Temuri Yakobashvili. Viceprimer ministro de Georgia

"La UE necesita depender menos de la energía rusa"

El dirigente del Gobierno georgiano destaca el potencial de la ex provincia soviética como centro de distribución entre Europa y Asia y alerta de que Rusia es un socio "poco fiable" para la UE

"La UE necesita depender menos de la energía rusa"
"La UE necesita depender menos de la energía rusa"

Georgia quiere jugar un papel fundamental como alternativa a Rusia en lo que se refiere a rutas de suministro energético. El viceprimer ministro y ministro de la Reintegración, Temuri Yakobashvili, ha visitado Madrid para exponer cuál es la situación del país. Yakobashvili cursó estudios en las universidades de Oxford, Birmingham y Yale. De 1990 y 2001 ocupó varios cargos en el Ministerio de Asuntos Exteriores y desde 2008 se ocupa de la reintegración de Osetia del Sur y Abjasia, ocupadas en agosto de ese año por el Ejército ruso.

Desde un punto de vista económico, ¿cuáles son las principales oportunidades que ofrece Georgia?

"A Europa le interesa tener rutas alternativas para el suministro de gas"

El principal motor de nuestra economía es una filosofía muy liberal, que permite a Georgia ser uno de los mejores países del mundo para hacer negocios. En términos de impuestos, licencias y trámites, hacer negocios en Georgia es muy fácil. Hemos acabado con la corrupción. De acuerdo con Transparencia Internacional, el nivel de corrupción de Georgia es el mismo que puede haber en un país como Holanda. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la climatología favorable hace de nuestro país un lugar interesante para la agricultura y el turismo. Por último, nuestra localización nos permite actuar de hub (centro de distribución) para conectar Asia con Europa. Georgia es un lugar de tránsito y eso significa mucha actividad en infraestructuras: ferrocarril, puertos, carreteras...

¿También oleoductos?

Por supuesto. Actualmente podemos jugar un papel como suministrador alternativo para Europa desde el Caspio. Ya hemos desarrollado oleoductos y gasoductos que van en paralelo con Rusia. Hemos desarrollado rutas que llevan el petróleo directamente del Mar Caspio a Turquía para llegar desde allí a Europa y también hasta Ucrania, sin necesidad de tener que pasar por Rusia. No es una sustitución de Rusia, es una alternativa para reducir los riesgos de seguridad energética para Europa.

¿En qué consisten esos riesgos?

Sabemos cómo es el comportamiento de Rusia, abriendo y cerrando el grifo a su conveniencia. La UE necesita depender menos de Rusia y tener rutas alternativas para el suministro. Podemos decir que nuestra infraestructura es suficiente para tener una influencia en el precio.

¿En qué sentido?

Todo lo que pasa por manos rusas se convierte automáticamente en una manipulación. Nosotros podemos hacer que el suministro de energía deje de ser una cuestión política en términos de precios para ser una cuestión de mercado.

¿Teme una intervención militar de Rusia?

Es importante subrayar que la intervención de Rusia no logró cumplir sus objetivos y que las dos provincias no fueron reconocidas diplomáticamente. El primer ministro ruso, Vladimir Putin dijo que la desaparición de la Unión Soviética había sido la gran tragedia del siglo XX y parece que se está tomando sus palabras muy en serio. Lo que estamos viendo con países como el nuestro, con Ucrania y, en general, con Asia Central, es un intento de Rusia para reunificar la Unión Soviética. Eso es muy peligroso y creo que es negativo para la propia Rusia, que al final es vista como un socio poco fiable, como podría ser España. Creo que las condiciones internacionales no favorecen que Rusia intente entrar en Georgia otra vez.

¿Qué mensaje envía a los empresarios españoles?

Los empresarios han de tener en cuenta varias claves: proximidad geográfica, un clima muy favorable para hacer negocios, una población con muy buena formación académica y la capacidad de Georgia como punto de conexión y distribución entre Europa y Asia.

Oportunidad de negocio en infraestructuras

Bajo el impulso del Icex (Instituto de Comercio Exterior), varias empresas con sede España visitaron Georgia en febrero para interesarse por proyectos empresariales. Destacó la presencia de empresas de ingeniería, una actividad relacionada con infraestructuras, como es el caso de Inypsa, Socoin, Alatec e Isolux. La constructora OHL también participó en el encuentro.

Además, la empresa Porcelanosa también tiene una oficina abierta en Georgia. El país, que obtuvo su independencia en 1991, está en conversaciones con la UE con vistas a una posible adhesión a la Unión, aunque el propio Yakobashvili reconoce que "es un proceso largo, que requiere tiempo y muchas decisiones políticas". En este sentido, el viceprimer ministro de Georgia espera el respaldo de la presidencia española para dar un impulso a las relaciones entre Georgia y la UE.