Duplican la estimación realizada

Air Comet aflora unas pérdidas de 57,6 millones en el último ejercicio

Air Comet, la aerolínea en suspensión de pagos propiedad de Díaz Ferrán, cerró el último ejercicio con unas pérdidas de 57,6 millones de euros. Esta cifra duplica los números rojos con los que se especulaba en el momento de su quiebra. Su deuda financiera a corto plazo superaba los 185 millones de euros.

Air Comet aflora unas pérdidas de 57,6 millones en el último ejercicio
Air Comet aflora unas pérdidas de 57,6 millones en el último ejercicio

La suspensión de pagos de la aerolínea Air Comet fue la pieza que provocó el derrumbe del grupo Marsans. Cesó su actividad con unos números rojos de 57,6 millones de euros, según figura en la última memoria publicada, correspondiente al ejercicio finalizado el 28 de febrero de 2009. Estas pérdidas duplican la estimación realizada en el momento de la suspensión de pagos el pasadomarzo, sólo tres meses después de dejar en tierra a miles de pasajeros al paralizar sus operaciones.

La memoria de Air Comet pone de relieve la situación financiera de la sociedad controlada por el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual. Por ejemplo, en ella figura que sobre la sociedad pesaba un pasivo financiero a corto plazo de más de 185 millones de euros, mientras que a largo plazo adeudaba más de 59,7 millones. Dentro de estos últimos, señala que en 2007 firmó un contrato de derivados Swap por valor de 40 millones (con una entidad bancaria que no especifica) y vencimiento en 2012.

En cuanto al endeudamiento a corto plazo, Air Comet asume que ha obtenido varios préstamos personales por parte de una entidad de crédito con un límite conjunto de ocho millones, del que respondía como fiador una empresa vinculada. Al cierre del ejercicio ya había dispuesto de este crédito de 5,9 millones. Además, asume que en febrero de 2009 habría superado el límite de pólizas de crédito. æpermil;stas ascendían a 7,5 millones, y la aerolínea había dispuesto más de 7,8 millones.

La compañía también reconoce que incurrió en retrasos en el pago de alguna liquidación, tanto del principal como de intereses, devengando por ello intereses de demora. En cuanto a la deuda con empresas del grupo, apunta un crédito con Teinver (sociedad de Ferrán y Pascual) por importe de 16,5 millones.

Los auditores de Air Comet (Nexia) remarcan en su informe que no fueron capaces de determinar el precio a pagar a Interinvest, la filial argentina del grupoMarsans a la que el Gobierno del país suramericano expropió las acciones que tenía en Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas-Cielos del Sur. Una compensación que el propio grupo había valorado en 1.128 millones de euros y que, según reza el informe, "puede tener un efecto significativo sobre el valor patrimonial del conglomerado de empresas en su conjunto".

La auditoría también destaca que "no ha contado con toda la información relevante para calcular ciertos ajustes en el proceso de consolidación". En dicho vacío de datos se cuenta el informe de la auditor de Interinvest y de Marsans Internacional Argentina. En la primera sociedad, asimismo, "existe una variación en el patrimonio neto (...) por un importe de 20,9 millones de euros".

Empleados para gestionar la quiebra

El informe de Inspección del Ministerio de Trabajo al grupo Marsans, realizado en respuesta a la demanda interpuesta por UGT en representación de la plantilla, establece que la compañía en cuestión "puede haber incurrido en actividades ilícitas penales tipificadas en el Código Penal".

Los motivos son los "retrasos persistentes y continuados desde noviembre de 2009 en el abono mensual de las retribuciones de los trabajadores", por estar en "descubierto de pago" las cuotas empresariales de la Seguridad Social y porque "los trabajadores pertenecientes a los distintos centros de trabajo no tiene ocupación efectiva".

Sin embargo, Trabajo deja claro que dicha falta de actividad tiene "las excepciones propias de la actividad que implica a determinados trabajadores la propia gestión de la situación de la empresa".

El informe añade que "la representación de la compañía únicamente ha manifestado como explicación respecto a dicha inactividad la prohibición de billetes de avión desde el 20 de abril de 2010".

Asimismo, el documento revela que los centros de trabajo de las distintas empresas del entramado empresarial controlado por Díaz Ferrán carecían de "mantenimiento y limpieza aduciendo la imposibilidad de efectuar la contratación de estos servicios por falta del abono a los proveedores de servicios y la imposibilidad de contratarlos por falta de liquidez".

Los representantes de relaciones humanas del grupo no aportaron información acerca de la "desagregación de la cuota obrera retenida y no ingresada de los trabajadores", y por tanto no pudo cuantificar el "importe estatal de retribuciones indebidamente retenidas a efectos de inclusión".