Estudio GfK Clima de Consumo

Los españoles afrontan 2011 con pesimismo en materia laboral

El año 2010 ha vivido una significativa caída en cuanto a las expectativas económicas. Según desvela el estudio GfK Clima de Consumo correspondiente al mes de diciembre, los consumidores consideran que la recuperación de la economía española no llegará hasta dentro de 2,7 años. Esta cifra se repite por tercera ocasión consecutiva y supone la tendencia más crítica desde el inicio de la medición de este dato.

Rubén Mairena, director responsable del estudio GfK Clima de Consumo, explica que "las expectativas de los españoles han sufrido un revés en los últimos meses. Mientras que hasta abril de 2010 consideraban que la crisis terminaría en poco más de dos años, desde ese mes su optimismo comenzó a decrecer progresivamente sin dejar de hacerlo hasta diciembre".

Los españoles que actualmente se encuentran en situación de desempleo también han incrementado su desconfianza en cuanto a su reincorporación al mercado laboral. Así, un 48,2% de las personas paradas entrevistadas considera poco o nada probable conseguir un trabajo en los próximos meses. Hace un año esta cifra se situaba en el 45%.

Analizando este dato por género, las mujeres son más pesimistas que los hombres (58% frente a 44% de los entrevistados). En cuanto al análisis generacional, la franja de entre 15 y 24 años es también la que registra peores expectativas (57% de los entrevistados cree que no encontrará empleo), seguida muy de cerca por la franja de entre 25 y 34 años (54%).

También entre la población ocupada el temor por perder su trabajo se ha incrementado ligeramente durante el último año. Así, un 11,8% de las personas empleadas considera bastante probable o muy probable perder su trabajo actual. En este apartado destaca especialmente la opinión de las personas con menor poder adquisitivo, entre las que el miedo a perder su empleo se eleva hasta el 25%.

En lo referente al gasto, las expectativas de los consumidores parecen estabilizarse pero siguen manteniéndose valores históricos críticos y negativos.

Los capítulos referentes a Equipamiento del Hogar (electrodomésticos, equipos electrónicos y mobiliario) y adquisición de automóviles son los que apuntan a una mayor restricción del gasto. Por su parte, el Ocio (viajes, restaurantes, asistencia a espectáculos, entre otros) mantiene la tendencia negativa registrada en todo 2010. Esto indica que los españoles no piensan dedicarle más recursos a estas actividades en los próximos meses.

Por último, los bienes de Primera Necesidad (alimentación y droguería) sí registran una ligera mejora a lo largo de 2010, lo cual se traduce en una reducción de la propensión a no gastar en este capítulo por parte de los consumidores.

En Europa, Alemania no tiene rival

En el panorama internacional, se refleja nuevamente la diferente evolución de la economía alemana en comparación con el resto de mercados europeos analizados (Reino Unido, Francia, Italia y España). En este sentido, Rubén Mairena comentaba que "la recuperación de la economía germana despunta claramente frente a la de los países vecinos. Al observar el estudio se aprecia que Alemania ha elevado mes a mes todos sus indicadores durante 2010. Esto sugiere que este mercado ya ha encontrado la fórmula para cuadrar la espiral económica."

Esta evolución tan destacada, está en parte motivada por las elevadas expectativas de gasto del consumidor alemán en su mercado. Una confianza que, sin embargo, contrasta con las dudas crecientes de otros compañeros europeos.