A fondo

Basilea III, el nudo gordiano del sistema financiero

Sede del Banco de Pagos Internacionales de Basilea.
Sede del Banco de Pagos Internacionales de Basilea.

Una cosa es predicar y otra dar trigo. Cualquier experto a quien se pregunte por las medidas necesarias para evitar -o, al menos dificultar- que el sistema financiero vuelva a colapsar la economía mundial es que los bancos estén mejor capitalizados y tengan más colchón para soportar pérdidas imprevistas. Sobre otros aspectos, como la desrregulación de los mercados, existe menos consenso, pero la necesidad de capital de la banca es comúnmente aceptada.

Pero, sin embargo, establecer estos requisitos de capital es una tarea espinosa en extremo. El Comité Bancario de Basilea tendrá que trazar sus reglas del juego, pero apostar por una banca más sólida equivale a forzar al sector a recapitalizarse más, con el consiguiente daño para sus accionistas y para el crédito. Un nudo gordiano que previsiblemente se empiece a desenredar este fin de semana. Ante el eventual desenlace, el sector contiene la respiración. Y no faltan los globos sonda. El pasado lunes la patronal bancaria alemana alertaba que el sector necesitaría 105.000 millones de recapitalización para alcanzar un ratio del 10%.

Según las primeras filtraciones, Basilea quedará algo por debajo. Según la publicación especializada Banking Day, de Australia, el comité de Basilea ha llegado a un compromiso para situar el capital mínimo Tier 1 en el 5,5%, del que un 4,5% tendría que ser core capital o capital básico. Adicionalmente se requeriría un colchón del 2,5% adicional, lo que supondría un mínimo del 8%. Anteriormente se esperaba en torno al 9%. Paralelamente, se exigiría, siempre según Banking Day, un colchón anticíclico de otro 2,5% o 3%, exigible en tiempos de crecimiento del crédito. Un sistema inspirado en el modelo español de las provisiones genéricas del Banco de España.

Se han filtrado propuestas que apuntan a un ratio Tier 1 del 9% o incluso inferior

Según el diario Finantial Times Deutschland, el ratio mínimo de capital Tier 1 estaría en el 6%, con un colchón adicional que será, presumiblemente, inferior al 3% que se había barajado anteriormente. El británico Daily Telegraph recogía, a grandes rasgos, la misma cifra que el FT Deutschland, pero añadiendo una provisión específica para las grandes entidades -ésas que son tan grandes y están tan interconectadas que la administración nunca dejará que quiebren- del 4%.

Este cruce de informaciones y rumores tuvo bastante que ver en la mejora registrada ayer por los mercados financieros. Y también influyó en la indefinición de jornadas anteriores. El índice bancario del Euro Stoxx avanzó ayer un 2,04%. Estos últimos movimientos invitan a pensar que, como apuntaba Nomura en un reciente informe, "los reguladores están priorizando la recuperación económica sobre una regulación demasiado celosa". Pero Basilea III no afecta a todos por igual. En general, la banca anglosajona tiene mayores ratios de capital y menos necesidades de recapitalización que la de la Europa continental. Y no son cifras pequeñas. Para Santander, con 1,1 billones en activos, cada punto de ratio de capital supone 11.000 millones de euros, el 13,5% de su valor en Bolsa. Según informaba ayer Bloomberg, Deutsche Bank ya prepara una emisión por 9.000 millones.

Con todo, la discusión sobre Basilea III no versa sólo sobre un punto arriba o abajo. En los detalles habrá más claves. Como el periodo de gracia que se concede a las entidades para poner en marcha las normas. O en qué medida se pueden contabilizar como Tier 1 los instrumentos híbridos similares para las participaciones preferentes, clave para las cajas españolas y para los Landesbanken alemanes. O qué capital consumirán las participaciones industriales, un tema de gran peso para entidades como La Caixa. El cómputo del capital destinado a la propiedad de filiales es otro asunto espinoso, hasta el punto de que, según Barclays, en función de cómo se calcula este consumo de capital, Crédit Agricole podrían acabar con un ratio del 0%.