Demanda de crudo en 2010

La OPEP, preocupada por las incertidumbres económicas en EE UU y China

Las dudas sobre la fuerza de la recuperación económica en EE UU y el efecto de unas políticas monetarias más restrictivas en China elevan la incertidumbre sobre el crecimiento de la demanda de crudo en 2010, según ha indicado la OPEP.

"La lentitud de la recuperación de la economía mundial en 2010 pone presión sobre la demanda petrolera", advirtió la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en su informe de febrero. Pese a las dudas económicas la organización calculó que la demanda global de crudo en 2010 crecerá en 810.000 barriles diarios (b/d), hasta los 85,12 millones de barriles diarios (mb/d), unas cifras que apenas varían los pronósticos avanzados el mes pasado.

La OPEP presta especial atención a la situación de los dos principales consumidores de energía del planeta: EE UU devora poco menos de una cuarta parte del crudo mundial y China ha sido responsable de buena parte del tirón de la demanda gracias a su elevado crecimiento económico. "El ritmo de recuperación de la demanda estadounidense, pese a las señales económicas positivas, es un elemento de incertidumbre clave para el crecimiento de la demanda de petróleo este año", subrayó la OPEP.

La organización petrolera advierte de que el incremento previsto del consumo en EE UU este año (un 1%, alrededor de 180.000 b/d) puede no materializarse si no existe un apoyo gubernamental y fiscal a la recuperación, y se consigue reducir el desempleo, que ronda el 10%.

En el caso de China, los cálculos de que aumentará la demanda un 4,5%, 370.000 b/d, dependen de algunas variables que suponen otros tantos interrogantes. Entre ellas se cuenta el endurecimiento de la política monetaria, los nuevos planes estatales para fomentar la eficiencia energética y que un menor crecimiento global pueda afectar a la potente industria exportadora china. Todos estos aspectos pueden afectar negativamente a la hasta ahora imparable demanda energética del gigante asiático.

También el consumo de los países ricos, especialmente los europeos, se mantendrá muy débil este año, pero las dudas aparecidas en los mercados por la abultada deuda pública de algunas economías, como la griega, pueden reducir más la demanda, en lugar de reactivarla.

Así las cosas, el crecimiento global de la demanda dependerá de los países en desarrollo de Asia (sin contar a China), América Latina y Oriente Medio, que consumirán 550.000 b/d más que el año pasado, un aumento del 2,15%.

Por el lado de la producción propia, la OPEP calcula que la demanda de crudo de los 12 integrantes del grupo promediará 28,8 mb/d en el 2010, prácticamente la misma cifra que el año pasado.

El bombeo de la OPEP, sin incluir a Irak, se situó en enero en 26,80 mb/d, 148.000 b/d más que en diciembre, lo que reduce el cumplimiento de la organización con su cuota de producción establecida en 24,84 mbd desde enero de 2009.

Para el próximo encuentro de la organización que se celebrará en Viena en marzo algunos de los ministros de la OPEP han abogado por mantener sin cambios los objetivos de producción si el precio se mantiene sobre los 70 dólares.