Visita de 15 días

Un equipo del FMI viaja a Atenas para seguir de cerca el plan de austeridad

Un grupo de expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) iniciará mañana en Atenas una visita de quince días para vigilar de cerca los mecanismos del plan de austeridad del Gobierno griego para sacar al país de su grave crisis económica.

Según informó hoy a Efe un portavoz del Ministerio de Finanzas, además de hacer un seguimiento de los presupuestos estatales y la puesta en práctica del Plan de Estabilidad y Desarrollo aprobado por la Comisión Europea (CE) para superar la crisis, la misión del FMI se encargará de "prestar asistencia técnica" a las autoridades helenas. Divididos en dos grupos, los representantes del FMI permanecerán en Atenas unos 15 días, según el portavoz.

En principio, el Gobierno del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, quisiera evitar los créditos del FMI en la ayuda que necesita, pero la prensa vaticina que los expertos del Fondo aprovecharán su estancia en Atenas para estudiar sobre el terreno la situación, ante la eventualidad de que Grecia tenga que recurrir a la entidad como última instancia.

Algunos analistas opinan que si el país en crisis obtuviera un crédito del FMI no necesitaría adoptar nuevas medidas de ahorro en el año en curso, pero sí para 2011 y 2012.

Papandréu adoptó en marzo un plan de reajuste fiscal, que ha recibido el respaldo de sus socios de la Unión Europea (UE), por el que aspira a ahorrar 4.800 millones de euros en 2010. El plan incluye aumentos de impuestos, recortes de los salarios del sector público y la congelación de las pensiones.

Con una deuda pública de 300.000 millones de euros, Grecia se ha comprometido ante los socios de la zona euro a reducir su déficit fiscal hasta el 8,7% del Producto Interior Bruto (PIB) este año, desde el 12,7% que alcanzó en 2009.

Según informó hoy el diario Financial Times, Grecia planea lanzar una emisión de bonos en Estados Unidos en busca de nuevos inversores, con el fin de obtener entre 5.000 y 10.000 millones de dólares para poder cumplir los plazos de vencimiento de su deuda más el pago de los intereses derivados, lo que requeriría unos 10.000 millones de euros de financiación.

En una entrevista concedida al diario luso "Jornal de Negocios", el vicepresidente del Gobierno griego, Teodoros Pangalos, afirmó que "si los especuladores no responden a los nuevos acontecimientos, entonces puede que Grecia utilice el mecanismo (europeo de respaldo, decidido el 25 de marzo por la CE, con apoyo del FMI)", por el cual los socios de Atenas ayudarían con préstamos al país en crisis.