Seis restaurantes españoles dentro del ranking Michelín

Una ruta de tres estrellas

Tras el reciente cierre de elBulli, nuestro país se queda con sólo seis restaurantes que ostenten las tres estrellas Michelín, la distinción por excelencia de los locales con la mejor creatividad y calidad gastronómica. Sólo la ciudad de San Sebastián cuenta con la mitad de ellos, los otros tres hay que descubrirlos a través de la geografía catalana.

El pasado 30 de julio pasaba a la historia el restaurante más famoso del mundo. elBulli, encabezado por el galardonado chef Ferran Adrià, apagaba sus fogones después de casi 50 años historia, tres estrellas Michelín y miles de nuevas creaciones para la cultura culinaria que han conseguido aupar a España como referente internacional de la mejor gastronomía. Sin embargo, la cocina española no se queda huérfana, nuestro país aún cuenta con seis restaurantes que pueden presumir del que es considerado por los gourmets como el máximo galardón en el mundo gastronómico: la triple estrella Michelín.

Estos seis restaurantes "estrellados" se concentran en 2 epicentros de nuestro país: el País Vasco y Cataluña. En el País Vasco el destino es único, la ciudad de San Sebastián. A orillas del Golfo de Vizcaya se encuentra la capital de la gastronomía, allí se dan cita tres de los chefs más importantes de Europa: Pedro Subijana, en su restaurante el Akelarre, Martín Berasategui y José María Arzak.

En el caso de Cataluña, que presumía de 4 restaurantes premiados con la triple estrella hasta el cierre de elBulli, sólo quedan tres, eso sí, dispersos en sendas localidades por la geografía catalana, entre Barcelona y Gerona. Recorriendo apenas 80 kilómetros en carretera el visitante puede deleitarse -haciendo reserva previa, eso sí- de las cocinas más apreciadas de la comunidad y de todo el país.

Comenzado la ruta desde el sur, en la famosa guía roja de Michelín está marcado el pueblo de San Pol de Mar (Barcelona), donde se encuentra el Restaurante Sant Pau, regentado por la cocinera Carme Ruscalleda y su marido. El Sant Pau abre todo el año y su salón tiene capacidad para apenas 35 personas, sin embargo su modelo ya ha sido exportado y desde el año 2006 cuenta con una réplica en la ciudad japonesa de Tokio. Aunque su cocina se basa en la tradición y la herencia gastronómica catalana, el comensal puede disfrutar de la creatividad de su chef Carme Ruscalleda a través de platos como "Terciopelo de Tomate", que combina colas de gamba, picadillo de cerezas y verduras.

Sin salir de la provincia, a apenas 25 minutos en coche hacia el interior de la comarca del Vallés Oriental, se encuentra Can Fabes, restaurante propiedad del chef Santi Santamaría. Desde 1994 el local cuenta con las 3 estrellas que acreditan sus excelencia y creatividad culinaria. Además, para recuperarse del viaje o disfrutar de una digestión de verdadero goumet, el complejo ofrece habitaciones de lujo en un ambiente tranquilo, óptimo para relajarse. Can Fabes destaca por la calidad de sus productos, su cocina cuenta con alimentos de agricultura ecológica, pesca artesana y ganadería sostenible procedentes de la comarca y sus alrededores.

Separado por 55 kilómetros, la última etapa de esta ruta culinaria se encuentra un poco más al norte, en Gerona. Allí fue fundado El Celler de Can Roca, restaurante en el que desarrollan su actividad creativa los 3 hermanos Roca: Joan, Josep y Jordi. Según la revista británica The Restaurant, en su ranking de los mejores restaurantes del mundo de 2011, la cocina de los hermanos Roca ocupa el segundo lugar. Su especialidad es la comida tradicional catalana y cuenta con más 200 metros cuadrados de cocina. Además, alberga una cava en la que se guardan más de 40.000 botellas, lo que le convierte en una de las bodegas más completas y apreciadas de nuestro país.