Informe de perspectivas mundiales de la AIE

La AIE certifica en Madrid que la era del petróleo barato "se ha terminado"

El petróleo barato "se ha terminado" y lo que espera de cara al futuro es un petróleo cada más y más caro, con una oferta que se concentrará cada vez en los países de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) hasta el punto de que el suministro procedente del cartel pasará en 25 años del 41% al 52%. Así lo afirmó ayer el economista jefe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Fatih Birol, que presentó en Madrid el informe de perspectivas mundiales de la AIE.

La situación del petróleo también vendrá determinada por China, que es ya el mayor consumidor de energía del mundo, que representará cerca de la mitad del crecimiento neto de la demanda mundial de crudo de aquí al año 2035. "China va a poner mucha presión en todos los mercados de energía", anticipó Birol.

Algo que puede ayudar a contrarrestar la evolución del crudo es el gas natural. La AIE ha detectado un exceso del suministro disponible que perdurará durante toda la próxima década y debería traducirse en precios moderados del gas. En este sentido, Birol subrayó que los países consumidores "deben renegociar a la baja los contratos de largo plazo de suministro de gas que tienen firmados con los países importadores". Para el economista hay un "divorcio" entre los precios que reflejan los contratos, más vinculados a lo que está haciendo el petróleo, y los precios del gas en el mercado de futuros.

Por otro lado, Birol aseguró que las energías renovables tendrían un papel destacado en las economías y en el mix energético del futuro, si bien que los Gobiernos retiren los apoyos económicos a estas tecnologías sería "devastador". "Son tecnologías jóvenes pero los apoyos fuertes como el de China permitirá reducir costes y generar economías de escala", avanzó.

Apuntó que en 2035 las renovables aportarán cerca del 32% del total de la generación eléctrica. Recibirán primas por valor de más de 200.000 millones de dólares a nivel mundial (147.500 millones), frente a los 57.000 millones de dólares actuales.