Le costarían entre 20.000 y 25.000 millones en 10 años

Merkel niega peligro de recesión en Alemania e insiste contra los eurobonos

El rescate a Grecia tropieza con las peticiones de garantías de Finlandia

La canciller alemana, Angela Merkel, insistió ayer en descartar tajantemente la implantación de eurobonos para resolver la crisis de la deuda en la eurozona y afirmó asimismo que no hay peligro de recesión en la economía alemana.

"Los eurobonos no son la solución. Serían el camino equivocado", dijo Merkel en una entrevista con la televisión pública alemana ZDF, en la que aseguró que su implantación llevaría a una "unión de la deuda", no a la "estabilización de la situación". "No podemos permitir que los mercados marquen nuestra política", afirmó.

Lo cierto es que el coste de los eurobonos para Alemania sería muy alto. Según Der Spiegel, el Ministerio de Finanzas germano calcula que ese coste adicional se situaría entre 20.000 y 25.000 millones de euros en diez años.

La canciller rechazó también que haya peligro de recesión en la economía alemana, a pesar de la ralentización del segundo trimestre del año -el PIB creció el 0,1%, frente al 1,3 % del trimestre anterior. Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, descartó a su vez el peligro de que las agencias de rating quiten la máxima nota a Alemania, la AAA, como consecuencia de su programa de austeridad.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, elegido por el eje franco-alemán para presidir el Gobierno económico europeo que proponen, se manifestó en la misma línea que Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, al afirmar que Europa deber esperar a que sus economías y presupuestos logren mayor convergencia antes de plantearse emitir eurobonos. Aseguró que la solución a la crisis reside en medidas como el refuerzo del fondo de rescate, dotado en la actualidad de 440.000 millones, por lo que urgió a los veintisiete a que avancen rápidamente en este sentido.

Sin embargo, ese fondo produce disensiones internas en las filas de la CDU de Merkel y sus socios del FDP. Desde la CDU se pide un congreso extraordinario para abordar esa situación.

Discusión abierta

El rescate previsto a Grecia también encuentra nuevas dificultades. La vicepresidenta económica Elena Salgado reconoció el sábado a Bloomberg que "hay una discusión abierta" al respecto, motivada por las garantías adicionales exigidas por Finlandia para su aportación. Austria, Holanda, Estonia, Eslovenia y Eslovaquia han protestado por el posible tratamiento preferente para la aportación finesa solicitando uno similar, lo que podría retrasar la ayuda.

Estas dudas motivaron una carta enviada ayer a las autoridades europeas por el ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, en el que pide una solución "política" y un "mensaje claro y positivos tanto a los mercados como a las sociedades europeas".