Extinción de especies

El cambio climático causará una pérdida de biodiversidad en el sur de Europa

El cambio climático provocará una "pérdida generalizada" de biodiversidad en el sur de Europa, según un estudio con participación del CSIC que analiza por primera vez las consecuencias de las alteraciones climáticas sobre plantas, aves y mamíferos.

Miguel Araújo, uno de los autores del trabajo que aparece publicado en el último número de la revista "Nature", explica que "la Península Ibérica será una de las regiones más afectadas por el cambio climático y sufrirá contracciones de las distribuciones de muchas especies o desplazamientos hacia el norte o hacia altitudes más elevadas".

En algunos casos -añade- "el cambio climático podría llegar a provocar la extinción de algunas especies", explica el Consejo en un comunicado.

Para calcular el potencial impacto del cambio climático sobre lo que los biólogos llaman el "árbol de la vida", los científicos han reconstruido las relaciones evolutivas o filogenéticas de un gran número de especies de plantas, aves y mamíferos y han evaluado el riesgo de extinción en distintos escenarios de alteraciones del clima.

El trabajo apunta a que las alteraciones climáticas impactarán en todas las ramas de la historia evolutiva de estas especies. Estos impactos, señala el estudio, se sumarán a otros de origen humano como la destrucción y la fragmentación de hábitats, la extracción excesiva de recursos biológicos o la introducción de aves invasoras.

Araújo, científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, señala que en la actualidad "el riesgo de extinción se encuentra distribuido de forma desigual entre los grupos biológicos".

Entre los que se encuentran más amenazados "están los vertebrados de grandes dimensiones, las especies endémicas de las islas, las montañas y algunas regiones tropicales, así como los anfibios".

Por ello, Araujo puntualiza que "para que la extinción actual pudiera clasificarse como extinción en masa tendría que tener una magnitud comparable a las cinco extinciones anteriores que se han producido en la historia de la Tierra y afectar a organismos de prácticamente todas las ramas del "árbol de la vida".