El visto bueno, suspendido desde finales de 2010

La CE espera que Luxemburgo retire en breve las cautelares sobre el carbón

El Tribunal General de la UE celebró ayer la vista sobre la suspensión cautelar del visto bueno de la Comisión Europea al real decreto del Gobierno español sobre ayudas al carbón. Bruselas espera que a pesar los argumentos de las eléctricas españolas a favor de esa suspensión, el juez la deniegue y levante las medidas cautelarísimas concedidas a finales del año pasado.

La vista se prolongó durante más de ocho horas. "Y con solo media hora de descanso", comentaba uno de los abnegados participantes al término de la misma. En uno de los bandos, tres eléctricas españolas (Endesa, Iberdrola y Fenosa Gas Natural) que reclaman al Tribunal la suspensión cautelar del visto buen de la Comisión al real decreto del Gobierno que las obliga a consumir carbón nacional. Por el otro, la Comisión, que defendió la legalidad de esa autorización y considera innecesaria la concesión de medidas cautelares.

Pero uno y otro bando contaban con aliado. En el eléctrico figura también la Xunta de Galicia. Y en el de Bruselas, además de la lógica presencia del Gobierno de España, militan Eon e Hidrocantábrico.

El sector eléctrico defendió ante el juez la necesidad de suspender cautelarmente la Decisión de la CE para evitar "daños graves, irreparables y de difícil cuantificación", según explicaron fuentes de la defensa de las compañías denunciantes. La mismas fuentes aseguraron que en la sesión "nos ha ido bien", aunque destacaron "la dificultad de lograr que el Tribunal conceda unas cautelares".

La vista oral en el Tribunal de la UE se prolongó ayer durante ocho horas

La Comisión Europea, sin cantar victoria, se mostraba confiada y describía la jornada como una más de las muchas vistas en las que participa su servicio jurídico. Fuentes comunitarias indicaron que esperan una resolución del juez "en cuestión de semanas". Y, por supuesto, confían en que sea favorable a su tesis de no conceder cautelares y levantar las medidas cautelarísimas.

Muy larga

La duración de la vista refleja el importante número de partes involucradas, pero también que el presidente del Tribunal, el juez luxemburgués, Marc Jaeger, no parece haberse tomado el caso a la ligera.Jaeger suspendió a finales del año pasado de manera cuatelarísima la decisión de la Comisión Europea que autorizó el polémico real decreto sobre ayudas al carbón. Y ayer, en contra de lo que suele ser su práctica habitual, convocó a las partes a una vista oral para dirimir la suspensión cautelar.

Con o sin medidas cautelares, el juicio sobre el fondo de la cuestión (si la Comisión Europea erró o no al autorizar el real decreto del Gobierno español) puede prolongarse durante meses o años, salvo que las eléctricas retiren sus recursos.

Una petición "muy tibia"

El guión para poner fin al conflicto abierto entre el Gobierno y las tres grandes empresas eléctricas por el carbón nacional está ya escrito. Aunque las compañías tienen la clara intención de retirar los recursos contra el real decreto de apoyo a la minería, se han visto obligadas a pedir medidas cautelares en el Tribunal de la Unión Europea.

Resulta paradójico, pero lo han hecho para evitar el enfado del alto tribunal, al que solicitaron, y lograron, medidas cautelarísimas hace más de un mes. De hecho, asegura un observador, las empresas pidieron ayer medidas cautelares en la vista oral celebrada en Luxemburgo, pero lo hicieron "de una manera tibia".

El otro pleito discurre en el Tribunal Supremo, que ha denegado cautelares.

La cifra

72% es el aumento de los pagos por capacidad en la tarifa para compensar a las centrales víctimas del real decreto del carbón. ¿Será suficiente?