Junta de accionistas

Warren Buffett defiende a Goldman Sach ante sus accionistas

Warren Buffett, uno de los inversores más famosos y respetados del mundo, se convirtió el sábado en el defensor de mas alto perfil de Goldman Sachs, una firma de inversión que está bajo una intensa presión política, judicial y bursátil. Buffett, presidente de Berkshire Hathaway, fue preguntado por Goldman por sus accionistas, reunidos en junta general, y sus respuestas fueron claras: confianza total en el banco y en Lloyd Blankfein, su presidente.

Buffett dijo no ver la necesidad de reemplazar a Blankfein, un ejecutivo que explicó a una televisión que si su liderazgo perjudicaba la firma se iría. En caso de que decidiera dejar su puesto, Buffett dijo que habría que sustituirle con su hermano gemelo "si lo tuviera".

Goldman fue demandada el 16 de abril por la SEC que la acusa de fraude por vender a dos bancos europeos (IKB y RBS) un producto financiero (CDO) en el que una de las partes que apostaba en esta inversión, un hedge fund, seleccionaba algunos de títulos que formaban el CDO. La fiscalía estudia si hay responsabilidades penales también.

Buffett señaló que la entidad dirigida por Blankfein no se ha involucrado en ninguna actividad inapropiada, no debe ser la culpable de las pérdidas de sus clientes y que le resulta difícil ser solidario con un banco (refiriéndose a ABN Amro), un inversor sofisticado, cuando hace una apuesta mala en el mercado. ABN fue comprado por Royal Bank of Scotland (RBS) que tuvo fuertes pérdidas por ese CDO.

Buffett invirtió 5.000 millones de dólares en acciones preferentes de Goldman Sachs en septiembre de 2008.

El contrapunto

Charlie Munger, el socio de Buffett, también defendió a Goldman ante los accionistas. Pero fue más moderado y dijo que una cosa es hacer las cosas legalmente y otra es hacerlas éticamente y que seguir solo lo primero no puede ser la base sobre la que se cimientoe un negocio.