euros que suman las empresas del grupo, si bien el importe final dependerá de "los posibles acuerdos que se alcancen con los acreedores". Back in Business indicó en un comunicado que toma Nueva Rumasa con el fin de "analizar todas las líneas de negocio y tomar las medidas necesarias con el fin último de que las sociedades entren en valor y conseguir así la mayor satisfacción de sus acreedores".

De su lado, la familia Ruiz-Mateos mostró su satisfacción por haber alcanzado un acuerdo con una empresa "nacional y de una dilatada experiencia en este tipo de situaciones". "Ello supone una garantía de continuidad de la actividad y, por consiguiente, de los puestos de trabajo".

¿Quién es Posibilitum Business ?

El equipo que ahora toma el control de Nueva Rumasa es el mismo que lideró la gestión de Marsans cuando el grupo turístico entró en concurso de acreedores. Si entonces tomaron como vehículo para la adquisición de Marsans una sociedad que tenía como objeto social el comercio de animales domésticos y exóticos, para la toma de Nueva Rumasa previsiblemente emplearán otra sociedad adquirida para esa operación.

En realidad Posibilitumm Business surgió de una gestoría de Ontinyent (Valencia), cuyo responsable, Ramón Cerdá, se dedica a crear empresas para venderlas posteriormente a personas que no quieren hacer el papeleo que supone. En principio el equipo de Posibilitum se presenta como reestructurador de compañías en problemas, pero en numerosas ocasiones su gestión ha ido encaminada a la liquidación de la compañía en cuestión.

En ese proceso de liquidación acabó el traspaso del grupo Marsans, y anteriormente el de empresas como Omega Urbacivil, de Alicante y Vías, Canales y Puertos, de Jerez, compañías que también gestionaron los profesionales encabezados por Ángel de Cabo Sanz. A través de la sociedad Nuevas Formas y Diseños el mismo equipo gestiona en la actualidad Teconsa, el grupo de Martínez Núñez que entró en concurso en 2009.

La postura de los Ruiz-Mateos

La familia Ruiz-Mateos atribuyó su decisión de optar por la oferta de Ángel de Cabo, de "entre las numerosas recibidas en los últimos meses", "al profundo conocimiento que muestra del grupo y su probada solvencia económica y de gestión". "Nos garantiza la mejor alternativa posible para trabajadores, proveedores y clientes", añadieron.

En virtud de la operación, Back in Business ha adquirido las sociedades matrices que sustentan la actividad de Nueva Rumasa, tras cinco meses de negociación y la realización de la correspondiente due diligence.

Durante esta auditoría a las firmas del grupo, la empresa compradora se ha centrado en "estudiar las distintas áreas de negocio del grupo y sus activos", para finalmente proceder en las últimas tres semanas a cerrar la "compleja operación" de compraventa.

Siete meses tras pedir concurso

La transacción se registra siete meses después de que el pasado 17 de febrero la familia Ruiz-Mateos reconociera la insolvencia de sus principales firmas y solicitara el concurso de acreedores para diez de sus sociedades a las que posteriormente se han sumado otras filiales.

En concreto, entre las firmas de Nueva Rumasa actualmente en concurso figuran Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Hibramer, Trapa, Carcesa (Apis y Fruco), Quesería Menorquina y el Rayo Vallecano.

No obstante, en el caso del club de fútbol no forma parte de la transacción dado que ya se vendió el pasado mes de mayo al empresario madrileño Raúl Martín Presa por su deuda de 40 millones de euros, mientras que Quesería Menorquina fue vendida por la administración concursal a directivos y trabajadores. NO

Evitar el desmembramiento del grupo

Back in Business, que ha nombrado a Iván Losada director general del grupo Nuevo Rumasa, contempla como "prioridades a corto plazo" para la compañía adquirida mantener un contacto "claro y transparente" con las administraciones concursales de las empresas, "evitar el desmembramiento del grupo y acordar unos convenios de acreedores sostenibles que consoliden en futuro de las distintas firmas".

En este sentido, los nuevos propietarios indicaron que "en las próximas semanas" seguirán profundizando en los distintos planes de viabilidad y estratégicos de cada área de actividad y empresa, "en colaboración con la administración concursal de cada sociedad".

Los inversores en pagarés

En cuanto a los inversores titulares de los pagarés que emitió Nueva Rumasa, la firma asegura que la compra de la empresa "no altera las garantías que se les concedieron"; es decir, se mantienen las condiciones contractuales correspondientes a estos títulos de deuda. Además, aseguró que les facilitará los "medios adecuados para canalizar sus peticiones, que serán atendidas en todo momento, siempre en defensa de sus intereses".

En cualquier caso, Back in Business, el nuevo propietario, es quien asume todos los pasivos de la empresa, Nueva Rumasa, incluidos los pagarés, y dependerá de él, y de cómo se desarrolle el concurso de acreedores en el que se encuentra la mayoría de las compañías del grupo, el pago de estos títulos de deuda.

El propio fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, indica en la nota de prensa, consensuada comprador y vendedor, que uno de los motivos decisivos para inclinarse por esta opción ha sido "el compromiso de los nuevos propietarios de seguir con las obligaciones adquiridas por Nueva Rumasa con los inversores que mostraron su confianza en nosotros".

Ruiz-Mateos reitera que "mantiene su compromiso moral y firme para que todos los inversores de pagarés cobren".Como prueba de ello, asegura que se les respeta la cesión de los derechos de justiprecio de la antigua Rumasa, a la que ya se han adherido parte de los inversores.