El eventó generó 2.622 millones

El Mundial de Sudáfrica, récord de ingresos para la FIFA

El Mundial de Sudáfrica que ganó la selección española supuso el mayor éxito financiero para la institución organizadora, la FIFA, en los 80 años de historia del campeonato. El evento generó unos ingresos de 1.179 millones de dólares solo en 2010 (846 millones de euros), el 29,3% más. Sin embargo, el organismo que preside Joseph Blatter se tuvo que conformar con ganar el 33,4% menos en el año.

Campeones del Mundo
Campeones del Mundo

La Real Federación Española de Fútbol se embolsó 30 millones de euros por ganar el Mundial de Sudáfrica en 2010. La organización ingresó muchísimo más dinero. Hasta 1.179 millones de dólares (846 millones de euros al cambio actual) facturó la FIFA, la organizadora del campeonato gracias al campeonato solo en 2010, lo que supuso el 29,3% más respecto al anterior año mundialista, 2006, según el informe financiero de la entidad presentado hoy en Zúrich. Etas ventas totales permitieron a la organización obtener un beneficio neto de 201,9 millones de dólares (144,9 millones de euros), una cifra que, sin embargo, supone una caída del 33,4% respecto al último año mundialista a causa del incremento de costes.

El fútbol constituye una ruina para la mayor parte de los clubes de fútbol por todo el mundo. Es, sin embargo, una auténtica mina para la FIFA. La institución no solo facilita las cifras para cada uno de los años en los que se celebra un Mundial. En realidad, su periodo financiero comprende cuatro años, de un Mundial a otro -en este caso desde 2007 a 2010-. En este lapso, la FIFA facturó 4.189 millones de dólares (3.006 millones de euros) de los que 3.655 millones (2.622 millones de euros) provinieron de los ingresos aportados por el evento celebrado en Sudáfrica. Y eso, sin incluir los ingresos obtenidos por la venta de de entradas. Esta cifra es un 65,9% superior a los cuatro años que finalizaron con el torneo de Alemania en 2006. La televisión aportó la mayor parte de los ingresos, con 1.728 millones (la mitad de los procedentes de Europa), frente a los 769,3 millones del marketing. Organizar el Mundial costó un total de 1.298 millones de dólares, 931,5 millones de euros. En consecuencia, la FIFA se ha embolsado un beneficio de 452,8 millones en estos cuatro años, aunque los mayores costes, de nuevo, llevaron a que el resultado neto cayese el 4,8%. Eso sí, la organización cuenta ya con unas reservas de liquidez de 918,6 millones.

De los aproximadamente tres millones de entradas a la venta, se vendieron 2,97, que corresponde al 97.5 % del total. Esta cifra, según la FIFA, "puede considerarse un gran éxito, sobre todo si se tiene en cuenta que antes del Mundial se manifestaron temores sobre la posibilidad de que los estadios se quedaran vacíos".