Jornada histórica en los mercados

La SEC investiga a Moody's por algunas de sus calificaciones

La agencia de calificación de deuda Moody's registró ayer una fuerte caída en los mercados, del 6,85%, después de que el viernes informara a última hora, a través de su informe trimestral registrado en la SEC, que el 18 de marzo recibió las llamadas Wells Notices por parte del regulador del mercado. Estas Wells Notices son una notificación de que el supervisor podría instar una acción judicial contra la compañía. Lo que preocupa a la SEC son declaraciones "falsas o que llevan a engaño" en la definición sobre las políticas de calificación, en relación con la solicitud presentada hace tres años por parte de la agencia para registrarse como entidad de rating a nivel nacional.

La SEC avisa que podría pedir un proceso de "cesación y desistimiento" contra la firma que en junio de 2007 solicitó registrarse como organización estadística de rating bajo la ley de Reforma de las Agencias de Rating de 2006. No está claro el alcance de esta acción. Podría dejar sin reconocimiento oficial a Moody's o simplemente requerir que vuelva a registrarse.

La raíz del problema se halla en un escándalo que destapó el Financial Times hace dos años y que apuntaba a que Moody's dio una calificación de triple A a unos títulos emitidos por ABN Amro pero por error, ya que había un problema en el código que usaba su programación para este tipo de productos. Cuando se arregló el problema se desveló que la calificación tenía que haber sido más baja pero la firma nunca la corrigió y, de hecho dio la misma máxima calificación a otros títulos que fueron calificados posteriormente y que eran exactamente iguales. Luego, cambió la metodología del rating para mantener la triple A.

Moody's esta en desacuerdo con los pasos dados por la SEC y aduce que lo que ha hecho un empleado no descalifica la política entera de la empresa.

Información

Moody's ha tardado seis semanas en dar a conocer la existencia de las Wells Notices, un hecho significativo que las empresas dan a conocer a sus accionistas por ser material para la cotización. Goldman ni siquiera lo reveló antes de recibir la demanda de la SEC.