Libros

Una obra de referencia para analizar el desafío del momento

Varios de los mayores expertos en renovables repasan los retos del sector.

Llega a las librerías una obra de referencia para el sector de la energía limpia. Así lo sugiere el propio plantel de autores, hasta 17, que ha participado en su redacción: asesores de la Casa Blanca, consultores del sector privado y académicos de instituciones de la talla del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Boaz Moselle y Jorge Padilla, director y presidente respectivamente de la consultora en economía y finanzas LECG, y Richard Schmalensee, decano emérito de la Sloan School of Management del MIT se han encargado de editar Electricidad verde. Energías renovables y sistema eléctrico, cuya edición en castellano se presentó este martes en Madrid.

Partiendo del convencimiento (debidamente argumentado, eso sí) de la necesidad de derivar la política energética europea hacia las renovables, el libro analiza desde una perspectiva divulgativa la tecnología disponible, las ventajas e inconvenientes de aumentar su importancia dentro del mix energético y los desafíos y trabas que ello presenta a nivel de mercado.

Las experiencias y dificultades a las que se ha enfrentado el sector en regiones tan lejanas como California o Reino Unido, por citar algunas, enriquecen notablemente la obra, apartándola del campo teórico tan propio en los trabajos sobre renovables.

"No existe precedente alguno, ni siquiera en una economía boyante, de que los mercados por sí solos generen el tipo de inversiones y proyectos que requiere nuestro sistema", recuerda en el prólogo el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger.

Los 27 países miembros de la UE acordaron en 2007 una serie de objetivos vinculantes para cambiar la base de la oferta energética en Europa. Así, para 2020, la UE debe reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% (y, una vez las condiciones sean las adecuadas, un 30%) y alcanzar una participación de las renovables del 20% en el mix energético.

Unas metas que en ningún caso deberían considerarse una locura. "Fijar el objetivo de llegar a una energía sin carbono en 2050 no es tan ambicioso como suena. No olvidemos que el sistema actual es en casi su totalidad el resultado de tecnologías y decisiones que datan de 40 años atrás (o incluso más)", advierte Oettinger.

Las políticas actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero pueden motivar dudas. Ello se debe en parte a que, debido a varios motivos detallados en la obra, a menudo se lleva a cabo un gasto ineficiente de los recursos dedicados a las renovables. Eso tiene que cambiar, porque, tal y como lee una de las últimas frases del libro, "con la excepción del terrorismo nuclear, el calentamiento global es uno de los mayores retos que enfrenta la sociedad actual".