Debido a los recortes impuestos por la UE y el FMI

Portugal sufrirá la recesión hasta 2013

El rescate financiero no le saldrá gratis a Portugal. El préstamo de 78.000 millones de euros que concederan la UE y el FMI al país vecino vendrá acompañadao de un duro paquete de recortes que hundirá a la economía lusa en la recesión hasta 2013.

En la vida todo tiene un precio y el de evitar la quiebra portuguesa será la recesión. Así lo ha anunciado esta mañana el ministro de finanzas luso, Fernando Teixeira dos Santos, al hacer público que su país prevé una contracción del 2% del PIB durante los próximos dos años antes de la recuperación, que previsiblemente, se producirá en 2013. La causa de esta recaída es el programa de recortes impuestos por la UE y el FMI como requisito imprescindible para acogerse al programa de rescate financiero.

Hace dos días el primer ministro portugués, José Sócrates, anunció que su país había llegado a un " buen acuerdo" con los técnicos del Fondo de Rescate Europeo (EFSF en sus siglas en inglés). Este pacto inicial conlleva la concesión de un préstamo de 78.000 millones de euros a tres años que tiene asociado medidas de austeridad adicionales y un aumento de impuestos que afectará "al consumo , pero no a las rentas", según ha declarado Teixeira.

Del montante total, la Unión Europea aportará 52.000 millones de euros el Fondo Monetario Internacional (FMI) se hará cargo de los 26.000 millones de euros restantes, según han informado hoy responsables de ambas entidades en Lisboa. Cifras que han sido reveladas en una rueda de prensa conjunta del ministro de finanzas luso y los representantes del equipo formado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.

Con las elecciones dentro de un mes, el apoyo de la oposición y especialmente del PSD que encabeza las encuestas, es crucial para garantizar que la UE rubrique el acuerdo. Por ello los técnicos enviados por los diversos organismos internacionales han pactado las medidas que se deberán tomar para beneficiarse de la ayuda financiera tanto con el Gobierno como con la formación conservadora. Un acuerdo que evitaría tener que que volver a revisar las condiciones tras las próximas elecciones del cinco de junio.