Una medida que aliviará la situación española

Las claves de la intervención del BCE en el mercado de deuda

La intervención en el mercado por parte del Banco Central Europeo has logrado calmar el fuego sobre el que estaba hirviendo la deuda española. ¿Cuáles son las claves de esta intervención?

¿En qué consisten las intervenciones?

El Banco Central Europeo es el organismo que emite el euro, la moneda común de 17 de los 27 estados miembros de la Unión Europea y, por eso, tiene entre otras la misión de velar por el mantenimiento de la divisa europea y la estabilidad de los precios. Así, cuenta con plena automomía para llevar a cabo intervenciones en el mercado de divisas y en el de deuda. En ambos casos, son bastante raras, y apenas se producen cuando la cotización de la moneda única se acerca a mínimos. En el mercado de divisas, de hecho, solo interviene en coordinación con el G7. Las principales actuaciones en este sentido se remontan a septiembre de 2000.

En el mercado de bonos, las intervenciones son más frecuentes. En mayo de 2010, de hecho, creó a raíz de la crisis de deuda el llamado Securities Market Programme (SMP), mediante el cual empezó a comprar directamente bonos de los gobiernos en problemas. Fundamentalmente de Grecia y Portugal. Este programa iba en la línea de otros de EEUU (Quantitative Easing) o del Reino Unido. En total, ha invertido 74.000 millones.

¿Desde cuándo no se habían producido compras de bonos?

El Banco Central Europeo interrumpió el programa de compras de bonos en marzo. Aunque nunca llevó a cabo un anuncio oficial. Transcurrieron 18 semanas hasta que el jueves pasado se decidiera a volver a intervenir en el mercado secundario de renta fija. "No me sorprendería si ustedes vieran algo en los mercados antes de que termine esta conferencia", aseguró el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, en su tradicional misteriosa manera durante su alocución en la rueda de prensa celebrada el 4 de agosto. La compra de bonos, sin embargo, se limitó a Irlanda y Portugal, dos países intervenidos. Esta actuación provocó una auténtica debacle en las Bolsas. El fuego estaba en España e Italia, y los bomberos acudieron con presteza a regar Irlanda y Portugal.

¿Qué obstáculos hay para la compra de deuda?

Básicamente uno: Alemania. Para los economistas del Bundesbank, el BCE no debe de perder de vista su principal cometido: velar por los precios. Por eso, mantienen que la compra de deuda de países periféricos contribuye a su desestabilización. Es un secreto a voces que el presidente del Banco Central alemán, Jens Weidmann, y el economista jefe del BCE, el también alemán Jürgen Stark, votaron en contra de la medida en la reunión celebrada el jueves. Ambos llevaban semanas aplaudiendo que el supervisor suspendiera la compra de bonos griegos en marzo. Alemania mantiene a su vez que comprar bonos supone una suerte de ayudas indirectas de estado.

¿Y por qué ahora sí?

La estratagema de Trichet del jueves no dio resultado. La prima de riesgo en España e Italia motivó escenas de pánico en las horas siguientes y en los primeros compases de la sesión del viernes. Crecían las voces que temían por el futuro de la cuarta y tercera economía de la zona euro, que no podrían aguantar durante mucho tiempo unos costes de financiación tan altos. Y ese mismo día, ya de madrugada, sucedió un hecho crucial, que no por esperado comprometió aún más el futuro de la zona euro: Standard & Poor's decidía rebajar la calificación de EE UU. Los elementos negativos fueron demasiados. Se avecinaba un lunes negro en los mercados financieros, y podría constituir un golpe demasiado duro para las dos economías. Por eso, el domingo se reunió el BCE para estudiar, al fin, comprar bonos de España e Italia. para ello, contó además con el apoyo del G7.

¿Qué ha provocado la caída de la prima de riesgo?

El mercado plagado de posiciones bajistas, las llamadas posiciones a corto. A resultas del anuncio del BCE, los especuladores se han visto obligados a comprar títulos españoles para deshacer posiciones y evitar que se amplíen sus pérdidas. ¿Resultados? Alzas fuertes en un breve espacio de tiempo.

¿Se acaban los problemas en torno a la deuda española con la intervención?

No. Obviamente, el alza de la deuda española no responde únicamente a los fundamentales de la economía española, menos lastrada por el déficit que otras economías de la zona como España o Italia. Detrás de buena parte del incremento están las llamadas posiciones cortas, es decir, las compras que se llevan a cabo apostando a que el valor va a descender. Sin embargo, también es cierto que reclaman más reformas en el mercado laboral y financiero del país, para así poder hacer frente al déficit. Una vez pasen los efectos de la compra de bonos por parte del BCE, es previsible que retorne la presión, aunque también algo más matizada. A los mercados les ha gustado también el paquete de medidas anunciado el domingo por la ministra de Economía, Elena Salgado.

No solo eso, también dependerá mucho del alcance temporal de la iniciativa del BCE, dado que los mercados corren el peligro de hacerse dependientes de los programas del supervisor. Un ejemplo: en mayo de 2010, tres días después de anunciar las compras masivas de deuda, el BCE vino a decir que ya era bastante (en la primera semana, compró 16.500 millones de euros), y los mercados se derrumbaron. Además, es difícil pensar que el tamaño de las compras sea suficiente para contrarrestar las presiones alcistas sobre la prima de riesgo y los rendimientos de los bonos. Entre España e Italia cuentan con 2,5 billones en deuda cotizando en el mercado.