La firma será gestionada por Aguirre Newman

La banca española crea una sociedad inmobiliaria para aligerar riesgos

Diversificar. Esa es la estrategia que ha decidido seguir la gran banca para deshacerse de una de sus principales lacras, su riesgo inmobiliario. La Caixa, Bankia y otras tres entidades financieras como Banco Popular, que lo está estudiando, proyectan poner en marcha en septiembre una sociedad en la que agruparán parte de sus activos inmobiliarios para su venta. La firma será gestionada por Aguirre Newman.

La banca española crea una sociedad inmobiliaria para aligerar riesgos
La banca española crea una sociedad inmobiliaria para aligerar riesgos

Uno de los principales lastres de los bancos y cajas de ahorros españoles es su elevado riesgo inmobiliario. Un riesgo que tardará aún varios años en disolverse pese a que desde hace un tiempo todas las entidades financieras han comenzado a desarrollar estrategias con un solo objetivo, reducir el peso del ladrillo en sus balances y en su índice de morosidad.

Las pruebas de solvencia realizadas a la banca europea y publicadas el pasado 15 de julio dieron a conocer la situación de toda la banca española. Al margen de que cuatro cajas y un banco suspendieran las pruebas de estrés, los test aportaron otras conclusiones. Entre ellas destaca que las entidades financieras del país se enfrentan a posibles pérdidas por un importe de 46.703 millones de euros en dos años por sus créditos concedidos a promotores y por los activos adjudicados que se encuentran en sus balances. Eso en el escenario base, es decir, en el más real.

En el escenario adverso esta cifra se dispara a 65.901 millones de euros.

Las entidades financieras, y principalmente la gran banca, han puesto todo su empeño en aminorar lo más rápido posible esta lacra, que no hace más que aumentar trimestre tras trimestre la morosidad del sector. La presión del Banco de España también influye.

Lazard y Uría

Ante ello, las principales entidades financieras junto a la consultora PricewaterhouseCoopers

(PwC), el banco de inversión Lazard, el destacado despacho de abogados Uría Menéndez y uno de los asesores más influyentes en el sector inmobiliario, Aguirre Newman, han proyectado la creación de una sociedad inmobiliaria en la que sus socios incorporarán parte de sus activos inmobiliarios.

Suelo, viviendas terminadas y en promoción, locales, y otros activos inmobiliarios tendrán cabida en esta sociedad que está a la espera de la autorización del Banco de España para su puesta en marcha.

De momento, las entidades que lo integran esperan que el visto bueno del supervisor llegue a principios de septiembre, para ponerse a operar inmediatamente. La institución supervisora, de hecho, ya conoce el proyecto desde sus orígenes hace meses y, en principio es favorable a su creación.

El promotor de esta iniciativa, pionera en España, es Aguirre Newman, que, además, será el encargado de la gestión de la nueva firma en la que inicialmente cada entidad financiera que participe aportará activos inmobiliarios por unos 300 millones de euros. Una vez que comience a andar esta sociedad, y según su funcionamiento, la idea es ampliar la aportación de cada socio.

Inicialmente participarán en ella cinco entidades, entre las que destacan La Caixa y Bankia. Banco Popular también estudia su incorporación, lo mismo que otra caja de ahorros. Varias fuentes aseguran que BBVA también está en el proyecto, aunque el banco dice desconocer esta iniciativa.

El objetivo es que los activos de esta sociedad se coloquen en el mercado, principalmente a fondos de inversión internacionales, de ahí la colaboración del banco de inversión Lazard, que ha inaugurado recientemente una división en España para la gestión de patrimonios. Aguirre Newman, mientras, ha participado en la mayoría de las grandes operaciones inmobiliarias vinculadas al sector financiero español de los últimos años. Y sus principales compradores han sido los fondos de inversión.

Bankia, de hecho, encargó hace meses a Aguirre Newman la venta de una de las torres KIO, uno de los rascacielos más emblemáticos de España.

Otras alternativas

El objetivo de las entidades que integran la nueva sociedad es diversificar sus activos inmobiliarios en diferentes compañías y buscar otras vías más innovadoras de venta. La nueva firma es compatible con las inmobiliarias o bancos malos que poseen La Caixa y Bankia.

Las cifras

234 millones de euros son los adjudicados que han entrado en Caixa-Bank desde el 1 de marzo y que se encuentran en Building Center.

4.586 millones de euros acumula Bankia en activos adjudicados y adquiridos.

5 serán las entidades que inicialmente incluyan sus activos inmobiliarios en la firma que quedará bajo la gestión de Aguirre Newman.

Una fórmula innovadora en España

Todas las fuentes consultadas conocedoras del nuevo proyecto aseguran que la nueva firma no será una inmobiliaria al uso. Su idea, de hecho, es crear paquetes de unos 300 millones de euros en activos inmobiliarios en diferentes regiones de España -los mismos que cada banco o caja aportará en viviendas, suelo y promociones-, y vender participaciones a fondos de inversión. "Lo que se pretende con esta fórmula es probar nuevas salidas a los activos inmobiliarios existentes en la banca y que están lastrando la cuenta de resultados de estas entidades financieras. Hay que buscar nuevas vías de venta", señala un ejecutivo conocedor del proyecto de Aguirre Newman.

"La idea es crear paquetes de inmuebles de varias entidades y venderlos como está haciendo ahora Aguirre Newman con los inmuebles o las oficinas de los bancos y cajas de ahorros que le contratan", asegura un directivo de una entidad financiera, quien añade que "es similar a un banco malo formado por varias entidades financieras, pero sin licencia de banco". Pese al empeño de la banca por vender sus activos adjudicados el mercado inmobiliario no da muestras de salir de la crisis y se encuentra prácticamente paralizado.

La entrada de inmuebles continúa

La entrada de inmuebles adjudicados no para en la banca, y menos en las grandes entidades. La Caixa había cerrado 2010 con un volumen de activos inmobiliarios adjudicados de 4.651 millones de euros. Traspasó esta cartera a Servihabitat XXI, que depende de la caja.

Bankia y su matriz BFA se convirtieron en la mayor inmobiliaria del país tras su creación. Bankia es la unión de siete cajas de ahorros entre las que destaca Caja Madrid y Bancaja. Al cierre de 2010 el grupo que preside Rodrigo Rato contaba con un 11.048 millones de euros de inmuebles adjudicados. De ello, 4.586 millones están ahora en Bankia, la filial que cotiza.

Esta entidad, además de participar en la creación de la nueva sociedad con La Caixa, está en pleno proceso de creación de oficinas especializadas en la venta de activos adjudicados. Para reducir la cartera de créditos hipotecarios e incrementar la venta de inmuebles, ha designado a 900 empleados procedentes de la red de sucursales para llevar a cabo esta difícil tarea. En el último trimestre ha sumado 373 millones de euros en adjudicados. En La Caixa la cifra se reduce a 234 millones. BBVA y Santander también siguen sumando viviendas en sus balances. Las cuatro entidades han incorporado otros 1.500 millones de euros en tres meses.